Proyecto comunitario

Un campamento infantil que derriba fronteras

Los alcaldes de Santa Cruz y La Laguna visitan la escuela de verano ´Yo soy Taco´, en la que un centenar de niños con pocos recursos de ambos municipios se divierten y aprenden a convivir entre diferentes culturas

25.08.2015 | 12:43
Los niños participantes en la escuela de verano Yo soy Taco posan junto a los monitores y a los alcaldes de La Laguna, José Alberto Díaz, y de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez.

"¿Qué van a recordar del campamento?¿Qué es lo que más les ha gustado?", preguntaron ayer los alcaldes de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, y La Laguna, José Alberto Díaz, durante su visita a la Escuela de Verano Yo soy Taco, en el centro ciudadano lagunero de El Polvorín. "A los amigos", respondieron al unísono varios pequeños. Esta actividad, de la que participan un centenar de niños entre 6 y 13 años de familias con pocos recursos, forma parte del proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural que financia la Obra Social La Caixa en Taco, con el que se pretende derribar fronteras, no solo las geográficas como en este caso entre la capital y Aguere, sino también las de la discriminación y la exclusión para mejorar la convivencia entre las diferentes culturas que habitan los 16 barrios de este populoso y diverso núcleo.

Uno de los tres grupos en los que se divide el campamento se dedicaba ayer a colorear dibujos cuando de pronto una de las niñas se sobresaltó al mirar hacia la entrada del Polvorín de Taco y alertó a sus compañeros. "¡Viene la poli!", gritó intrigada mientras un coche patrulla de la Policía Local de La Laguna aparcaba dentro del recinto, ya que más tarde harían una exhibición con sus perros. La niña que los vio entrar era Andrea González, de 11 años, y vecina de San Luis Gonzaga. Una de sus nuevas amigas en la escuela de verano, Thalia López, de 8 años, hablaba de ella con cierta admiración al asegurar que "le encantan los animales y tiene casi 100 perritos". "Mi familia tiene una granja en Las Mercedes y tenemos perros de todas las razas, cerdos, gallinas, caballos, cabras, vacas...Y yo ayudo a cuidarlos", explicaba la niña con una sonrisa.

En la otra punta de la mesa Patricio Lobos, de 10 años, desafía a Darío Fajardo, de la misma edad, acerca de sus conocimientos sobre Argentina, su país natal. "¿Argentina tiene presidente o presidenta?", preguntó. Darío no supo responder y lanzó la pregunta inversa a Patricio sobre el presidente español. El niño argentino tampoco atinó a decir nada pero sí respondió sin dudar a su amigo cuando este le consultó el nombre del primer mandatario de Estados Unidos: "Obama", zanjó.

Patricio se trasladó con su familia de Buenos Aires a Tenerife hace cinco meses y se muestra contento con el cambio. "La Isla me gusta y cuando llegué no hacía tanto calor como me habían dicho que haría pero lo mejor es que tengo nuevos amigos. Algunos los hice aquí este verano. Esto muy divertido. Lo pasamos muy bien", reconoció el pequeño.

Los niños entran en el campamento a las nueve de la mañana y salen a la una. La iniciativa se puso en marcha el pasado día 3 y durante la primera quincena de este mes participaron 96 jóvenes. Un puñado de ellos se lo pasaron tan bien que han repetido experiencia en la segunda edición que se desarrolla durante estos días con otros 96 inscritos y que finalizará el próximo viernes.

Antes de recibir a los alcaldes, el grupo desayunó con jugos de frutas, manzanas y bocatas de salami. Un cartel colgado en la entrada del salón de actos les recordaba que al día siguiente –en referencia a hoy– debían llevar bañador y ropa para cambiarse porque les toca ir a la piscina del centro ciudadano. Es una de las actividades favoritas de los niños participantes, según ellos mismos lo atestiguaron.

Los contenidos de Yo soy Taco, ConVIVE el verano fueron definidos durante un proceso consultivo al que se invitó a participar a asociaciones de vecinos, jóvenes, culturales, madres y padres y fundaciones de Taco junto a técnicos de los ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna. Los responsables del proyecto de La Caixa, entre quienes está el director del Observatorio de la Inmigración de Tenerife (OBIten) y profesor de la Universidad de La Laguna, Vicente Zapata, fueron los encargados de dar forma a las ideas. Así surgió un programa que consta de cuatro bloques: deportivo, competencial, comunitario y de excursiones. En el apartado deportivo se incluye la práctica de la natación, taekwondo y voleibol. Dentro del bloque competencial se están desarrollando talleres de ciencia y robótica. Para fomentar la implicación con la comunidad de esta nueva generación de laguneros y santacruceros, han hecho que colaboren en el embellecimiento de espacios comunes arreglando jardines y pintando un mural en la antiguo Azufrera de Taco. Además, han elaborado una revista titulada Yo soy Taco y colaboran en los Miércoles con café, una cita semanal a la que son invitados los padres para que opinen y aporten sus ideas para mejorar el proyecto.

Además de conocerse y conocer mejor la zona en la que viven, los niños han salido en distintas excursiones. En la primera edición del campamento fueron de pateo al Parque Rural de Anaga y asistieron a una suelta de tortugas, organizada por la Fundación Neotrópico, en Radazul. El grupo de la segunda edición también fue de pateo y el próximo jueves irán a nadar a las piscinas de Bajamar.

José Alberto Díaz consideró ayer que "es muy positivo que se realicen este tipo de actividades y que quienes "representan nuestro futuro adquieran conocimientos sobre el lugar en el que viven y la realidad multicultural que los rodea, y que además lo hagan a través del juego".
José Manuel Bermúdez añadió que "en Taco no existen fronteras en lo social". "Este proyecto sociocultural demuestra que los barrios de Taco,desde Las Moraditas hasta El Rosarito, están unidos". El alcalde de la capital tinerfeña reconoció que está "orgulloso" de trabajar con La Laguna en esta iniciativa y aseguró que espera "que esta no sea la última vez". Más allá de los límites municipales, Bermúdez dijo que "lo importante de verdad son las personas, sin importar raza, credo o religión".

La Obra Social de La Caixa financia desde hace cuatro años proyectos para mejorar la convivencia y la cohesión social en 16 ciudades españolas. Recientemente se han sumado otras 24, entre ellas Taco. A nivel local lo gestiona la Fundación General de la Universidad de La Laguna en colaboración con los ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna.

La jornada de visitas de ayer en El Polvorín concluyó con una demostración en la que participaron los agentes de la unidad antidisturbios Pilar Thadani y David Padilla junto a los perros Anker y Nala, que están entrenados para ser los mejores buscadores de droga de la Policía Local de La Laguna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine