El tesoro natural del municipio

Dos emprendedores ponen en marcha una empresa para abrir Anaga al mundo

Aarón Barreto y Ricardo Sánchez crean Anaga Experience, con la que ofrecen pateos, comidas y hasta la práctica del 'paddle surf' en el macizo declarado Reserva de la Biosfera

01.10.2015 | 01:41
Los chicharreros Aarón Barreto y Ricardo Sánchez, los propietarios.

"¿Mamá, por qué nosotros vivimos en la ciudad si tenemos esto tan bonito y tan cerca?". A Aarón Barreto se le saltaron las lágrimas cuando oyó que un niño le preguntaba eso mismo a su madre durante una de las rutas por Anaga que este emprendedor chicharrero organiza desde que fundó la empresa Anaga Experience, junto a su compañero Ricardo Sánchez.

Aarón Barreto recuerda aquella excursión con mucho cariño y cuenta, con la ilusión que lo caracteriza siempre que habla de su trabajo, que fue la madre de ese niño quien contrató esta experiencia por el macizo que hace de vigía de la ciudad de Santa Cruz. "Es profesora del Conservatorio de Música de Canarias y quería que su hijo se olvidara durante unas horas de los videojuegos y del piano", comenta Barreto, quien se encargó de darle a conocer al pequeño todos los detalles que conoce de la cordillera. Este emprendedor explica que una de las mejores cosas que obtiene de los paseos que guía por este reducto de naturaleza tinerfeña es, precisamente, poder comprobar cómo las familias se van uniendo más y más conforme recorren los kilómetros de los senderos y que jamás se cansa de ver cómo transforma este paisaje a las personas que transitan por él.

Aarón Barreto y Ricardo Sánchez pusieron en funcionamiento la empresa Anaga Experience el pasado mes de octubre, pero la idea llevaba gestándose en la mente de Barreto desde hace ya mucho tiempo. Ahora, estos dos emprendedores tienen toda su energía puesta en este proyecto y no paran de pensar en nuevas actividades para ofrecer a los clientes que llegan hasta ellos. Y, así, ya han dado la posibilidad de conocer los secretos de Anaga a casi 300 senderistas que se han dejado llevar por sus pasos expertos.

Aarón Barreto es un amante de la naturaleza desde que era muy pequeño y por eso apostó hace algo más de un año por este atractivo programa de actividades. Ahora no puede estar más contento porque la apuesta que realizó, junto con su socio Ricardo Sánchez, por las montañas de Santa Cruz ha quedado reforzada con la declaración de este pulmón verde como Reserva de la Biosfera que se produjo el pasado mes de junio.

Una declaración prometedora

Los dos emprendedores chicharreros esperan que esta declaración sirva para que este espacio recobre la importancia de la que disfrutó durante varios siglos, cuando era uno de los puntos con mayor actividad de Santa Cruz. De este modo, explican que los vecinos que hasta el momento han tenido la oportunidad de conocer Anaga Experience están encantados con la iniciativa, que puede hacer que los pueblos de esta zona de Tenerife vuelvan a llenarse de actividad y visitantes. Barreto explica que, salvando las distancias, "nos gustaría reproducir lo que ha ocurrido en Teno". "Queremos que Anaga ocupe el lugar que se merece", sentencia el emprendedor chicharrero, quien está poniendo todo su empeño en que ese deseo se cumpla.

Barreto lleva toda la vida vinculado a la naturaleza y a los secretos que esconden los rincones más mágicos de Tenerife. Como él mismo explica, su padre trabajó en Iberia durante muchos años y eso le permitió conocer al joven Barreto diferentes puntos del planeta, al mismo tiempo que tuvo la oportunidad de hacer de guía turístico para todos aquellos compañeros de su padre que llegaron a la Isla desde el extranjero en aquellos años de su juventud.

Si Ricardo Sánchez es un apasionado de la naturaleza, Aarón Barreto lo es de la historia de su Isla, por lo que ambos se complementan, lo que configura un producto que se adapta a los gustos de todos sus clientes. Así, Barreto es capaz de sorprender a los que caminan junto a él con las historias más insólitas sobre la cuna de la laurisilva, un ecosistema exclusivo de la Macaronesia. Este chicharrero se empapa de todas las curiosidades que, en forma de libros o testimonio, llegan hasta a él. "Siempre me ha gustado conocer los secretos de todo lo que nos rodea y quiero que aquellos que pasen por Anaga Experience se vayan con la sensación de haber aprendido algo nuevo durante el trayecto", explica Barreto.

La Gofioteca

A pesar de que durante toda su vida ha tenido la idea de crear un producto que trate de potenciar la belleza y riqueza de Tenerife, no fue hasta el pasado año cuando comenzó a gestar la idea de Anaga Experience. Todo comenzó con La Gofioteca, un negocio que quería poner en marcha el propio Barreto "para vender gofio al mundo", explica. Pero se cruzó en su camino la posibilidad de abrir un museo en una casa rural de Chamorga después de contactar con el propietario de la misma y presentarle su proyecto. Este primer borrador tomó el nombre de Islanaga pero finalmente no pudo salir adelante tras haber realizado una inversión de unos 5.000 euros.

Sin embargo, el chicharrero no se dejó desfallecer y pronto comenzó a trabajar en una nueva idea, Anaga Experience, junto a otro vecino de Chamorga. Fue en este momento cuando conoció al que ahora es su socio, Ricardo Sánchez, y, solo tres meses después de iniciar la aventura, el negocio ya estaba en marcha.

Anaga Experience ofrece la posibilidad de disfrutar del turismo activo y no solo propone actividades de senderismo, sino también da la posibilidad de practicar deportes como el paddle surf –que ha sido la última incorporación puesta en marcha por los dos emprendedores y de la que se puede disfrutar desde el pasado 1 de agosto– o ricas comidas en diferentes puntos de Anaga de comida típica canaria.
Las rutas están pensadas para que puedan disfrutar de ellas personas entre los 9 y los 60 años. Y, así, es normal ver a diversos grupos de intrépidos senderistas por las diferentes rutas de Anaga gracias a la iniciativa de estos dos emprendedores. "Aceptamos a personas hasta los 70 años, aunque, obviamente, tienen que estar en buena forma física", comenta Barreto, quien siempre trata de adecuar los caminos dependiendo de las personas que contraten sus servicios.

Te recogen

El servicio que ofrece Anaga Experience es integral y por eso se encargan de recoger a los clientes en cualquier punto de Tenerife en el que se encuentren. Las rutas se realizan en cuatro idiomas diferentes –español, inglés, francés y alemán– y a lo largo de ellas se pueden descubrir los aspectos más variados de estos parajes, desde las numerosas especies vegetales endémicas que allí crecen hasta la historia de esta zona recién declarada Reserva de la Biosfera y algún que otro consejo para la estancia de los turistas extranjeros en la Isla.
Aarón Barreto y Ricardo Sánchez han dado servicio en los últimos tiempos a todo tipo de interesados en conocer los secretos de Anaga, desde turistas que llegan durante unos pocos días a la Isla para conocer la por primera vez hasta jubilados.

Además, los emprendedores reconocen que con la declaración del Macizo de Anaga como Reserva de la Biosfera, han recibido la visita también de numerosos periodistas. "Hemos hecho rutas con ellos para que puedan realizar reportajes a nivel internacional", comenta Barreto, cuya empresa es la encargada, además, de realizar las rutas en diferentes idiomas que ofrece el Albergue Montes de Anaga.
De los extranjeros que se ponen en sus manos para conocer Anaga, Barreto destaca que los belgas y los noruegos se quedan impresionados con las altas montañas que existen en Tenerife a pesar de ser una isla y los enormes desniveles. Por su parte, aseguran que los peninsulares se encuentran encantados con la comida. "Una de las mujeres que nos cocina es Juana, la propietaria de la casa de Chamorga a donde llevamos a nuestros clientes, y siempre les prepara las recetas más tradicionales de la cocina canaria", explica Aarón Barreto, quien solo tiene palabras amables para esta vecina de Anaga.

Nuevos proyectos

Aarón Barreto y Ricardo Sánchez piensan cada día en ampliar su negocio y por eso ahora trabajan en el proyecto Rustifícate. Este proyecto, con un fuerte toque social, está encaminado a que los más pequeños de la casa entren en contacto con la naturaleza y eso les ayude en su día a día. Aarón Barreto simplifica de forma efectiva el trabajo que realiza junto a su socio: "Lo que estamos vendiendo en Anaga no es otra cosa más que Canarias y lo que lo estamos haciendo somos gente de aquí, como no podía ser de otra manera".

Las excursiones
Ruta Anaga Experience
Se trata de una ruta temática guiada circular en al que se recorre el bosque de la laurisilva, pasando por dos miradores para terminar con una comida típica. Tiene una duración de tres horas y media y cuesta 15 euros. Da comienzo en Chamorga, uno de los caseríos rurales de Anaga. El primer tercio de esta ruta es de una dificultad media; luego se corona el Macizo de Anaga y de ahí se camina por la cresta del mismo hacia Montaña Tafada. En la primera parte de la ruta se habla de la laurisilva, en la segunda sobre la historia guanche y en la tercera sobre usos y costumbres de la comarca de Anaga. De vuelta en Chamorga se pueden degustar los platos tradicionales de la zona y participar en actividades aborígenes como el salto del pastor, un molino de gofio o el silbo, así como una exposición de alfarería tradicional.

Visita cultural
Se trata de un trayecto desde Santa Cruz a Chamorga, con comida en Chamorga, y una visita al centro de visitantes de Anaga Experience, donde se puede participar en actividades aborígenes como el salto del pastor, la molienda de gofio o el silbo. Tiene un precio de 15 euros, aunque puede varias dependiendo del punto de recogida de los clientes.

Antequera en barco
Anaga Experience brinda la oportunidad de vivir un día completo con todos los servicios cubiertos por unos 50 euros. Se compone de una caminata de nivel de dificultad media de tres horas y media de duración hasta la playa de Antequera. En este punto se puede disfrutar de un catering realizado por el cocinero Lucas Gamonal con menús especiales. Después se realizará una vuelta en barco hasta la playa de Las Teresitas, donde los clientes pueden practicar el paddle surf.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine