La fiesta se sube a la cabeza

La verbena de La Pamela abarrota la plaza de la Iglesia de Tejina ante un férreo control policial

01.09.2015 | 11:42
La fiesta se sube a la cabeza
La fiesta se sube a la cabeza

Tejina lo volvió a hacer. Con grandes dosis de creatividad y sentido del humor, miles de personas convirtieron un año más la plaza de la Iglesia del pueblo, y los escenarios de los alrededores, en una parodia de Ascot, la tradicional carrera de caballos londinense a la que las asistentes acuden con tocados, algunos muy extravagantes. La verbena de La Pamela abarrotó el centro tejinero de sombreros ingeniosos en una jornada de intenso calor, en la que abundó el baile y las ganas de pasarlo bien. La fiesta transcurrió con normalidad custodiada por un férreo despliegue policial.

La recta final de las fiestas en honor a San Bartolomé tuvieron ayer su día más divertido y desenfadado. A partir de las tres de la tarde, una variopinta fauna, en su mayoría compuesta por gente muy joven, comenzó a desfilar su originalidad cubriendo su cabeza con sombreros decorados con flores, pájaros, los personajes de los Minions y hasta una maqueta a escala del campo de fútbol del pueblo.

Belén Carlos fue una de las primeras en llegar junto a su amigo Eliseo Lucas. Ambos laguneros llevaban sombreros con gominolas de goma Eva hechos por ella, "en un par de horitas", reconocía la mujer deseosa de reeditar los buenos momentos que atesora de otras ediciones de La Pamela. "Siempre lo pasamos genial. Por eso repetimos cada año", aseguró desde la barra del kiosco de la comisión de fiestas, donde no dejaban de despachar cañitas y refrescos para mitigar el sofoco de una tarde en la que el sol parecía derretir el asfalto.

José Mendoza vino desde Gáldar especialmente. El domingo asistió a la entrada de los Corazones a la plaza y ayer repitió experiencia en La Pamela. El año pasado participó por primera vez con otros miembros de la Asociación Cultural Montaña del Agua y admite que se quedaron "encantados". "Desde entonces vamos a todas las romerías con pamelas. Este año nos hicimos unas para las fiestas del Pino y otras para la romería de muestro pueblo en honor a Santiago", explicó. En las pamelas que él y otro grancanario que lo acompañaba llevaban ayer había fotos suyas en Tejina del año pasado, corazones y frutas alegóricas a cada uno de los tres barrios –Calle Arriba, Calle Abajo y El Pico–. Los vecinos de Gáldar llegaron a La Laguna en 2014 invitados por el grupo de chácaras y tambores Garajonay, de San Matías, y ya están preparando un hermanamiento con los Corazones para el año próximo. "Lo haremos el Día de Canarias, en la fiesta de la lana que organizamos, en la que trasquilamos más de 300 ovejas al estilo tradicional, con tijeras. Tenemos que unirnos para defender nuestras costumbres porque eso es lo que hace únicos a nuestros pueblos", recalcó el grancanario, que no se cansaba de posar para los medios, los aficionados a la fotografía que invadían la plaza y las interminables ráfagas de selfies de los asistentes a la verbena.

Si bien los gorros de los grancanarios destacaban por sus dimensiones, el de Jennifer Morales llamaba la atención por la complejidad del diseño. Para hacer la piña con la que homenajeaba a la Calle de Arriba se pasó una semana entretejiendo 700 diminutos trozos de cartulina. Su pamela era una buena muestra de las virguerías que se pueden hacer dominando las técnicas de la papiroflexia. "No es difícil. Hace falta paciencia", apuntó. Lo que de verdad le preocupaba a Jennifer ayer era que no se repitieron los desmadres que se produjeron el año pasado en Tejina. "Se les fue de las manos porque vinieron miles de personas, pero este año veo mucha policía y parece que todo está más controlado", reconoció la joven.

La comisión de fiestas de este año, presidida por Laura González, solicitó al Ayuntamiento y a la Subdelegación del Gobierno que se reforzaran las medidas de seguridad para evitar que se repitiera el macrobotellón y las peleas que hubo el año pasado. La respuesta fue contundente. El perímetro fue custodiado ayer por decenas de policías locales y por efectivos de la Guardia Civil, mientras que en el interior del pueblo se desplegó un gran operativo de la Policía Nacional. Su presencia tuvo el efecto disuasorio esperado y esta vez no hubo que lamentar incidentes destacados. Como novedad, la comisión también montó tres escenarios. En el de la plaza, la orquesta Bilongos puso sabor cubano desde las tres hasta las cinco y media de la tarde. Hasta las nueve y media de la noche, en la plaza del Ramal sonaron clásicos de los 60, 70 y 80 y en el escario de la Calle Arriba hubo una verbena alternativa durante toda la tarde con las orquestas La Banda Loca y Zona 7. La idea de cortar la música en la plaza de la Iglesia sirvió para despejarla durante el Descuelgue de los Corazones, que tuvo lugar a las 19:00 horas. Ya entrada la noche, la Iglesia volvió a ser el epicentro de la diversión hasta el fin de fiesta, bien entrada la madrugada.

El lagunero Gregory Giunta llegó a media tarde con un tiburón mordiendo su cabeza a modo de pamela. Iba con algunos amigos y esperaba que otros se unieran más tarde. "Aquí nos quedamos hasta que el cuerpo aguante", aseguró. Estefanía García caminaba junto a él y asintió. Su sombrero llevaba un logotipo de la red social Instagram, dos hashtags –#tejina y #lapamela– y una selección de las fotos ella y sus amigos se hicieron durante las vacaciones. "Están las que nos hicimos en la playa, de acampada, en el Siam Park... Quería que las vieran y recuerden lo bien que lo estamos pasando este verano", subrayó la joven.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine