Santa Cruz

Usaba la tarjeta de su hijo muerto para aparcar en plazas de discapacitados

La Policía Local retira en Ofra un permiso para estacionar en zonas reservadas que un vecino utilizaba de manera irregular

07.10.2015 | 14:57

La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife ha logrado pillar in fraganti a un ciudadano que llevaba tiempo utilizando para aparcar en las calles de la capital una tarjeta de reservados PMR (personas con movilidad reducida) que pertenecía a su hijo ya fallecido.

Los hechos se produjeron el pasado domingo en el barrio chicharrero de Ofra y, según indican fuentes policiales, los agentes pudieron retirar el permiso gracias a la colaboración de los vecinos. El ciudadano no presentaba ningún tipo de discapacidad, por lo que estaba usando la tarjeta de su hijo muerto de manera irregular. Fueron los propios vecinos los que alertaron a la Policía de tal situación.

Los efectivos de la Policía Local de Santa Cruz le retiraron el permiso para aparcar en reservados para discapacitados y redactaron el correspondiente informe, el cual ha sido remitido al Gobierno de Canarias, que es la administración que se encarga de conceder estas tarjetas, según aclaran fuentes del área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento capitalino.

Asimismo, los agentes tramitaron el correspondiente expediente sancionador, que podría concluir con una multa de 200 euros, pues este ciudadano ha cometido una infracción grave por estacionamiento al utilizar una tarjeta para plazas PMR que no le correspondía. Hace solo cuatro meses, la Policía Local de la capital también logró retirar este tipo de permiso a una mujer que durante cinco años utilizó la tarjeta de su esposo fallecido para aparcar en la ciudad.

En lo que va de año, y con estos dos permisos retirados que pertenecían a personas ya muertas, la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife ya ha logrado intervenir siete tarjetas de aparcamientos para discapacitados porque se estaba usando de manera indebida. El año pasado, y según la Memoria de la Policía Local 2014, los agentes retiraron otros cuatro permisos para plazas PMR que se estaban utilizando de manera indebida o fraudulenta y otra por falsificación documental.

A pesar de estos datos, el Ayuntamiento indica que es difícil vigilar el uso fraudulento de estas tarjetas, cuyo control, recuerda, corresponde al Gobierno. La Policía Local solicita la colaboración ciudadana para intentar poner fin a una práctica que perjudica a las personas que realmente tienen la movilidad reducida y que se encuentran con la dificultad de no poder encontrar una plaza para aparcar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine