La lluvia de agosto retrasa la vendimia y reduce la producción en la zona de Icod

Ycoden-Daute pronostica para este año una disminución del 34%, al pasar de los 752.000 a los 500.000 kilos

02.09.2015 | 02:00

Las lluvias de agosto han tenido sus consecuencias en la viticultura de Tenerife, aunque sin efectos graves. Los consejos reguladores hablan del retraso de la vendimia y además detectan en diversos puntos de la Isla una disminución de la cosecha, aunque de forma global, la mayoría de las comarcas lograrán mantener las cifras respecto al pasado ejercicio. La región de la Denominación de Origen (DO) Ycoden-Daute-Isora es de las áreas más perjudicadas, ya que el pronóstico para esta temporada es pasar de los 750.000 kilos de uva recogidos en 2014 a los 500.000, lo que supone una caída del 34%.

Candelaria Marrero, la técnico del Consejo Regulador de la DO Ycoden-Daute-Isora (heredera de la comarca de Icod de los Vinos), explica que las precipitaciones del pasado mes han reducido "bastante" la cantidad de fruto sobre todo en las zonas altas y de medianías. El problema, según detalla, es que las lluvias favorecen la aparición de enfermedades y además tampoco ha habido mucho sol, lo que ha dado lugar a que la uva "no haya madurado y se haya retrasado la vendimia", apunta. Aún así, cree que a finales de octubre estará terminada.
La zona de la DO Tacoronte-Acentejo (que abarca los municipios de Tacoronte, Santa Úrsula, Tegueste, La Matanza, La Victoria, El Sauzal, La Laguna y parte del de Santa Cruz) logrará mantener su producción respecto al pasado ejercicio. Mari Paz Gil, gerente del Consejo Regulador, señala que se ha conseguido controlar los focos de ceniza localizados en los viñedos de forma puntual y que la previsión para esta temporada es recolectar alrededor de 1.400.000 kilos de uva, lo que se obtuvo el pasado ejercicio.

Los trabajos, por el contrario, están "prácticamente sin comenzar" debido a este verano "atípico", cuando en estas mismas fechas de años anteriores ya se estaban llevando a cabo, puntualiza. Pero esta demora no implica consecuencias para el fruto, que tiene una calidad "bastante óptima", añade Mari Paz Gil.

La misma suerte tendrá la comarca vitivinícola de Abona. El director del Consejo Regulador, Manuel Rodríguez, indica que la vendimia en este territorio será similar a la de 2014, cuando obtuvo unos dos millones de kilos de uva. Detalla que en esta ocasión hay más racimos, pero por el contrario el fruto se ha quedado más pequeño, por lo que sospecha que será "de mejor calidad porque el grano es menor".

Respecto a los efectos de las precipitaciones del pasado agosto, menciona que, como las fincas se encuentran en orientación sur, aunque llueva "luego sale el sol".

A pesar de los buenos resultados a nivel global, Manuel Rodríguez sí que afirma que la listón negro ha notado las consecuencias del mal tiempo, ya que incluso hay fincas que han sufrido unas pérdidas del 50%. De todas formas, "si lo extrapolamos a toda la comarca", esta temporada de vendimia será "buena".

La zona del Valle de La Orotava tendrá aún mejores resultados, según estima Lorena Reyes, la técnico del Consejo Regulador. Según especifica, se prevé para esta temporada un pequeño incremento de la producción no solo por la incorporación de nuevas bodegas, sino también porque ha aumentado la cosecha. El pronóstico es que se pasen de los 637.000 kilos de uva recogidos el pasado año a los 700.000, lo que supone un aumento del 10% para el presente ejercicio. Aunque las lluvias no mermaron la cantidad de fruto, pero sí provocaron que se estropeara "un poco", al igual que en el resto de casos también destaca el retraso de la vendimia y, de hecho, Lorena Reyes apunta que "por el momento, no hay previsión de entrada", cuando en años anteriores ya había empezado el trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine