Un pique sano entre panes y frutas

Tejina vive el día grande de sus fiestas en honor a San Bartolomé con el izado de sus tres famosos Corazones

31.08.2015 | 11:31
Un pique sano entre panes y frutas
Un pique sano entre panes y frutas

"¡Vivan los tres Corazones de Tejina! ¡Viva San Bartolomé!". Esos fueron los gritos más repetidos ayer en la plaza de la iglesia de San Bartolomé de Tejina, en el municipio de La Laguna, que este mes se encuentra inmerso en sus fiestas patronales. Los tres Corazones fueron los protagonistas de la mañana y no defraudaron a los miles de asistentes que se congregaron en el reducido centro de la ciudad. Todo ellos pudieron ser testigos, además, de los centenarios piques que existen entre las diferentes calles que participan en la celebración.
Las fiesta arrancó a las 11:30 horas con el incesante repique de las campanas de la iglesia y pronto se oyeron los acordes de la parranda de la Calle de Abajo, con su característico color amarillo. La farola del mar sonó por las céntricas calles, que a esas horas ya estaban repletas de curiosos que no quisieron perderse el día grande de estas fiestas en honor a San Bartolomé. Un cuarto de hora después, hicieron su aparición en la plaza con el monumental Corazón plagado de limones. "¡Viva el Corazón de la Calle de Abajo!", vitorearon los miembros de la comisión amarilla, que a esas horas ya estaban empapados en sudor por el esfuerzo que supone transportar estas grandes creaciones por las empinadas calles tejineras.

Hiurma González es, este año, la presidenta de la comisión de la Calle de Abajo y, muy emocionada, recordó que su Corazón pesa entre 800 y 1.000 kilos, algo más que en años anteriores porque en esta ocasión han modificado el armazón de la construcción. Hiurma González sigue de cerca la fiesta desde que era pequeña y la responsabilidad que ha cargado en sus hombros este año le ha otorgado fuerzas para tratar de hacer el mejor Corazón posible.

Los miembros de El Pico fueron los segundos en llegar a la plaza, pero sus gritos de "¡Vota El Pico, vota El Pico, eh, eh!" tuvieron que enfrentarse al Mi limón, mi limonero de los de la Calle de Abajo. Rubén Molina, el presidente de la comisión verde, resaltó que este año emplearon un nuevo sistema de izado, lo que les permitió ser los primeros en alzar su creación por encima de las cabezas de los tejineros cerca del mediodía.

A esas alturas ya era difícil moverse con soltura por la plaza. Pero Rubén Molina resaltó que, para ellos, "no es una situación agobiante, sino muy divertida, porque por fin podemos ver finalizados los Corazones", comentó minutos antes de que diera comienzo la procesión de San Bartolomé por las calles de Tejina.

Con la llegada del Corazón de la Calle de Arriba se vivieron algunos momentos de tensión puesto que la pequeña explanada frente a la iglesia ya se encontraba abarrotada. Así, quedó demostrado que esta no es una fiesta apta para los claustrofóbicos. Lo único que podían hacer los vecinos era saltar. Y eso hicieron al ritmo del canto "¡Tejina, bien, coño, bien!".

El presidente de la comisión de la Calle de Arriba, Carlos González, reconoció que, en un día como el de ayer, es imposible no estar nervioso porque son muchos los detalles de última hora que hay que tener en cuenta. Además, recordó que "nuestro Corazón pesa más que los demás porque incluimos las piñas, que son más pesadas".

La Calle de Arriba tuvo, este año, más trabajo del habitual puesto que algunos de sus miembros también realizaron una pequeña construcción como ofrenda a San Bartolomé. "¡Les quedó un poco pequeño este año el Corazón!", comentaban los de la Calle de Abajo a modo de burla. Y cuando el santo entró de nuevo a la iglesia para dar inicio a la misa, se oyeron gritos de "¡Peloteo!" porque la pequeña creación se había instalado junto a la imagen religiosa.

A las 12:30 horas se produjo la lectura de la ofrenda, durante la cual se mantuvieron en alto los Corazones gracias a los fuertes brazos de los tejineros. Así, los vecinos recordaron que, con esta tradición, se da las gracias por contar con el sustento suficiente, en forma de fruta y pan, para poder salir adelante. Los miembros de las diferentes comisiones también rogaron que "nunca esta tradición sea borrada del marco de las fiestas patronales".

Pero los cánticos de las diferentes comisiones no se centraron únicamente en el sano pique que tienen entre ellos. Así, el sacerdote de El Socorro, Alexis Rodríguez, que acudió a concelebrar la misa junto al párroco de Tejina, Juan Carlos Alameda, también recibió alguna que otra ovación antes de entrar en la iglesia.

El momento del izado de los Corazones fue otro de los instantes más emocionantes de la jornada y no quedó exento del pique entre comisiones. "Vamos a ponernos en un sitio seguro por si se cae alguna fruta", comentaban algunos de los vecinos en esos momentos, cuando la plaza se despejó momentáneamente.

La Calle de Arriba volvió a triunfar con sus simpáticas camisetas, que se dejaron ver desde bien temprano con su llamativo color naranja. Estas prendas mostraban a una piña que se comía a un limón que, a su vez, iba tras la caza de una pera, en relación a las frutas que cada una de las calles de Tejina utiliza como imagen. Bajo esta imagen se podía leer una siempre frase: "Selección natural". Por su parte, las camisetas de la Calle de Abajo y El Pico fueron mucho más tradicionales y mostraban los motivos más destacados de la fiesta, como el momento del izado de un corazón y un padre con su hijo observándolos, en el caso de El Pico.

Pero los tejineros aún no se despiden aún de la fiesta. Hoy es el turno de otra de las jornadas más divertidas y emblemáticas de los festejos: la verbena de la Pamela. Los vecinos recordaron, además, que tras la fiesta es el turno del descuelgue de los Corazones. Ayer, los tejineros no dudaban en explicar en qué consistía esta actividad a los foráneos que se congregaron en la plaza de la iglesia de San Bartolomé. Y, así, los que hoy se reúnan en la plaza a las 19:00 horas podrán, quizás, llevarse algunas de las frutas que componen Corazones, y que los miembros de las comisiones no dudan en lanzar, desde lo más alto, a todos los que se encuentran cerca de estas gigantes construcciones que, año tras año, dejan con la boca abierta a pequeños y mayores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine