La Laguna

El juicio de desahucio del Mercado de San Pablo, listo para sentencia

Su promotor, Pablo Montesinos, intenta retrasar el desalojo alegando ante la juez que presentó concurso de acreedores por la vía mercantil

17.09.2015 | 02:00

El juicio de desahucio del Mercado de San Pablo quedó ayer listo para sentencia. La demanda fue presentada en julio por la familia Borella, propietaria de la casona del siglo XVIII en la calle Herradores que ocupa el negocio gourmet, después de que su promotor, Pablo Montesinos, dejara de pagar el alquiler muchos meses antes. Si el proceso civil sigue los plazos habituales, la juez podría dictar la orden de desalojo la semana próxima. Lo único que podría anularla sería que el empresario pague los alquileres que debe. No obstante, intentando ganar tiempo, Montesinos alegó ayer que había presentado un concurso de acreedores por la vía mercantil.

La familia Borrella, que es la principal acreedora de la empresa Bezanilla, fundada por Montesinos para gestionar el Mercado, no ha recibido notificación oficial de que se haya iniciado un concurso de acreedores, lo que les suscita muchas dudas sobre su veracidad. Además, según la escritura de constitución de la empresa Bezanilla, el único patrimonio que tiene para hacer frente a las deudas desde la puesta en marcha del proyecto, hace ahora dos años, son una iPhone y una todoterreno Montero valorados en 3.000 euros.

La primera orden de desahucio fue salvada in extremis por Montesinos en julio de 2014, antes incluso de que la recova fuera inaugurada. Lo consiguió incorporando nuevos socios a su proyecto, que le aportaron los recursos que necesita para seguir adelante.

El Mercado permanece cerrado al público desde el pasado 6 de abril, apenas cinco meses después de su inauguración. El suministro eléctrico del establecimiento fue cortado ese día por el impago del servicio. Eso coincidió, además, con la orden de paralización de la actividad emitida por la Gerencia de Urbanismo, después de que sus inspectores comprobaran que el negocio no cumplía con una docena de requisitos de la licencia comercial.

Pablo Montesinos se enfrenta a más de una docena de causas judicial por las deudas que acumula su empresa. Entre los demandantes se encuentran operadores de los puestos y los proveedores que trabajaron en el diseño del local y que proporcionaron el equipamiento de su interior. Otros reconocen que han optado por no invertir en un proceso judicial porque Bezanilla, es insolvente. Sus socios han presentado una querella penal por presunta estafa, administración fraudulenta y desleal, apropiación indebida y falsedad documental –por supuestamente amañar la contabilidad–. La querella se tramita en el Juzgado de Instrucción número 1 de La Laguna y el empresario se enfrenta a una pena total de 15 años en prisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine