Santa Cruz

El alcalde insta a los partidos a defender ante el Estado la obra de la depuradora

El primer teniente de alcalde de La Laguna, Javier Abreu, pone en duda que Madrid invierta los 34 millones para la ampliación

20.08.2015 | 16:12
Parte de las instalaciones de la planta depuradora de Buenos Aires.

El alcalde de Santa Cruz, el nacionalista José Manuel Bermúdez, hizo ayer un llamamiento a todas las fuerzas políticas para convencer al Estado sobre la necesidad de que la obra de ampliación de la depuradora de Buenos Aires se ejecute a la mayor brevedad posible. Unos plazos de licitación que solo se verán acortados si el Gobierno de Mariano Rajoy (PP) cede a la solicitud del Cabildo de Tenerife y los tres municipios afectados -Santa Cruz, La Laguna y El Rosario- de declarar los trabajos de urgencia.

"Voy a trabajar para que el proyecto de la depuradora salga adelante cuanto antes", aseguró ayer el primer edil de la capital tinerfeña, quien añadió: "Es un trabajo de todos los partidos políticos, puesto que todos tenemos representación en Madrid".

Pese a que a finales del 2014, el Estado se comprometió a asumir el coste de los trabajos para su ampliación -cifrados entonces en 17 millones-, Bermúdez reconoció que "estamos en conversaciones y es cierto que la partida para ejecutar las obras no figura en los Presupuestos Generales del Estado del 2016".

De la misma manera, el regidor santacrucero explicó que la cuantía para dotar de mayor capacidad a la planta de Buenos Aires se ha incrementado. "Ahora la actuación está cifrada en más de 30 millones de euros pero lo más importante es que tenemos que solucionar este tema cuanto antes", agregó.

Representantes de los tres municipios afectados se reunieron el martes con el consejero insular de Aguas, el socialista Manuel Martínez, para tratar de ponerse de acuerdo sobre la manera en la que las administraciones locales e insular deben afrontar el problema que está causando el vertido de aguas negras en la costa chicharrera pero también se habló de cómo evitar que el Gobierno de Canarias siga adelante con el expediente que le ha abierto al Ayuntamiento de Santa Cruz y a la Empresa Mixta de Aguas de la capital (Emmasa) por echar al mar una cantidad superior de aguas sin tratar a la que figura en la autorización concedida en 2005 por el Ejecutivo regional.

Tras dicha reunión, tanto Bermúdez como el alcalde de La Laguna, el también nacionalista José Alberto Díaz, se mostraron satisfechos por los acuerdos alcanzados, tres en concreto: exigir a Madrid que declare la obra de urgencia, que el Cabildo asuma la gestión de la depuradora y que los técnicos insulares elaboren un plan de etapas para que la capital pueda seguir adelante con los vertidos mientras se llega a la solución definitiva.

Sin embargo, el primer teniente de alcalde de La Laguna y consejero delegado de Teidagua, el socialista Javier Abreu, puso en duda ayer que Madrid vaya a poner los 34 millones de euros que son necesarios para llevar a cabo el proyecto de mejora redactado por los técnicos de la Corporación insular. "El área metropolitana necesita una nueva depuradora y dudo mucho que el año que viene se ejecute", afirmó Abreu ante los micrófonos de Canarias Radio La Autonómica para añadir: "Creo que nos están tomando el pelo y a no ser que las administraciones canarias se pongan serias con este asunto, esto puede acabar en papel mojado, lo que nos va a llevar a que sigamos con el problema un montón de años más".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine