La Laguna

La Policía Local despide a sus agentes más veteranos con la medalla de oro

Francisco González y José Mora reciben la máxima distinción municipal tras 41 años de servicio

01.10.2015 | 01:41
El alcalde (C) y otras autoridades municipales con los policías premiados.

El Gobierno local despidió ayer con honores a sus policías locales más veteranos. Francisco González de la Rosa y José Mora Alvarado recibieron de manos del alcalde, José Alberto Díaz, la medalla de oro al mérito al trabajo, la máxima distinción que entrega la Corporación a sus funcionarios, después de 41 años de servicio al municipio. Representantes de todos los grupos políticos del Ayuntamiento, los mandos de la Policía Local y muchos de sus compañeros los arroparon ayer en un acto cargado de emoción, en el que el alcalde los definió como "un ejemplo a seguir" por las nuevas generaciones de uniformados.

Francisco González de la Rosa reconoció sentirse "orgullo, satisfecho y feliz" de su trabajo al recibir la medalla al mérito. "He sido policía de la mejor manera que he podido. Tengo la conciencia tranquila y me siento realizado. He tenido la suerte de encontrar un grupo muy bueno tanto de compañeros como de jefes", recalcó. Francisco y José eran los últimos policías laguneros que quedaban en activo de la promoción de 12 agentes que aprobaron las oposiciones en 1974.

Francisco se presentó buscando un puesto de trabajo estable con el que sacar adelante a su mujer y a los dos hijos que tenía a los 24 años. Durante las cuatro décadas que prestó servicio trabajó como mecánico, motorista y en el área de logística, encargada de coordinar los cortes de las calles y de señalizarlos y del control de vehículos.

Una de las anécdotas que más lo marcó, recordaba ayer, fue un accidente que hubo en la Avenida Trinidad, en el que una moto chocó con un coche. Al analizar el escenario concluyó que el accidente se había debido a que la moto se quedó sin frenos. Cuando se celebró el juicio, una de las aseguradoras intentó anular su informe alegando que no tenía suficiente titulación para ser perito. "El juez me preguntó qué formación tenía y le respondí que llevaba 30 años siendo el mecánico de la Policía Local. Mi experiencia le pareció más que suficiente y no hubo más preguntas", recordó con satisfacción.

A Francisco González le tocó ser mecánico de la flota de la Policía Local en una época, aseguró, "de vacas muy flacas". Los recursos de los que disponía eran tan limitados que para reparar los coches patrulla sacaba repuestos de los vehículos abandonados que recogían para la chatarra. Incluso el taller mecánico en el que había trabajado antes de entrar en la Policía le dejaba todo lo que se podía reciclar de lo que iba para el desguace, reconoció, convencido de que los coches que tenía la Policía antes "eran más fáciles de arreglar".

José Mora entró en la Policía cuando los atestados de tráfico se hacían con la máquina de escribir y fue uno de los agentes que con los años y la evolución de la tecnología se preocupó por formarse y acabó encargándose de implantar la aplicación informática que se usa ahora para los atestados. Además, con la información estadística obtenida hizo las primeras radiografías de los puntos negros de la siniestralidad en el municipio. "Me voy contento de la tarea hecha y preparado para esta nueva etapa de mi vida que comienza ahora", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine