Atención social

"Tememos que violen a nuestras hijas"

Los vecinos de la Avenida Venezuela amenazan al Consistorio con "hacer lo que sea" para evitar la puesta en marcha del centro para indigentes

01.10.2015 | 13:17
Reunión mantenida ayer entre vecinos y representantes municipales para tratar la apertura de un albergue en la Avenida Venezuela.

"Tememos que violen a nuestras hijas". "Ya tenemos suficientes problemas de droga en nuestro barrio". "No queremos que nos marginen como si estuviésemos en Añaza". "No vamos a permitir que estén en las plazas con nuestros niños". "Quién nos va a garantizar que no nos transmiten enfermedades". Estas fueron algunas de las frases que manifestaron los más de 100 vecinos que acudieron ayer por la tarde a la reunión con el Ayuntamiento de Santa Cruz para tratar la apertura de un centro para personas sin hogar en la Avenida Venezuela, en el barrio de La Salud. Aunque el concejal de Atención Social, Óscar García (del Partido Popular), les explicó que la puesta en marcha de este pequeño albergue está pendiente de un informe de Urbanismo para comprobar si realmente cumple con todas las condiciones para poder ser abierto, los vecinos ya dejaron claro que, con informe o sin él, harán "lo que sea" para evitar que dicho recurso social entre en funcionamiento.

"No queremos este centro aquí, en nuestro barrio. Que lo pongan detrás de las oficinas del Parque de La Granja si quieren", apuntaron los ciudadanos que asistieron al encuentro mantenido ayer en la sede de la Asociación de Vecinos Ruymán. Estos exigen al alcalde, al nacionalista José Manuel Bermúdez, que busque otra ubicación de manera inmediata. Acordaron ayer unirse para evitar "por todos los medios" la apertura del albergue. Aseguraron que las comunidades de vecinos afectadas realizarán un escrito oponiéndose a la puesta en marcha del centro; que recogerán firmas y no descartaron la posibilidad, incluso, de acudir a la Justicia. "Estamos dispuestos a hacer de todo. No nos van a imponer esta medida y sobre todo después de lo mal que lo han hecho, porque nadie nos informó de nada hasta ahora", apuntaron.

A pesar de las frases antes mencionadas, los vecinos aseguraron ser solidarios pero indicaron que "hay sitios mejores en la ciudad donde abrir este tipo de centros". También comentaron que el local elegido para el albergue, situado en un edificio en la calle Agustín Espinosa, en la Avenida Venezuela, "no cumple con las condiciones mínimas de habitabilidad para las personas que vayan a dormir allí". Y además, "ya sin ponerse en marcha", añadieron, "hay problemas de ruido y con el aire acondicionado". Precisamente, el Ayuntamiento decidió frenar la apertura prevista para el 14 de septiembre de este centro de mínima exigencia –que es solo para dormir y ducharse y que cuenta con 20 plazas que se suman a las 100 del albergue de la calle Azorín– por la presión vecinal y por la denuncia presentadas por una comunidad de vecinos debido a los ruidos provocados por un aire acondicionado que se había quedado encendido.

El concejal de Atención Social indicó ayer que la apertura de este albergue está parada hasta que se emita un informe de la Gerencia Municipal de Urbanismo a raíz de dicha denuncia, en el que se establezca si realmente el local cumple con las condiciones necesarias de habitabilidad, informe que podría conocerse hoy mismo. "Un negocio en Santa Cruz de Tenerife se puede abrir con la comunicación previa mientras se tramita la licencia. Lo mismo iba a ocurrir con este centro, pero se presentó la denuncia, por lo que los informes se han tenido que elaborar de manera urgente", explicó el edil del Partido Popular.

De todas formas, Óscar García pidió perdón a los vecinos y admitió que quizás el local elegido "no sea el más adecuado". "Fue la empresa adjudicataria del servicio del albergue la que decidió esta ubicación. También se barajaron otras, como en la Avenida Bélgica y en la Avenida Príncipes de España, pero finalmente la entidad decidió que la de la Avenida Venezuela era la mejor. Si el informe de Urbanismo es desfavorable, tendremos que buscar otro sitio, que es lo que llevamos haciendo ya desde unas semanas por si se diera el caso. Pero tendrá que ser un lugar que no aísle a las personas sin hogar, porque lo que se busca precisamente es su integración", señaló el concejal.

Los vecinos no entienden cómo ya había fecha de apertura para un centro que "igual no cumple con las condiciones para ser abierto".
Tampoco comprenden que los informes de la Gerencia Municipal de Urbanismo no se hicieran desde un principio y que nadie les comunicara que era lo que se iba a poner en marcha en ese local. "Ni siquiera lo sabía la comunidad de vecinos del edificio donde está dicho local", indicaron.

El pasado 25 de septiembre, la opinión de tenerife adelantaba la noticia. La presión vecinal había frenado la apertura de un centro para personas sin hogar en la Avenida Venezuela, prevista para el día 14 de dicho mes. Se intentó celebrar una primera reunión entre los representantes municipales y los vecinales, sin embargo, fueron tantos los ciudadanos que acudieron y tanto el revuelo, que tuvo que suspenderse. Ayer se celebró el encuentro prometido por el Consistorio chicharrero, pero los vecinos no recibieron la respuesta que deseaban. Mientras que el Ayuntamiento espera por un informe que debe emitir la Gerencia de Urbanismo, los residentes de La Salud aseguran que harán todo lo posible para que ese albergue nunca abra sus puertas en la Avenida Venezuela, "aunque los técnicos digan que es el lugar adecuado".

Por otra parte, el portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento, Ramón Trujillo, ha manifestado que, independientemente de lo que opinen los vecinos, el local donde se ha habilitado el albergue no es un lugar adecuado ni digno para que duerman 20 personas. "Las camas están todas pegadas y no reúne las condiciones", dice.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine