Santa Cruz

Nace la primera unión del comercio

La nueva Federación de Santa Cruz aglutina ya a más de 500 empresarios y espera seguir creciendo

28.09.2015 | 12:42
El fundador de Facsa, Iván González (i), junto a José Manuel Afonso, presidente de la federación.

La idea se materializó hace poco más de un año pero llevaba rondando por sus cabezas desde hacía mucho tiempo. La Federación de Asociaciones de Comercio de Santa Cruz (Facsa) es ya una realidad. Más de 500 profesionales del municipio se han adherido a este proyecto, el primero de estas características del municipio, a través de sus respectivas asociaciones de empresarios. Su principal objetivo es aunar esfuerzos, colaborando entre todos, y aportar ideas para potenciar el comercio en la capital tinerfeña. Su fórmula para conseguir el éxito tiene que ver con el 3D, pero no con las tres dimensiones. Sus 3D son dedicación, deseo y disciplina, que a juicio de la directiva de Facsa todo comerciante debe tener.

Iván González, presidente de la Zona Comercial de La Salud, es el principal promotor de esta federación. En su lucha le ha seguido muy de cerca José Manuel Afonso, presidente de la Asociación de La Gallega de Pequeñas y Medianas Empresas (Alagapyme), que ahora es su presidente. Las otras nueve asociaciones se encuentran en Añaza, en la Avenida Anaga, en el Parque Recreativo Bulevar, en la calle La Rosa, en Ofra, en el Mercado Nuestra Señora de África, en Duggi, en el entorno del estadio Heliodoro Rodríguez López y en la zona comercial Soho, que aglutina a los comercios de los alrededores de la calle Viera y Clavijo.

"El comercio debe estar unido", esa es la premisa con la que tanto González como Afonso presentan a su colectivo. En sus comienzos ninguno de sus miembros tiene que pagar ningún tipo de cuota. Su idea es apelar a subvenciones y fondos europeos y de ahí sufragar la mayoría de los gastos a los que tengan que hacer frente, como la celebración de actividades o la puesta en marcha de cursos de formación.
Incorporaciones

También están abiertos a nuevas incorporaciones. De hecho, ya mantienen conversaciones con otros colectivos empresariales del municipio que esperan pronto pasen a formar parte de este proyecto. Cuentan con el apoyo de las administraciones, que siempre ayudan en lo que pueden y con las alternativas con las que disponen, pero lo importante es tener ideas que partan de los propios comerciantes, que son al final quienes más conocen sus problemas e inquietudes. "Somos en número de asociados la mayor federación empresarial del municipio", anunció José Manuel Afonso. Ahora solo hace falta a darse a conocer para que puedan contar con más apoyos. "Cuantos más seamos, más peso tendremos", reconoció Iván González.

Después de reunirse con las administraciones e instituciones –ya el alcalde, José Manuel Bermúdez, conoce su proyecto–, tocará el turno de empezar a tocar a las grandes empresas con la única intención de lograr beneficios para sus asociados. Conscientes de que a nivel municipal es complicado organizar actividades de dinamización con carácter global, en estos momentos abogan, a modo de ejemplo, por conectar con las compañías de teléfonos o de seguros para conseguir contratos y acuerdos que les reviertan beneficios o, al menos, un ahorro considerable en sus gastos.

Aunque no dudan de que la celebración de las ediciones de Ven a Santa Cruz o el Plenilunio son jornadas de dinamización de éxito para la ciudad, a los miembros de Facsa, desde Añaza hasta La Gallega, pasando por Ofra e incluso en la Avenida Anaga, la repercusión en forma de beneficios no se nota en absoluto. No tienen la suerte de contar con los cruceristas que se bajan en los barcos que llegan al Puerto de Santa Cruz ni de pertenecer y estar instalados en medio del casco histórico. Sin embargo, no pierden la esperanza de captar clientes más allá de sus respectivos barrios. "Hay que crear tendencias, diferenciarnos, saber qué quieren los clientes y ser capaces de ofrecerlo para que acudan a comprar", relató el presidente de la federación.

Al final la idea principal siempre ronda el mismo pensamiento: "Renovarse o morir". Y en eso tienen que trabajar para salir adelante. También quieren pedir al Ayuntamiento que organice cursos de formación que les permita acercarse a sus objetivos. Sería adquirir conocimientos sobre las redes sociales, "sin las que hoy no se puede tener un negocio de éxito", según explicó González, e incluso clases para saber cómo se debe decorar un escaparate. "No tienen sentido los concursos de escaparatismo que organizaba la Sociedad de Desarrollo si no se forma a los empresarios sobre cómo deben decorar", valoró el fundador de la federación. Los idiomas también son una tarea pendiente de los empresarios, de ahí que otra de sus peticiones de formación estén relacionadas con ellos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine