Las Raíces del franquismo

El monolito que el Cabildo quiere derribar fue inaugurado en 1958 y recuerda la reunión de Franco con los altos mandos militares del 17 de junio de 1936 para preparar el golpe de Estado

17.08.2015 | 13:21
Monumento en honor a Franco en Santa Cruz.

Subieron a almorzar, un encuentro hipotéticamente sin importancia. No hubo discursos ni exaltación de ningún tipo. Se reunieron en el monte de Las Raíces, en La Esperanza, sin mostrar ni un ápice de intención o motivación. Eso es al menos lo que se dijo entonces sobre lo ocurrido el 17 de junio de 1936 cuando el por aquel entonces comandante general de Canarias, Francisco Franco, reunió a un centenar de jefes, oficiales y suboficiales del Ejército de la Isla en Las Raíces. Al acabar la reunión, aunque no contaban con ninguna línea de actuación, todos tenían claro que la historia de España cambiaría y que aquel hombre, el mismo que fue desterrado en las Islas por el presidente de la República, Manuel Azaña, pasando de ser el Jefe del Estado Mayor a comandante general de Canarias, sería el caudillo. Porque aquel encuentro se intentó mantener en secreto pero en realidad fue muy importante, decisivo: la preparación del golpe de Estado.

El alzamiento militar que dio comienzo a la Guerra Civil se promovió en Las Raíces y desde 1958 un monumento, que ahora tiene los días contados, lo recuerda. El obelisco está perdido en medio del monte aunque hasta él llega una carretera. Caminando, desde la zona recreativa del monte de Las Raíces, son tan solo unos minutos de paseo. En 1952 se promovió su construcción y colocación, aunque no fue hasta seis años después cuando se instaló de forma definitiva. El Nodo en el que se contaban las noticias antiguamente en la televisión pública recogió el 20 de octubre de 1958 la inauguración.

Aunque no todos los historiadores opinan lo mismo, y sea o no verdad que allí se preparó el alzamiento militar, el monolito que ahora el Cabildo quiere derribar conmemora este hecho. Y eso, al margen de ideologías más o menos afines al régimen, incumple la Ley de Memoria Histórica a la que se agarra el consejero socialista en el Cabildo, José Antonio Valbuena, para anunciar su retirada: "Las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura".

Este lugar, durante años, fue el epicentro de todos las conmemoraciones relacionados con el levantamiento militar en Tenerife. En la década de las 60 y 70 era visitado por cientos de personas, tanto de Canarias como de la Península, para homenajear la figura del Generalísimo. El Cara al sol, el himno de la Falange Española, resonó en más de una ocasión en esta zona perdida del municipio de El Rosario. El redactor no pasó por alto ningún detalle durante los 26 segundos que dura la información del Nodo. Hace hincapié en el "paraje tinerfeño" donde se celebró una "misa de campaña" tras la inauguración del monumento que conmemora "la reunión precursora del movimiento nacional". En el acto, que estuvo organizado por la Hermandad de Alfereces Provinciales, estuvieron presentes tanto el gobernador civil, Santiago Galindo, como el capitán general de Canarias, el teniente general López Valencia, quien exaltó "el significado de la hermandad como fuerza al servicio de España".

El Cabildo cumple ahora –ha anunciado su demolición, sin opción de conservarlo en un plazo de dos meses– con un acuerdo plenario que se aprobó en noviembre de 2008. Todas las formaciones políticas presentes en la Corporación insular en ese momento votaron a favor de eliminar este símbolo franquista. El acuerdo decía: "Dado que en Las Raíces se produjo un acontecimiento aciago y triste, pero de indudable trascendencia para el devenir de la Historia contemporánea", el Cabildo de Tenerife "promoverá la retirada del actual monumento y la instalación, en su lugar, de una mención a los hechos históricos allí acaecidos, sin exaltación de ninguno de los enfrentados".

También el documento anunciaba que no se destruiría si no que se conservaría. Una de las opciones para poder reubicar el monolito era al Museo Militar Regional de Canarias. Ahora Valbuena ha dejado claro que no se enviará hasta el cuartel de Almeyda, a pesar de que sus responsables estarían dispuestos a acogerlo no por ensalzar la figura de Franco, si no por reconocer un hecho histórico que sucedió en la Isla. Para el consejero "por encima de cualquier acuerdo plenario está el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica". Además, el socialista pone de manifiesto que a su entender la escultura no posee ningún tipo de valor artístico. A esto se une su mal estado de conservación, la única traba que ponían los responsables del museo santacrucero para poder hacerse cargo del monumento.

Es justo en Santa Cruz donde se conserva otro de los hitos que conmemoran la figura de Franco. La obra es del escultor Juan de Ávalos, un ángel con las alas extendidas que representa al avión en el que partió Franco el 17 de julio de 1936 para iniciar el golpe de Estado. Está en pleno centro de la capital, entre la Rambla y la Avenida de Anaga. Fue inaugurado en 1966.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine