ÚLTIMA HORA
Conflicto vecinal

30 años atrapados en las rejas de Tijoco

Un grupo de comerciantes denuncia que el vallado "ilegal" de la urbanización donde tienen sus locales les impide tener sus negocios abiertos

28.09.2015 | 17:50
30 años atrapados en las rejas de Tijoco

Llevan muchos años luchando para que se reconozca lo que consideran suyo. Creen que lo que han hecho con ellos es una "tomadura de pelo" y después de tanto tiempo entre abogados y gestiones con el Ayuntamiento están perdiendo incluso la esperanza en la Justicia a pesar de que ésta les ha dado la razón en reiteradas ocasiones. Los comerciantes de la urbanización Tijoco -antiguo Conjunto Residencial La Florita- llevan casi 30 años exigiendo que alguien les ayude de una vez.

Se trata de varios locales, con una decena de propietarios, que se construyeron en los bajos de estos bloques de protección oficial construidos por el Gobierno de Canarias. Los vecinos que viven en los edificios han decidido, por su cuenta, según aseguran los comerciantes, vallar todo el recinto de la urbanización. Ellos ni compran en estos locales ni dejan al resto de la ciudadanía acercarse a comprar porque unas rejas impiden el acceso. A pesar de que varias sentencias exigen que se elimine el vallado, los barrotes siguen en el mismo sitio en el que de forma paulatina los han ido montando.

Durante los primeros años, todo marchó de forma correcta. Los locales funcionaron a la perfección, dando incluso buenos beneficios. La fábrica de tabaco que se encontraba en la zona aportaba muchos clientes que acudían a estas tiendas y bares durante todo el día. Casi sin darse cuenta, se comenzaron a levantar las vallas y los beneficios se acabaron. Los locales fueron cerrando poco a poco, conforme perdieron clientes, y los vecinos dejaron de comprar. Cristo Manuel Medina es el portavoz de estos empresarios, quien se está moviendo en los juzgados para conseguir que su negocio vuelva a abrir.

Fuentes del Ayuntamiento de Santa Cruz aseguraron conocer el caso. El mismo Medina se ha reunido en varias ocasiones con los concejales de Urbanismo conforme iban pasando los mandatos. "Han sido muchos años de lucha y nunca se ha encontrado una solución", añadió. En su caso, lo único que desean es que se cumplan las sentencias judiciales que les dan la razón.

Sentencias

"Las sentencias dejan claro que cualquier obra que no estuviera en el proyecto inicial tiene que eliminarse. Esas rejas no estaban en los planos y no tienen que estar ahora ahí, cerrando el paso", remarcó este propietario. De hecho, una sentencia de 2005 del Tribunal Superior de Justicia de Canarias señala que existe en la urbanización "la realización no autorizada por el Instituto Nacional de la Vivienda" de una "construcción no prevista en el proyecto, en terrazas u otros elementos comunes del inmueble". Además, también expone, haciendo referencia a otras sentencias anteriores, que existe un pronunciamiento "sobre la obligación de llevar a cabo la demolición de las obras ejecutadas, dejando el espacio en su estado primitivo". A pesar de su lucha y las decisiones judiciales, aun no han conseguido que ninguna institución les ayude a retirar ese vallado. "Son muchos años de pérdidas, de estar con el negocio cerrado, de tener que pedir abogados de oficio porque nos han arruinado", asumió Cristo Manuel Medina. "Solo queremos que retiren esas vallas, que nos dejen trabajar en paz", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine