Santa Cruz

El plan de la nueva playa contempla un paseo peatonal al borde del mar

Los redactores del proyecto de la zona de baño en Cabo Llanos aseguran que la ciudad ganará un espacio "libre, público y gratuito"

14.09.2015 | 02:00

El proyecto para dotar a la capital tinerfeña de una nueva playa en Cabo Llanos contempla la construcción de un paseo peatonal que discurrirá desde el Auditorio y llegará hasta el Palmétum, un trazado que permitirá a los chicharreros acercarse al mar. No obstante, este no será el único cambio que experimentará esta zona de la costa santacrucera cuando se ejecute la obra en el futuro, pues también está previsto que desaparezcan los muros que, en la actualidad, separan las piscinas del Parque Marítimo del resto de la ciudad. Así lo explicó el ingeniero del Estudio de Ingeniería Civil y Urbanismo (GIUR), Joaquín Soriano y Benítez de Lugo, quien apuntó que "desde el Auditorio Adán Martín y hasta el Palmétum se creará un espacio totalmente abierto, público y gratuito".

la opinión de tenerife adelantaba en su edición del pasado lunes que el Ayuntamiento de Santa Cruz le había encargado al estudio GIUR que realizara un proyecto básico para dotar a Cabo Llanos de una nueva zona de baño entre el Auditorio y el Palmétum. Pese a que el alcalde de la capital tinerfeña, el nacionalista José Manuel Bermúdez, ya ha precisado que la ejecución de esta propuesta no está entre sus prioridades a corto plazo, el proyecto básico ofrece cuatro alternativas para hacer la playa.

La primera de estas cuatro soluciones dotaría a la capital tinerfeña de un frente de playa de 600 metros, lo que se traduciría en una superficie de 91.009 metros cuadrados. La ejecución de esta propuesta supondrá una inversión de unos 75 millones de euros. Si el Consistorio decidiera llevarla a cabo la segunda opción, el frente de playa sería de 330 metros cuadrados y tendría una superficie total de 57.483 metros cuadrados. Esta solución, la más barata y pequeña de todas las propuestas analizadas por los ingenieros, implicaría un gasto de más de 41 millones de euros.

En cuanto a la tercera alternativa, de 400 metros de frente de playa, posibilitaría que Santa Cruz disfrutara de una nueva zona de baño con una superficie de 67.136 metros cuadrados y tendría un coste de 59 millones de euros.

La última de las opciones permitiría que Cabo Llanos tuviera un frente de playa de 420 metros y una superficie total de 64.255 metros cuadrados. Para ejecutarla, el Ayuntamiento tendría que desembolsar unos 47 millones de euros.

Asimismo, las cuatro alternativas contemplan la construcción de tres diques: uno en la zona norte, otro en la parte sur y un tercero sumergido. Además, en el proyecto se especifica que habría que traer arena dorada de África con un espesor medio de 2,5 metros para colocarla en la capa más superficial de la nueva zona de baño. "Bajo esta, para la formación del perfil se empleará arena de fondo marino de los barrancos de El Sauzal y Antequera", se explica en el proyecto.

En cuanto a la cantidad de arena necesaria para dar forma a la nueva playa, los técnicos especifican que su cuantía variaría en función de la propuesta que el Consistorio decida ejecutar. No obstante, su volumen oscilará entre los 143.700 metros cúbicos y los 227.500 metros cúbicos.

"El proyecto que hemos realizado es el resultado de una decisión política para estudiar la viabilidad de una playa en esta zona", comentó Soriano-Benítez de Lugo, quien aseguró que las cuatro alternativas aportadas en el estudio son "viables". "La viabilidad territorial viene dada por los aspectos urbanísticos, es decir, tuvimos en cuenta el Plan Especial del Puerto, pues la futura zona de baño tiene que ser compatible con la actividad del Puerto de Santa Cruz y su crecimiento, pero también se analizaron otras cuestiones como las ambientales y las paisajísticas o las económicas", argumentó el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos para agregar que otro asunto que se tuvo en cuenta es que este nuevo espacio sea "accesible".

En ese sentido, especificó que la propuesta tiene que ser no solo accesible, sino que también debe estar integrado en la trama urbana de esta parte de la ciudad. Así, "el proyecto contempla la continuidad del borde de la playa desde la plaza del Auditorio, pasando por el Parque Marítimo y hasta llegar al Palmétum por el nuevo paseo y se podrá disfrutar de la zona de gradería", destacó el ingeniero para comentar: "Ya tenemos un corredor por toda la avenida pero en el futuro, la gente podrá pasear por el borde de la costa y, de esta manera, damos solución a la histórica reivindicación de los santacruceros de abrir la ciudad al mar".

Un Marítimo gratuito

Al respecto, el primer edil de la capital tinerfeña ya anunció en este periódico que se podría eliminar la tasa que en la actualidad pagan los ciudadanos por entrar en el Parque Marítimo si la playa se llegara a ejecutar en el futuro, pues las concesiones que el Ayuntamiento de Santa Cruz podría otorgar para la explotación de los restaurantes y chiringuitos de la playa permitirían al Consistorio obtener ingresos para el mantenimiento de la zona de piscinas.

Otro de los asuntos que los expertos han tenido que valorar a la hora de diseñar esta nueva playa son los ambientales, tanto el medio marino como la calidad de las aguas. Sobre el primero, Soriano-Benítez de Lugo afirmó que la construcción de esta nueva zona de baño "no va a provocar daños en los fondos marinos", pues se trata de una parte de la costa ya degradada. Sin embargo, el ingeniero aclaró que "el problema es la calidad de las aguas de la zona". "Pese a que no existen análisis sobre dicha calidad, lo primero que habría que hacer sería corregir los vertidos de aguas residuales, un asunto que se solventará con la ampliación de la estación depuradora, y también habría que corregir cualquier tipo de fuga que pudiera tener la Refinería", añadió.

En el proyecto también se califica de "factor determinante" para ejecutar cualquier de las cuatro soluciones, que permitirán a los santacruceros y visitantes de una nueva playa, la batimetría, pues "las grandes profundidades alcanzadas implican el empleo de volúmenes muy significativos, especialmente en los diques y también en la arena de aportación, lo que en conjunto se traduce en un presupuesto de ejecución elevado". Pese a que la zona presenta este problema, el ingeniero comentó que la ejecución de esta obra permitirá "absorber los materiales de desmontes de las obras" y calificó de "alta" la tasa de retorno que implicará la construcción de la nueva playa, tanto desde el punto de vista económico como social. "Los santacruceros ganará un nuevo espacio, libre, público y gratuito e influirá en el crecimiento turístico de la capital, pues tendrá un retorno económico para la marca Santa Cruz", insistió el experto.

A medio largo plazo

No obstante, para que los chicharreros puedan disfrutar de esta nueva zona de baño tendrá que pasar años, pues no es un proyecto que el Ayuntamiento de Santa Cruz se plantee ejecutar a corto plazo, más bien al contrario, será a medio o largo plazo. "Mi prioridad es sacar adelante aquellas actuaciones en la costa que ya tienen proyecto de ejecución y por las que los ciudadanos llevan esperando demasiado tiempo, es decir, Las Teresitas, Valleseco y Añaza", aseguró el alcalde Bermúdez, quien ha insistido en que con este proyecto solo pretende dejar sentadas las bases para que en un futuro la capital pueda contar con una nueva playa.

"En ningún momento, el alcalde nos ha hablado de plazos de ejecución", aseveró Soriano-Benítez de Lugo, quien añadió: "Este proyecto se ha redactado para abrir la ciudad al mar, tal y como ya ha ocurrido en Las Palmas de Gran Canaria, La Palma o Barcelona".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine