Tegueste, la mejor ruta para descubrir Anaga

El municipio aporta una gran cantidad de espacios de excepcionales valores naturales, culturales y paisajísticos a la Reserva donde la laurisilva adquiere un destacado protagonismo

22.09.2015 | 22:25
Una de las rutas organizadas por el Ayuntamiento a través de Anaga.

La declaración del Macizo de Anaga como Reserva de la Biosfera, por parte de la UNESCO, supone para el municipio de Tegueste un impulso en el trabajo viene realizando desde hace años en la dinamización económica y turística de la Villa, así como en la conservación, la investigación, la sostenibilidad y la participación ciudadana en la gestión y conservación del territorio.

Tegueste, a pesar de tener un 7% de su territorio en el Macizo de Anaga, aporta una gran cantidad de espacios de excepcionales valores naturales, culturales y paisajísticos a la Reserva de la Biosfera. Lugares como el Monte de Pedro Álvarez, la Orilla, el Nieto, la Goleta o los Dornajos son zonas de gran riqueza natural, donde la laurisilva adquiere un destacado protagonismo.

Adentrarse y descubrir esta parte del territorio de Tegueste es posible gracias a las rutas guiadas que el Ayuntamiento de la Villa lleva a cabo desde 2012, rutas donde es posible conocer en profundidad la maravillosa naturaleza que impregna los bellos parajes teguesteros.

Senderos por donde conocer un poco más el Macizo de Anaga desde un enclave inigualable como Tegueste, y descubrir sus encantos también desde otros puntos de vista. Otras visiones como la posibilidad de identificar las diferentes plantas de la laurisilva (laurel, viñátigo, la teja o el brezo) con rutas interpretativas, ´saborear´ la conexión de Anaga con la enología con rutas por zonas de viñedos y bodegas; y descubrir la percepción que los campesinos de antaño tenían de la naturaleza.
Junto a ellos, la inclusión en la Reserva de la Biosfera del Barranco Agua de Dios, declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Zona Arqueológica desde 2006, y el Casco Histórico del municipio, ofrece al visitante más alternativas a la hora de descubrir los secretos de este lugar protegido por la UNESCO.

Además de la amplia oferta enogratonómica que la Villa pone al alcance de todos y todas, los visitantes pueden conocer a través de las rutas guiadas la arquitectura tradicional canaria del Casco Histórico (declarado BIC en el año 1986), con importantes enclaves como el Centro de Interpretación Casa Los Zamorano, la Casa Prebendado Pacheco y la Iglesia de San Marcos, además del Camino de Los Laureles, la Placeta, el Puente de Palo y la Casa de los Tacoronte.

El Barranco Agua de Dios, por su parte, supone un lugar de "culto" para visitantes e investigadores de la cultura aborigen canaria y una de las zonas de hábitat aborigen más importante de Tenerife y con mayor densidad de yacimientos. Un hecho que posibilitará la creación en este lugar del primer Parque Arqueológico de la isla gracias al proyecto de revalorización que, desde 2010, lleva a cabo el Ayuntamiento con el fin de conocer la relevancia histórica que tuvo la zona para la población aborigen que ocupó esta parte de la Isla de Tenerife.

La declaración del Macizo de Anaga como Reserva de la Biosfera es otro encanto más de un municipio que se está convirtiendo en un atractivo turístico diferente a todo lo conocido hasta ahora y que ofrece, a las y los que lo visitan, momentos inolvidables para su vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine