Bodegueros de la Isla recurren a uva de Lanzarote y del Sur para elaborar vino

Los efectos de las lluvias de agosto llevan a productores tinerfeños a demandar 17.000 kilos de uva para su compra

04.09.2015 | 02:00

Las lluvias del pasado mes de agosto han mermado la cosecha de muchos viticultores de la Isla hasta el punto de llevar a diversos bodegueros a demandar uva de Lanzarote y del sur de Tenerife, exactamente de Vilaflor, zonas con buenas vendimias. El secretario de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Vinos de Calidad de las Islas Canarias, Juan Jesús Méndez, informa de que las consecuencias de las precipitaciones han dado lugar a una temporada "muy complicada" en el Norte, mientras que en el territorio oriental el mercado "no es capaz de asumir" toda la producción y en el municipio sureño se han dado las condiciones adecuadas para tener un año favorable.

A través de las estimaciones que maneja la DOP en estos momentos, independientemente de las gestiones que haga de forma directa el sector, la Denominación de Origen Vinos de Lanzarote oferta a las bodegas adscritas 42.500 kilos de uva, después de que el pasado miércoles se sumaran otros 7.500, mientras que en la Isla demandan 17.000 kilos. Estos datos no contemplan las relaciones que el gremio puede realizar de forma independiente, así como finalmente las compras que se efectúen, ya que no tienen que pasar necesariamente por la gestión de la DOP Islas Canarias. El colectivo, igualmente, ha habilitado un sistema para facilitar las transacciones a las personas que están dentro de este título de calidad.

Juan Jesús Méndez también es el propietario de Bodegas Viñátigo, en La Guancha, y uno de los afectados por este verano atípico. Según explica, en su caso elabora vino blanco semiseco, un caldo que necesita un 10% de uva moscatel, pero el problema es que al viticultor del que él adquiría este tipo de fruto "se le ha estropeado" toda la producción. Ante esta situación, comenta que tendrá que ir a Lanzarote a comprar 10.000 kilos, lo que le costará 16.000 euros. Una vez que lo tenga listo, deberá vender las botellas como DOP Islas Canarias al estar hecho con uva de fuera de la comarca Ycoden-Daute-Isora.

Esta zona cuenta con su propia denominación de origen y está integrada en Islas Canarias, lo que facilita a los bodegueros que forman parte de ella poner en el mercado los caldos. Juan Jesús Méndez indica que, mientras cuatro de las denominaciones de origen que hay en Tenerife declaran la compatibilidad con Islas Canarias, Tacoronte-Acentejo declara lo contrario. "Eso es absolutamente ilegal, porque la directiva europea favorece el libre comercio y prohibirlo es contrario a la normativa", critica, a la vez que anima a los afectados a denunciar.

El problema, según afirma, es que mientras al sector tinerfeño le hace falta uva debido a las inclemencias del verano, el tiempo ha sido mejor en Lanzarote y ha propiciado una buena cosecha llegando incluso a registrarse excedente de fruto, "y no se puede tirar, porque de eso viven familias", resalta. Para darle salida, defiende el intercambio entre territorios a través de la DOP Islas Canarias, que es un proceso "transparente que evita que la gente abandone los viñedos", agrega Juan Jesús Méndez.

Por su parte, Jaime Ansorena, gerente de esta denominación, señala que la producción en las comarcas Ycoden-Daute-Isora, Villa de La Orotava y Tacoronte-Acentejo "no ha sido lo que se esperaba y las tres zonas están pidiendo uva". Esa demanda existe porque se espera "peor" cosecha en el Norte ya que las lluvias provocaron algunas enfermedades como la ceniza.

Lo bueno de la DOP Islas Canarias es que "abre el mercado regional" y los productores no están sujetos a un territorio tan limitado en la Isla. Según recuerda, más de 30 de las 47 bodegas inscritas en esta denominación son de Tenerife y estar acogidos a este título les permite comprar en otro territorio insular y "no tener que cerrar un año" por falta de uva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine