Santa Cruz

El Mercado prohíbe a los puestos de la pescadería vender vinos canarios

La gerencia de la Recova argumenta que hacen competencia a la vinoteca que funciona en el patio central y tampoco permite despachar cervezas

29.08.2015 | 02:00
La Sirena, puesto de ceviches del cocinero Armando Saldanha.

Los puestos de degustación de la zona de la pescadería del Mercado Nuestra Señora de África tienen prohibido vender vinos canarios. A pesar de ser una de las iniciativas más exitosas de la Recova, tanto entre el público local como entre los centenares de turistas que visitan la capital, no pueden servir de plataforma promocional a los caldos locales, según argumenta la gerencia, porque harían competencia a la vinoteca que funciona en el patio central.

La pescadería de Nicómedes, el puesto de La Ría y el de Sushing Gourmet solo pueden ofrecer a sus clientes cava y vino blanco de otras denominaciones de origen de la Península o de otras latitudes. La última víctima de este reglamento interno, que establece que ningún puesto nuevo de comidas pueda vender bebidas de las Islas es el espacio La Sirena, del reputado chef mexicano afincado en Tenerife Armando Saldanha.

La Sirena está especializado en ceviches, tartares y aguachiles elaborados a base de pescados y mariscos del propio Mercado. Inauguró hace apenas dos meses. Según explica Saldanha, en un primer momento se le permitió servir cava y vinos blancos foráneos, como al resto de los puestos de la pescadería. El cocinero también añadió a su carta la cerveza Coronita, todo un emblema de su país reconocida en el mundo entero. Aquello desató las quejas de los bares de la Recova que, según el gerente, Miguel Luis, "son los únicos que tienen licencia para vender cerveza". Saldanha asegura que buscó acallar la polémica comprando la cerveza a uno de los bares para revenderla en su puesto. "Intentamos evitar problemas. Es imposible que un cliente se siente a comer platos intensos y picantes como los que servimos y que no tenga nada para beber o que para conseguir una copa tenga que atravesar todo el Mercado y subir una planta. No tiene lógica trabajar así y estamos pensando si vamos a continuar o si tendremos que despedir a los empleados y cerrar. Esto no es comprensible para nosotros ni para los clientes porque ahora me dicen que mi licencia no me permite ofrecer ninguna bebida", lamenta el chef.

El gerente, Miguel Luis, lo confirma. Consultado por este periódico, Luis explica que La Sirena "está habilitado solo para vender pescados". "Es algo muy limitado. No puede invadir el terreno de otras licencias", recalca el directivo y añade que en la propuesta, que presentó el cocinero para conseguir el puesto, "no se incluía nada sobre cervezas o ninguna otra bebida". El gerente reconoce que las limitaciones que se han impuesto a los locales gastronómicos del Mercado han estado impulsadas por la presión que han ejercido los comerciantes más veteranos. "A nosotros nos toca mediar entre unos y otros con las reglas que redactó el Ayuntamiento de Santa Cruz. Y el reglamento no puede saltarse. Si la vinoteca se siente perjudicada porque en la pescadería se venden marcas canarias de vinos puede pedir que se impida, y tiene el derecho legal de hacerlo. La licencia para esos productos la tiene la vinoteca", subraya Miguel Luis.

En el Mercado los comerciantes "defienden con uñas y dientes sus artículos, en especial la bebida, que es la madre del cordero", reconoce y explica que los únicos locales de la Recova que no tienen limitaciones de este tipo son los bares y los puestos de comidas que dan al exterior. "La licencia de bar no tiene restricciones. Pueden vender vinos, cervezas, lo que quieran".

Miguel Luis reconoce que el Mercado de Santa Cruz ha ganado atractivo desde que Nicómedes empezó tímidamente a servir ostras en su puesto y luego se instalaron los demás locales gastronómicos. "Ha sido muy positivo y hemos recibido muchas felicitaciones de nuestros clientes", admite, aunque deja claro que el futuro de este espacio no seguirá la tendencia que se impone en el resto de España. "Esto tiene que seguir siendo un mercado de abastos. No vamos a convertirnos en una zona de picoteo. Sabemos que ese es un debate abierto a nivel nacional pero nosotros no vamos por ahí", indicó.

El gerente adelantó también que no se darán más licencias para la apertura de locales de comida en el interior del Mercado. "Esta actividad es solo un complemento y nos va bien así. Tenemos todos los puestos ocupados", zanjó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine