Santa Cruz

Retiran por mal uso una tarjeta de aparcamiento para movilidad reducida

El titular de este permiso para aparcar era el marido de la mujer a la que se le retiró el documento, quién falleció hace casi un año

21.08.2015 | 12:19
La Policía Local pilló en junio a un vecino pintando una plaza de aparcamientos para personas con discapacidad.

La Policía Local de Santa Cruz ha vuelto a detectar el uso indebido de una tarjeta de estacionamiento para los vehículos de Personas con Movilidad Reducida (PMR). En este caso los agentes sorprendieron a una mujer utilizando la tarjeta para aparcar en las reservas específicas para este tipo de usuarios. El titular de este permiso para aparcar, su marido, falleció hace casi un año.

Los agentes procedieron a identificar a la infractora, retirarle la tarjeta y dar cuenta de todo ello al departamento autonómico del Gobierno de Canarias que controla este tipo de documentación.

Los policías encargados de esta gestión trataron de localizar a la mujer en varias ocasiones e incluso comprobaron que el vehículo permanecía estacionado en un reservado para personas con movilidad reducida durante bastante tiempo. Además averiguaron que la infractora había dejado allí el coche y se había ausentado de la ciudad debido a un viaje.

Retirada

Una vez confirmados todos los datos, hace unas semanas se localizó a la propietaria del vehículo y se le informó de lo acontecido. Además se procedió a la retirada de la tarjeta y su remisión a la dirección general de Políticas Sociales del Gobierno de Canarias. La Policía Local de Santa Cruz seguirá procediendo contra este tipo de prácticas que afectan a los derechos de las personas con movilidad reducida para tratar de erradicarlas de la capital tinerfeña.

La Policía Local fue alertada de esta situación por varios vecinos del barrio Duggi quienes llamaron a la sede de este cuerpo policial para comunicar los hechos.

Esta no es la primera ocasión en la que se producen este tipo de situaciones en la capital tinerfeña que, gracias a la colaboración ciudadana, son mucho más fáciles de detectar y erradicar.

A principios de junio, agentes de la Policía Local pillaron a unos vecinos mientras pintaban un reservado falso para discapacitados en una calle de Las Moraditas de Taco. Durante un servicio rutinario sorprendieron a varios operarios de una empresa de pinturas e impermeabilizaciones que estaban señalizando un estacionamiento reservado para personas con movilidad reducida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine