La Laguna

La Laguna estudia demandar a Santa Cruz por la depuración del agua

El pleno aprueba por unanimidad poner los hechos en manos de los servicios jurídicos P Santiago Pérez afirma que es "un fraude"

12.09.2015 | 02:20
Un momento del pleno celebrado ayer en La Laguna.

El maratoniano primer pleno ordinario de La Laguna de este nuevo mandato aprobó ayer por unanimidad encargar a los servicios jurídicos municipales que estudien si procede demandar al Ayuntamiento de Santa Cruz y a Emmasa por no depurar las aguas negras del municipio y verterlas al mar pese a pagar un canon anual de 1,2 millones de euros. El portavoz de Por Tenerife-Nueva Canarias, Santiago Pérez, catalogó este hecho como "un fraude a los laguneros", que, recordó, "son quienes pagan por la depuración a través de sus recibos de agua". "Los laguneros han sufrido un fraude porque han pagado por un servicio obligatorio que no ha sido prestado. Por eso el Ayuntamiento tiene que emprender acciones legales para restablecer los derechos de los ciudadanos de este municipio", subrayó.

El concejal delegado de Aguas, el socialista Javier Abreu, compareció a petición propia ante el pleno para explicar que el Ayuntamiento de la capital y la Empresa Mixta de Aguas Emmasa "conocían hacía tiempo" los problemas existentes en la estación depuradora de Cabo Llanos que han sido noticia durante los últimos dos meses. Esta estación, en la que en principio se depuran las aguas de una parte de Santa Cruz, La Laguna y El Rosario, tiene preocupantes carencias que impiden realizar el tratamiento de dichas aguas antes de ser vertidas al mar, lo que genera una grave contaminación en el litoral chicharrero, en la zona que va desde el Auditorio hasta el Muelle de La Hondura.

Abreu explicó que hasta el año 2011 Teidagua pagaba a Emmasa 600.000 euros anuales para el tratamiento de las aguas fecales y de pluviales. No obstante, la aprobación de una nueva ordenanza en Santa Cruz duplicó el coste de esa factura a partir de 2012. "No entiendo que salga el alcalde de Santa Cruz a amenazar a La Laguna diciendo que la depuradora no se modernizó porque tendríamos que haber pagado más. Quiero denunciar que los laguneros nada tenemos que ver con los vertidos porque estamos pagando por lo que contaminamos", criticó Abreu.

El concejal socialista también apuntó que la depuradora de la capital tiene autorización para verter 1.000 metros cúbicos al mar pero aseguró que en realidad "se tiran 23.000 metros cúbicos al día, según reconocen sus propios responsables". Los informes de la Comunidad Autónoma cifran en 25.400 los metros cúbicos al día que se desagotan sin tratar. Esa cantidad de aguas fecales y de la red de pluviales sería suficiente para llenar 10 piscinas olímpicas.

Visto que la orografía de La Laguna obliga a depurar parte de sus aguas residuales en la estación de Cabo Llanos de la capital, Abreu pidió que Santa Cruz ceda esta planta al Cabildo para que la modernice. Su propuesta fue secundada por todas las fuerzas políticas del pleno a través de una moción institucional en la que se acordó instar al Cabildo a que tome las riendas de la depuradora, en el marco del Plan Hidrológico vigente, ya que la estación presta un servicio supramunicipal. También aprobaron solicitar al Cabildo que declare de urgencia las actuaciones de mejora y ampliación de la depuradora, y, a su vez, pedir al Gobierno central que mantenga el compromiso que anunció de financiar los trabajos.

Durante el debate de la moción, Idaira Afonso, concejal de Unid@s se puede, señaló que la depuradora de Valle de Guerra "está vertiendo de manera incontrolada 2.000 metros cúbicos de aguas residuales que solo reciben un tratamiento primario de los 4.500 que recibe de La Laguna, Tacoronte y Tegueste, ". "De estos vertidos sí somos responsables", alertó la edil.

El portavoz de Unid@s, Rubens Ascanio, añadió que esta depuradora es gestionada por la multinacional Sacyr, igual que la de Santa Cruz, y apuntó que este tratamiento cuesta 600.000 euros anuales. "Esta es una estafa igual que la de Santa Cruz y merece una respuesta institucional contundente", enfatizó, convencido de que "la depuración no puede ser un negocio en manos de una multinacional que viene a sacar beneficio".

Abreu explicó que el Cabildo está "a punto" de acabar las obras de ampliación de la planta de Valle de Guerra y aprovechó para destacar la "intachable" labor de Jesús Morales al frente del Consejo Insular de Aguas durante el pasado mandato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine