Santa Cruz

El jeque deja una propina de 870 euros

En las reuniones que mantiene un jeque árabe en un restaurante de La Noria están prohibidos el alcohol y la música y solo asisten hombres

07.10.2015 | 14:57
El jeque deja una propina de 870 euros
Restaurante Delicieux en la Calle La Noria

El viernes, horas antes de la inauguración de Délicieux, el nuevo restaurante de la santacrucera calle de La Noria, su propietario, Francisco Miguel Delgado, recibió una curiosa llamada. Le comunican que quieren reservar el local durante una semana para alguien muy importante y que durante dicho tiempo no podrá abrirlo al público. Delgado estaba convencido de que le estaban gastando una broma y poco caso hizo a la propuesta. Sin embargo, al día siguiente, un gran vehículo negro de alta gama aparcó junto a la puerta del restaurante y de él se bajaron varios hombres dispuestos a revisar todo el local, "por motivos de seguridad". El domingo por la mañana aterrizó en el aeropuerto de Los Rodeos un avión Boeing B-777 de la compañía United Arab Emirates, así como un jet privado. Un poco más tarde, un jaque árabe y su amplia comitiva, formada por 40 personas, ocuparon el restaurante de La Noria, tal y como informó ayer La Opinión de Tenerife.

En él, el gobernante –cuya identidad aún se desconoce, aunque fuentes consultadas apuntan que podría tratarse del príncipe heredero de Abu Dhabi, jeque Mohammed bin Zayed Al Nahyan– supuestamente mantiene reuniones de trabajo con diferentes empresarios de la Isla, aunque el motivo de su visita a Tenerife sigue siendo todo un misterio. Ni el Cabildo ni el Ayuntamiento de Santa Cruz se manifestaron ayer al respecto. Los gabinetes de comunicación de la Refinería, por si el jeque pudiese estar intentando comprar la compañía, y del Puerto de la capital, por si se estuviese gestionando una gran inversión en dicha instalación, indican que no les consta ningún tipo de negociación. En las redes sociales se especula, incluso, que el príncipe árabe podría estar enamorado de una joven tinerfeña. Tampoco se sabe donde se hospeda, aunque se sospecha que podría ser en el hotel Botánico, en Puerto de la Cruz.

El dueño del local de La Noria, en el que el jeque mantiene las supuestas reuniones de trabajo, explica a la opinión de tenerife que el príncipe árabe ha prohibido en el restaurante, mientras él esté ahí, el alcohol, la música y el cerdo. Asimismo, los empleados tampoco pueden llevar móvil, para evitar "cualquier tipo de grabación". A los encuentros, de momento, solo asisten hombres, unos vestidos con traje de chaqueta y otros de manera informal. La primera propina que han dejado asciende a 870 euros y, en total, indica Delgado, el jeque se gastará más de 15.000 euros en la reserva durante una semana del restaurante. "Yo aún no me creo lo que nos está pasando. Acabo de inaugurar mi local y ya me lo ha reservado un príncipe árabe. Esto es de película. En solo una semana podré recuperar parte de la inversión que he realizado", cuenta el propietario de Délicieux. Este intentó averiguar por qué el jeque eligió su restaurante, "pero me contestaron, con mucha educación, eso sí, que no me interesaba saberlo".

Miguel Delgado manifiesta que, "por muchas fotos que me enseñen y me traigan", es incapaz de averiguar la identidad del príncipe árabe, porque "acude al restaurante con gafas y gorra". Declara que lo único que puede decir sobre él es que es muy educado y que aprovechará su estancia en la Isla también para practicar deporte, una de sus pasiones. "Cuando vio mi barba me la tocó" y dijo que era "buena, bonita barba", añade el dueño del local chicharrero. Este se muestra sorprendido por las "impresionantes medidas de seguridad que rodean al jeque". En la planta baja del restaurante suelen comer 10 escoltas y ya arriba el resto de la comitiva y el propio príncipe. "Revisan cada esquina del restaurante y no permiten que entre nadie más al local mientras ellos están allí", apunta.

Durante la primera visita al restaurante chicharrero, el jeque y su comitiva pidieron fundamentalmente salmón, atún, solomillo y ensalada con mucho aguacate, porque "parece que les encanta". Solo tomaron agua. Estaban muy concentrados en sus conversaciones, señala Delgado. "Están encantados con nuestra comida", añade.

El propietario de Délicieux cuenta que prácticamente toda la comitiva habla inglés, "aunque llevan un traductor". El domingo acudieron en cuatro Mercedes y en cuatro furgonetas, "y eran todos vehículos negros". "Yo aún tengo que pellizcarme para creerme lo que está sucediendo. Son muy respetuosos con todo el personal y muy serios. No tengo ni idea de lo que está haciendo en Santa Cruz de Tenerife, pero a mí me han alegrado la vida. He tenido mucha suerte, porque no es común que un jeque árabe visite la Isla, y menos la capital chicharrera, pero es que, además, ha elegido mi restaurante sin apenas haberlo inaugurado", manifiesta Francisco Miguel Delgado.
Se prevé que el príncipe árabe permanezca en la Isla hasta el próximo sábado, periodo en el que supuestamente cerrará algunos negocios en Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine