La Laguna

La Policía Local abre expediente a dos agentes que son absueltos por la justicia

Los efectivos entraron en un bar de Valle de Guerra y tuvieron que pedir refuerzos para no ser linchados

08.09.2015 | 02:00

La jefatura de la Policía Local de La Laguna ha abierto expediente administrativos a dos agentes por su actuación en la detención de un hombre en junio de este año. Los hechos ocurrieron en un bar de Valle de Guerra, donde los agentes se encontraron en medio de una trifulca en la que casi son linchados. El único detenido que hubo en esa intervención los denunció por la vía penal acusándolos de causarle lesiones. El pasado 16 de julio se celebró el juicio oral de esta causa y la sentencia absolvió a los policías de todos los cargos. Sin embargo, el pasado viernes la subcomisaria local, Elena Delgado, abrió un proceso disciplinario contra los agentes. El sindicato Asipal, mayoritario en el colectivo policial, cataloga la medida como "una represalia", ya que uno de los implicados es delegado de esta organización.

Todo empezó el 6 de junio, a las 21:30 horas, en la calle El Puente. Los agentes pasaban por delante del bar Némesis, donde se había congregado una multitud a ver la final de la Champions entre el Barcelona y la Juventus. En ese momento, un individuo comenzó a llamar a los motoristas "chivatos" mientras simulaba el sonido de una sirena.

Según el testimonio de los propios agentes ante la Policía Nacional, procedieron a identificar al joven de 28 años pero entonces este adoptó una actitud "desafiante" y comenzó a gritarles que él hacía lo que quería en la calle. "No sois nadie", les espetó. Acto seguido salió del bar su padre gritando "dejen a mi hijo, sin la ropa no son nadie". Detrás del hombre salieron una veintena de personas que los agentes aseguran que los increparon y los amenazaron gritándoles "hijos de puta, abusadores", "bájense de la moto si tienen cojones". En ese momento uno de los clientes del bar intentó tirar de la moto a uno de los funcionarios municipales.

Los dos policías lograron dejar el lugar antes de que la muchedumbre los agrediera. Pidieron refuerzos y cuando sus compañeros llegaron a Valle de Guerra regresaron al bar. Fue entonces cuando se encontraron con la resistencia del joven de 28 años y de su padre a ser identificados. Los agentes les pidieron que salieran a la puerta pero estos se negaron. Entonces los pusieron contra la pared y los cachearon y cuando, por fin, intentaron identificarlos ambos volvieron a resistirse e intentaron entrar de nuevo en el bar. Los funcionarios forcejearon fuertemente para evitarlo. Una vez que los redujeron, reconocen que tuvieron que "utilizar la fuerza mínima indispensable para proteger su integridad física" y evitar que los clientes del bar se abalanzasen sobre ellos.

El operativo se saldó con la detención de un vecinos de 42 años que alentaba al grupo a agredir a los policías arengando "más vale linchar a los inútiles estos".

Asipal critica que se abra un expediente ahora a los dos funcionarios, pese a que existe una sentencia firme que los exculpa. "Existen numerosos casos en los que los agentes son denunciados por ciudadanos y no se los expedienta", apuntan en un comunicado en el que también reprochan a la jefa del Cuerpo que "nunca se interesó por el estado de los agentes actuantes tras la intervención, ni jamás se reunió con los mismos para escucharlos en lo referente a lo sucedido, aunque sí que lo hizo, dos días después del incidente, –junto al entonces concejal de Seguridad y actual alcalde, José Alberto Díaz,– con el detenido y sus familiares, que también fueron denunciados por los policías", destacan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine