Santa Cruz. San Andrés

En "alerta" ante la llegada de la pleamar

Los vecinos del pueblo pesquero temen que la subida de la marea cause otro desastre como el del verano de 2011 y que las olas paralicen la construcción del rompeolas

27.08.2015 | 13:09
Imagen tomada ayer de las obras del rompeolas que protegerá al pueblo de San Andrés.

Los vecinos y pescadores de San Andrés aseguraron ayer estar en "alerta" ante la posible llegada de la pleamar. Como cada año al llegar septiembre, la subida de la marea amenaza al pueblo pesquero sin que nada se pueda hacer para evitar su llegada, tan solo esperar a que las olas hagan aparición y colocar sacos de arena para impedir que el agua entre en sus casas. Es difícil prever qué ocurrirá, si la crecida del agua pasará desapercibida o si, como ocurrió en 2011, producirá destrozos en el frente del pueblo, provocando pérdidas económicas en comercios y viviendas.

Uno de los mayores temores de los residentes de este núcleo de Anaga es que la obra que se está ejecutando, con la que se trabaja para construir el dique que protegerá el pueblo del embate de las olas, aún no está terminada. Los trabajos marchan a buen ritmo pero los retrasos habituales en cualquier obra han provocado que esta no se termine en septiembre sino que lo haga, como muy pronto, en el mes de octubre.

"La llegada de la pleamar podría suponer que la obra se paralizara", explicó José Luis Déniz, patrón mayor de la cofradía de pescadores del pueblo de San Andrés. "Todos estamos muy pendientes del mar en el pueblo, porque hemos vivido siempre con el miedo metido en el cuerpo", añadió. Tanto este profesional del mar como sus compañeros de la cofradía esperan que la pleamar "nunca llegue".

"Hay años en los que no se ha notado y este podría ser uno de esos", deseó. "La obra del dique está bastante avanzada y esperamos que, si llega, paralice la fuerza del agua y que no llegue al frente del pueblo", añadió Déniz. Lo peor sería que los trabajos "se paralizaran" o que lo que ya está construido "sufriera daños". Esa es la razón por la que los operarios han empezado a colocar la barrera de bloques de hormigón de varias toneladas de peso en la cara exterior del dique. Con esa actuación buscan que cualquier golpe del mar no ocasione grandes problemas. "Notamos que el pueblo está tranquilo porque poco a poco se ve como va creciendo el rompeolas; ahora solo hace falta que la crecida del agua no traiga problemas", concluyó.

Atentos

Una opinión similar mostró Gabriel Rodríguez, vicepresidente de la Asociación de Vecinos El Pescador de San Andrés. "Estamos en alerta pero no tenemos miedo porque entendemos que todo lo que se ha hecho hasta el momento servirá para que cualquier ola fuerte no entre dentro del pueblo, o que al menos lo haga con menos fuerza", aclaró. "Si llega una pleamar como la que llegó en 2011 puede que ningún rompeolas lo pare", reconoció. Aun así, la sensación que tienen los vecinos del pueblo es de "alivio" por lo que pueda llegar durante las próximas semanas.

"La incertidumbre de no saber cuándo puede subir la marea es la peor parte, porque no se pueden ni hacer planes de viajar, porque tienes que estar protegiendo tu casa", subrayó Carmen Santana, vecina de la zona. "Lo que esperamos es que la construcción del dique no se paralice, porque llevamos muchos años esperando y parece que nunca va a terminar de hacerse", añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine