La Laguna

Comienzan los trabajos para reducir las inundaciones en La Laguna

Las obras cuentan con un presupuesto de 199.441 euros y la previsión es que estén terminadas a finales de noviembre

12.09.2015 | 02:20

La Concejalía de Obras e Infraestructuras del Ayuntamiento de La Laguna se encuentra en estos momentos adecuando los imbornales de los puntos negros del municipio con el fin de evitar problemas de inundaciones de cara al invierno. Las obras se adjudicaron el pasado mes de mayo por un presupuesto de 199.441 euros y está previsto que concluyan a finales de noviembre. Se trata de la adecuación de nueve vías concretas que son consideradas puntos negros porque con las lluvias se producen inundaciones. Así, se mejorará el drenaje en el camino El Molino y La Timplina, en Las Mercedes; en la calle Santiago Padrón, de Taco; en la calle El Pino, de La Cuesta; la zona de Villa Hilaria, y en el camino El Pico-Nacar, en Tejina. Los operarios municipales comenzaron los trabajos hace unas semanas, por lo que ya se han realizado en la calle Calvo Sotelo, Atacaide y la avenida de San Matías.

En el caso de los trabajos en el camino El Molino, esta zona carece de canalización de aguas pluviales, por lo que con las lluvias se crean inundaciones en la cota baja de la vía, las viviendas y en el molino de gofio. Para ello, se instalarán un nuevo colector, los pozos de registro y los imbornales.

En el camino La Timplina, en Las Mercedes, la red de drenaje está conectada directamente con el barranco pero, debido a la escasez de imbornales que recojan el agua de la escorrentía, se producen inundaciones en los garajes de algunas viviendas y en los vehículos que transitan por la carretera. Por ello, la solución del Ayuntamiento es aumentar el número de imbornales para recoger el agua.

En la calle Santiago Patrón de Taco también se producen inundaciones con las fuertes lluvias en viviendas y garajes aunque, en este caso, vienen derivadas porque existe una vía que sirve de cauce de las aguas que bajan desde la calle Valle Inclán pero no hay mecanismo para recogerlas; por lo que se instalará un colector que se conectará con el existente en la avenida de Los Andenes y, además, se colocarán imbornales.

El caso de La Cuesta, el peligro que supone las aguas pluviales es aún mayor, puesto que afecta a una estación de Unelco, lo que puede provocar daños en la electricidad. En este caso, los operarios pondrán imbornales en la zona baja de la vaguada de la vía donde se acumulan las aguas.

En la zona de Villa Hilaria, se cambiarán los imbornales por unos que capten mayor cantidad de agua, ya que la reja de captación actual no es suficiente. Por último, en el camino El Pico-Nacar, de Tejina, existe una deficiencia de las pluviales que provoca problemas a los transeúntes y viviendas, y se instalará un imbornal transversal para dar salida a las aguas directamente al barranco.

Las vías en las que ya se han mejorado los pluviales de cara a las fuertes lluvias del invierno han necesitado otros arreglos. Así, por ejemplo, en Calvo Sotelo se ampliaron los imbornales para recoger el agua que baja desde la avenida Trinidad; en la calle Atacaide, se instaló un colector y se colocaron imbornales; y en la avenida de San Matías, además de ubicar un imbornal, se realizó la canalización con una tubería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine