Santa Cruz

La belleza que pisa fuerte en la pasarela

Cristina Mata realiza trabajos como modelo en Madrid desde hace más de cuatro años

21.09.2015 | 02:20
Una mujer polivalente.

Las bellezas canarias pisan fuerte y las jóvenes de Santa Cruz tampoco se quedan atrás. La joven Cristina Mata Amador lleva años viviendo fuera de Tenerife pero aún se considera chicharrera y, por eso, cuando desfila con algunas de las marcas más importantes de moda no borra de su mente la Isla, que la vio nacer hace 22 años.

La joven vive en la Península desde que era muy pequeña pero reconoce que "siempre busco escaparme a mi Isla maravillosa para recargar pilas". Se mudó a Málaga cuando tenía diez años, cuando su padre se retiró del fútbol –fue uno de los jugadores claves del Club Deportivo Tenerife de Primera División que alcanzó las competiciones europeas– y creó una residencia de ancianos. Allí permaneció hasta que cumplió los 18 años, cuando se mudó a Madrid, pero ahora ha vuelto a Málaga, a la que tiene mucho cariño. Por eso asegura que "por ahora no me muevo de aquí".

Ahora mismo se encuentra estudiando Comunicación y explica que es una carrera que le encanta porque "desde que era pequeña tenía muy claro a lo que me quería dedicar". A pesar de los logros que está consiguiendo como modelo, explica que para ella lo más importante es su carrera. "Me decanto más por la publicidad porque me encanta todo lo que tiene que ver con la imagen o el diseño y, si esta relacionado con el arte, ¡mejor!", afirma.

A sus 22 años también realiza trabajos como modelo. Empezó cuando tenía 16 años y, según explica, todo fue "por la ilusión de mi familia". "La historia empezó cuando me encontró un fotógrafo a través de Facebook y me habló de las posibilidades que tenía de ser modelo", relata la chicharrera, a quien le dijeron que podría valer para el "mundillo" de la pasarela. En ese momento se puso en contacto con el que sería su primer representante pero, añade, "fue cuando me mudé a Madrid, en 2011, cuando comencé a trabajar más en serio, mientras estudiaba la carrera".
"Algo con lo que se nace"

A lo largo de este tiempo jamás ha asistido a ningún curso ni formación pero, como ella misma reconoce, "esto es algo con lo que se nace". Cristina Mata dice de sí misma que tiene "muy poca vergüenza" y siempre le ha gustado estar delante de una cámara de fotos, "haciendo el loco".

La joven asegura que en lugares como Santa Cruz hay pros y contras en el mundo de la moda pues por un lado hay menos competencia pero por otro hay menos agencias. "Pero, como para todo, hay que valer porque en Tenerife a lo mejor es más fácil acceder a este sector pero es más complicado mantenerse", comenta.

Hasta el momento, la joven chicharrera ha podido trabajar para todo tipo de clientes, como marcas extranjeras de ropa interior, diferentes editoriales como la revista Mía o Vicious Magazine y catálogos de marcas como Tenerife Pearl. El último paso que ha dado en este mundillo le permitió desfilar en Madrid hace unas semanas, dentro del Madrid Fashion Show Women. "Participé en el desfile de Bloomers&Bikini, que es la marca de la modelo y actriz Laura Sánchez", comenta la joven, quien asegura que la diseñadora es una "persona maravillosa".

Soñar es gratis

Cristina Mata sabe que soñar es gratis y por eso su imaginación vuela al pensar en los profesionales con los que le gustaría trabajar. "Hay grandes marcas como Guess, Diesel, Isabel Marant, Dsquared, Balmain y, como no, con lo que toda modelo sueña es con desfilar con unas bonitas alas en Victoria Secret".

Mata es clara cuando habla de lo que siente al subir a una pasarela: "Adrenalina pura y dura, y también nervios y ganas de salir corriendo". Pero todo eso se le pasa cuando da un par de pasos y, "como dice el anuncio de Aquarius, te vienes arriba", explica la modelo, quien dice que tiene la suerte de contar con un trabajo divertido en el que todo pasa muy rápido. "Me encanta desfilar, aunque es un poco frustrante que tanto tiempo de trabajo de peluquería, maquillaje, estilismo y ensayo se vea reducido a apenas 20 minutos", sentencia Mata. A pesar de todo ello, reconoce que desfilar "es una de las cosas que más me gustan".

A pesar de que ya ha conseguido subirse a algunas de las pasarelas más importantes, hasta el momento su trabajo se ha centrado en el mundo de la fotografía. "No soy de las más altas. Mido un metro y 75 centímetros, y es más complicado encajar en todo tipo de pasarelas. Sin embargo, para las fotos la altura da igual", comenta la santacrucera. A ella le encantan los dos sectores porque "son trabajos muy diferentes e igual de gratificantes".

"Las sesiones de fotos son muy divertidas y, además, te permiten conocer a mucha gente, por lo que he hecho grandes amigos", comenta Mata, quien reconoce que ahí todo es mucho más calmado que un desfile porque "no hay tanta prisa". "Me encanta ver la magia que se crea cuando un buen equipo se junta porque ver el resultado de las fotos de un trabajo es genial", sentencia. Además, Cristina Mata explica que la fotografía le gusta tanto para estar delante del objetivo como detrás puesto que es una de sus aficiones. "Es un gusto poder capturar grandes momentos con un simple click", comenta.

A Cristina Mata le encanta viajar y reconoce que precisamente esa es una de las ventajas que tiene el trabajo al que se dedica. "¡Viviría con una mochila a la espalda todo el tiempo, durmiendo en aviones!", asegura. Y es que siempre que tiene la oportunidad se escapa al extranjero. Hasta el momento todos esos viajes han sido por placer pero la tinerfeña adelanta que tiene un par de "proyectitos" por Europa que, si salen, le harán estar tiempo fuera. "Aunque tengo muchas ganas, aún no hay nada cerrado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine