Los afectados por las colas se ahorrarán 30 minutos de espera con el Anillo Insular

Un estudio concluye que alrededor de 16.000 vehículos que usan la TF-5 se beneficiarán del tramo entre El Tanque y Santiago del Teide

14.10.2015 | 01:34
Retenciones en la autopista del Norte, a la altura de Las Chumberas.

Todos los conductores que cada día sufren los atascos de tráfico en la Autopista del Norte (TF-5) para ir a trabajar pierden al año 85 millones de euros. Así se desprende del informe encargado por el Cabildo de Tenerife a la consultora Corporación 5, que establece una relación entre el tiempo que desperdician los isleños por los colapsos que se producen a las horas puntas y el ahorro que supondría para ellos que el tramo final del Anillo insular, que une Santiago del Teide y El Tanque, estuviera abierto.

Una de las características de esta vía que destaca el informe es que resuelve el "fuerte escollo orográfico" que supone el macizo de Teno para las comunicaciones viarias, "reduciendo de manera considerable los tiempos de los trayectos, que a partir de ese momento se podrían hacer con mayor comodidad, seguridad y velocidad reduciendo los costes de desplazamiento". Con el cierre de la infraestructura, el punto de indiferencia se situaría en Tacoronte, de forma que todos los tráficos entre Los Realejos y Tacoronte serán susceptibles de utilizar la nueva vía al trasladarse a Las Américas.

La puesta en marcha de esta infraestructura, valorada en más de 300 millones de euros, hará que la mayoría de los desplazamientos entre el Valle de La Orotava y Abona se lleven a cabo por el Anillo, al igual que ocurriría con la comarca Acentejo y con los viajes desde La Laguna y La Laguna-Norte hasta Guía de Isora. Todos estos trayectos sumaban en 2013, cuando se hizo este estudio, unos 8.301 vehículos que se desplazarían desde la conexión en sentido a la TF-5 y TF-1 (autopista del Sur) por la nueva carretera. De acuerdo con los ahorros de tiempo y distancias calculadas, cada uno de estos viajes supondría un ahorro medio de 28 minutos de tiempo y 26 kilómetros en cada trayecto realizado respecto con la situación actual.

Corporación 5 recuerda que el tramo de la autopista del Norte, a la altura de Los Rodeos, registraba una IMD (Intensidad Media Diaria en vehículos al día) de 80.084 al día en 2012, causando "frecuentes atascos y retenciones en especial en las horas punta de entrada y salida del trabajo". La situación no ha cambiado apenas desde entonces.

Las demoras en tiempo de viajes en hora punta, según la consulta, se estiman en una media de 30 minutos, pero asegura que uno de los efectos positivos de la puesta en marcha del cierre del Anillo es que permitiría redirigir parte de ese tráfico, el que actualmente se desplaza al Sur desde el Valle de La Orotava, Acentejo e incluso parte de La Laguna, hacia la nueva carretera. Así, los usuarios se ahorrarían esa media hora que pierden ante el volante debido a la congestión de la vía.

Según las estimaciones de la consultora, se beneficiarán de esa reducción de atascos alrededor del 20% de los conductores que, según los datos del Cabildo, utilizan la TF-5 en hora punta, momento en que se producen las retenciones de tráfico. Eso supone unos 16.000 vehículos beneficiados indirectamente con la eliminación de las retenciones en la autopista por la construcción del tramo entre Santiago del Teide y El Tanque.

En el estudio se deja claro que los usuarios de esta vía que se ven sometidos a las frecuentes congestiones "se ven perjudicados" por la no construcción de ese trazado, ya que la TF-5 no se ve "liberada" del tráfico redirigido hacia la nueva vía. "Su coste por este motivo asciende a unos 85 millones de euros anuales", mientras que los gastos medioambientales y de seguridad por la mayor contaminación del aire y la reducción de accidentes alcanzan los 13 millones al año.

Acciones

El Cabildo insular se ha propuesto acabar con los embotellamientos en esta vía durante este mandato. Si bien ha llevado a cabo algunas mejoras para ayudar a reducir los colapsos, estudia diversas acciones que permitan mejorar la fluidez del tráfico. Mientras el Gobierno canario, de quien depende esta vía, apuesta por ejecutar la denominada Circunvalación Oeste, que consiste en desviar los vehículos de la autopista del Norte desde Guamasa hasta el enlace de Lora y Tamayo (en La Laguna), la Institución tinerfeña defiende otro tipo de actuaciones, como la creación de un tercer carril.

Aparte de esta opción, la Corporación insular también baraja otras medidas y, de hecho, el director insular de Fomento, Miguel Becerra, mantuvo ayer un encuentro con responsables de la Consejería de Sanidad del Ejecutivo autónomo para proponerle ampliar los servicios que se prestan a primera hora de la mañana, cuando se producen las colas, en los centros de salud y el hospital del Norte.
Desde la Administración tinerfeña informaron ayer de que existe "buena sintonía" entre ambas partes para poner en marcha esta acción y está previsto que se celebre otra próxima reunión para seguir avanzando en este asunto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine