Santa Cruz

El Estado inicia el procedimiento para poner fin al vertido de aguas residuales

El Gobierno central somete a información pública el proyecto de ampliación de la depuradora de Buenos Aires con el que mejorará la calidad del litoral chicharrero

17.09.2015 | 02:00

El Estado ya ha abierto el plazo de información pública del proyecto de ampliación de la depuradora de aguas residuales de Santa Cruz de Tenerife, situada en el barrio de Buenos Aires, y del estudio de impacto ambiental, con el fin de que los interesados puedan presentar las alegaciones que consideren oportunas. Para ello tendrán un periodo de 30 días. El Ayuntamiento de la capital chicharrera considera que esta es una muy buena noticia para el municipio, pues "el hecho de que haya salido a información pública la remodelación de la estación es un indicador irrefutable de que el Gobierno central ya ha tomado conciencia de la dimensión del problema existente en Santa Cruz y ha priorizado esta obra". El Consistorio confía en que los trabajos comiencen el próximo año.

Y es que con la ampliación de la depuradora de Santa Cruz se pondrá fin a los vertidos de aguas residuales sin tratar en el litoral chicharrero, en concreto, en la zona de Cabo Llanos. Los vertidos contaminados superan en la actualidad los límites permitidos por el Gobierno de Canarias, motivo por el que esta administración ha abierto un expediente al Ayuntamiento de la capital y a Emmasa (Empresa Mixta de Aguas de Santa Cruz de Tenerife), en el que amenaza con retirar, por "incumplimientos claros y reiterados", la autorización de vertido al mar concedida en su día al Consistorio y con iniciar un procedimiento sancionador. En el muelle de La Hondura se vierten al mar unos 23.000 metros cúbicos diarios de aguas sin tratar, hechos que también se investigan en el Juzgado y por los que están imputados el exconcejal Norberto Plasencia y el edil de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, ambos de CC.

Tanto el Ayuntamiento chicharrero como Emmasa defienden que la única manera de acabar definitivamente con este problema es con la ejecución de la ampliación de la depuradora, pues la actual estación no tiene capacidad para tratar el caudal de las aguas que le llegan, y que no son solo las de Santa Cruz, sino también las de El Rosario y las de La Laguna. Por ello, el Consistorio capitalino celebra que el Estado, que es la administración que debe ejecutar la obra, ya haya sacado a información pública el proyecto, según manifestó ayer el edil de Servicios Públicos, el nacionalista Dámaso Arteaga.

"Ahora solo falta que en los presupuestos generales del Estado se garantice la partida económica necesaria para que los trabajos puedan empezar en 2016, cuya ejecución supondrá una inversión de más de 17 millones de euros", indicó ayer a la opinión de tenerife el alcalde de Santa Cruz, el nacionalista José Manuel Bermúdez.

En concreto, el objeto del proyecto que el Gobierno central ha sometido a información pública consiste en la adecuación, ampliación y reforma de las instalaciones del conjunto de la estación de pretratamiento y bombeo de Cabo Llanos y de la estación depuradora de Buenos Aires, "para satisfacer las necesidades de depuración de las aguas residuales generadas en Santa Cruz de Tenerife, La Laguna y El Rosario". Estas obras han sido declaradas de interés general. La ampliación de la depuradora duplicará su capacidad actual y el litoral de Cabo Llanos podrá ser apto para el baño.

Ríos

Como anécdota, ayer, y tras publicarse en el Boletín Oficial del Estado el anuncio de información pública del proyecto de la depuradora de Santa Cruz, el Gobierno central envió un comunicado en el que explicó que esta actuación se enmarca en el Plan Crece que está ejecutando el Ministerio de Medio Ambiente para mejorar la calidad de las aguas que "llegan a los ríos". Aún así, aunque en Canarias no haya ni un solo río, todo apunta a que el Estado finalmente acometerá la obra que pondrá fin a los vertidos residuales en el litoral chicharrero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine