Santa Cruz

Bermúdez proyecta una playa de 600 metros entre el Auditorio y el Palmétum

El alcalde asegura que dejará sentadas las bases para que el Ayuntamiento pueda ejecutar esta obra en el futuro

07.09.2015 | 02:20
Infografía en la que se puede ver cómo quedará la nueva playa de la capital tinerfeña que diseña el alcalde de Santa Cruz.

Santa Cruz podría contar en los próximos años con una nueva playa, un espacio de ocio que estaría ubicado en pleno corazón de la ciudad, concretamente, en Cabo Llanos. Así lo anunció a la opinión de tenerife el alcalde de Santa Cruz, el nacionalista José Manuel Bermúdez, quien especificó que "esta nueva zona de baño discurrirá entre el Auditorio Adán Martín y el Parque Marítimo".

Para llevar a cabo esta iniciativa, el Ayuntamiento de Santa Cruz le ha encargado a un estudio de ingenieros que redacte un proyecto en el que se analice no solo la viabilidad de la obra, sino también otros aspectos como las corrientes marinas, dónde deben ir colocados los futuros diques de protección o cuál es la mejor manera de aprovechar dicho espacio.

"Lo que tenemos es un proyecto básico que se ejecutará a medio o largo plazo", aclaró Bermúdez, quien añadió que su intención es dejar sentadas las bases para que los santacruceros y visitantes puedan tener una playa en el centro de la ciudad "en un futuro". "No lo voy a ejecutar yo en este mandato", insistió el regidor chicharrero.

Pese a que el Consistorio chicharrero solo cuenta con una propuesta básica –en el caso de que se decidiera ejecutar en un futuro habría que encargar un proyecto mucho más detallado y amplio–, el alcalde de Santa Cruz defendió que dicho proyecto "podría tener cabida en un futuro, puesto que aportaría una playa a un entorno que es ideal no solo desde el punto de vista de los residentes, sino también turístico". "Estaría al lado del Parque Marítimo, del Auditorio y del Palmétum y, además, se situaría a escasos minutos del Intercambiador, del tranvía y cuenta con una zona de aparcamientos que ya está construida", agregó Bermúdez.

De la misma manera, el primer edil santacrucero argumentó que estos no serán los únicos beneficios que obtendrá la capital con la futura ejecución de esta obra, pues también explicó que las concesiones que se den en la futura playa permitirán al Ayuntamiento de Santa Cruz tener ingresos suficientes para suprimir la entrada que, en la actualidad, pagan los usuarios del Marítimo. "Estos ingresos por concesiones en la playa posibilitarían que la sociedad Parque Marítimo siguiera siendo una empresa pública y económicamente viable", apuntó.

Aunque el objetivo de José Manuel Bermúdez es dejar todos los trámites preparados para que las obras puedan ejecutarse en el futuro, en el proyecto que encargó el Consistorio al estudio de ingeniería civil y urbanismo (GIUR), y al que ha tenido acceso la opinión de tenerife, figuran cuatro propuestas sobre cómo podría ser la futura playa de Cabo Llanos.

Alternativa 1. Esta solución es la que posibilitaría que Santa Cruz tuviera un mayor frente de playa, unos 600 metros, y es por la que apuestan los ingenieros que han elaborado dicho proyecto. Para conseguir esta nueva zona de baño, habría que construir un dique en la zona sur de la playa, una infraestructura que arrancaría desde las inmediaciones del saliente del Palmétum y se prolongaría 160 metros en el mar.

La playa de Cabo Llanos también contaría con un dique en la zona norte. Para construirlo, los ingenieros proponen aprovechar el actual muelle del Castillo Negro, que sería prolongado, en paralelo a la costa, unos 115 metros. Tendría un dique sumergido de 230 metros.
La inversión para llevar a cabo estas actuaciones supondría una inversión de unos 75 millones de euros pero dotaría a Santa Cruz de una nueva playa con una superficie total de 91.009 metros cuadrados.

Alternativa 2. Esta opción haría que la capital tinerfeña tuviera un frente de playa de 330 metros, el más pequeño de los cuatro que se plantean en el estudio. Al igual que en la anterior propuesta, los ingenieros plantean construir un dique en la zona sur que también partiría de las inmediaciones del saliente del Palmétum pero sería más pequeño, 140 metros, que en la alternativa 1. Tendría un dique sumergido de 250 metros

También habría que dotar a esta nueva zona de baño, que tendría una superficie total de 57.483 metros cuadrados, de un segundo dique en la zona norte, que arrancaría desde las inmediaciones del muelle del Castillo Negro pero no se apoyaría en el saliente del Auditorio y mediría 130 metros. Esta actuación requiere un gasto de más de 41 millones de euros.

Alternativa 3. En caso de que el Consistorio se decantara por la tercera propuesta, el frente de playa tendría unas dimensiones de 400 metros y al igual que en las anteriores soluciones habría que construir dos diques: uno en la zona norte y otro en parte sur.

Este último también daría comienzo en las inmediaciones del saliente del Palmétum mientras que el dique norte partiría de las proximidades del muelle del Castillo Negro. Los trabajos también requerirían de un dique sumergido de 300 metros. El presupuesto para ejecutar esta nueva zona de baño, que tendría una superficie de 67.136 metros cuadrados, rondaría los 59 millones.

Alternativa 4. La última solución permitiría a la ciudad tener un frente de playa de 420 metros, lo que se traduciría en una superficie total de 64.255 metros cuadrados. También habría que construir diques tanto en la parte norte como en la sur de la nueva zona de baño y un dique sumergido.
Asimismo, en el proyecto básico, que fue encargado por el Ayuntamiento de Santa Cruz el pasado mes de febrero al estudio GIUR, se especifica que "la arena a emplear para la formación de la playa será: la más superficial, en un espesor medio de 2,5 metros de arena dorada de África". "Bajo esta, para la formación del perfil se empleará arena de fondo marino de los barrancos de El Sauzal y Antequera", se especifica en el documento al que ha tenido acceso la opinión de tenerife.

Aunque la cantidad de arena que se necesitará traer de África para hacer esta nueva zona de baño dependerá de la alternativa que el Consistorio elija, su volumen oscila entre los 143.700 metros cúbicos y los 227.500 metros cúbicos.

En el proyecto básico, los ingenieros también han tenido en cuenta que los accesos laterales a la nueva playa no interfieran en la explotación de la zona de piscinas del Parque Marítimo chicharrero así como no causar ningún tipo de daño al Castillo Negro o de San Juan, un inmueble construido en la primera mitad del siglo XVII y declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de monumento en 2003 debido a que fue la segunda fortaleza más importante en la defensa de Santa Cruz de Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine