Fiestas de la Patrona de Canarias

Sudor y lágrimas por 'La Morenita'

El obispo asegura durante su homilía: "La borrachera de la diversión y el egoísmo se ha apoderado de nosotros"

17.08.2015 | 11:24
Sudor y lágrimas por 'La Morenita'
carsten w lauritsen

Devoción, tradición y novelería. Son muchos los motivos por los que cada 15 de agosto miles de tinerfeños se desplazan hasta la Villa Mariana para rendir pleitesía a la Patrona de Canarias. El municipio de Candelaria se convierte en el centro de la Isla en medio de un ambiente en el que el denominador común es la fe por La Morenita de la que toma su nombre la localidad. Autoridades civiles, militares y religiosas comparten con miles de devotos la mirada a la imagen de María. Los últimos, si cabe, con más emoción y júbilo, alejados del protocolo, con el móvil en la mano o sin camisa puesta en el templo tras muchos kilómetros recorridos.

Quizá demasiada alegría había. O al menos así lo entendió el obispo que no dejó pasar la oportunidad para hacer un llamamiento durante su sermón en la homilía. Bernardo Alvarez invitó a los feligreses a mirar a María para huir de "la borrachera de la diversión y el egoísmo" que se ha apoderado de la ciudadanía. El responsable de la Diócesis Nivariense aseguró que los peregrinos deben mirar a la Virgen para que les "llene de alegría y de esperanza" sobre todo en los momentos en los que la "fe vacile" o cuando se encuentren "desesperanzados por los problemas familiares, económicos o de enfermedades".

Alvarez recomendó a los presentes seguir el mensaje de la madre de Jesús y que su palabra "tome posesión de nuestras vidas y nos sane y nos reconstruya por dentro; nos cure de nuestros egoísmos y de nuestros rencores y nos abra al amor y al servicio de los demás". El prelado dijo que las personas aspiran "a un mundo nuevo, a una humanidad pacificada y en concordia" pero que, sin embargo, las ideologías, la ciencia y la técnica, la economía de mercado, la globalización y el bienestar material "no lo han conseguido".

Sus palabras resonaron en una basílica repleta de fieles, sin un solo sitio donde poder sentarse para escuchar la eucaristía. Por fuera, el viento, impidió la procesión de la imagen que hoy, en la octava, intentará salir de nuevo. El sol también estuvo presente durante gran parte de la jornada, algo molesto para los feligreses que se quedaron disfrutando de la misa a través de la pantalla gigante que se instaló en medio de la plaza.

Desde primera hora de la mañana, los homenajes y ofrendas a la Patrona no pararon. Comenzaron en torno a las 08:30 horas con los miembros de la Asociación Cultural La Guanchería, del municipio de Los Realejos. Con más de una decena de cajas llenas de comida, hicieron aparición en la plaza tocando y bailando acompañados de las chácaras y tambores que los caracterizan. Con la edición de ayer, llevan ya 16 años acudiendo a Candelaria para hacer su ofrenda. "Es un orgullo para nosotros poder llegar cada año aquí; nos gusta y lo conseguimos siempre", explicó Amando Díaz, director del grupo.

Después de un pequeño parón en el que no dejaron de llegar peregrinos después de una larga noche caminando desde diferentes puntos de la Isla, a las 10:00 horas, con mucha puntualidad, entraron en la plaza los más de mil atletas que corriendo desde el santacrucero parque de La Granja recorrieron 23 kilómetros para hacer su tradicional ofrenda floral. Este año, a diferencia de los anteriores, los deportistas no pudieron entrar hasta el interior del templo por seguridad. La Virgen les esperaba por fuera, en uno de los laterales de la Basílica.

Mientras, por fuera del Ayuntamiento, las autoridades comenzaron a reunirse para realizar la procesión cívico y militar desde el Palacio Municipal hasta la iglesia. Con media hora de retraso según el horario previsto debido a problemas en el aeropuerto de Tenerife Norte –había que esperar a que estuvieran todos– la comitiva con el escudo del Ayuntamiento de Candelaria salió del Consistorio acompañada por la banda de música Las Candelas.

"Sabiduría"

El de ayer fue un día de estrenos. Tanto el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, como la alcaldesa de La Villa, María Concepción Brito, celebraron su primer 15 de agosto en Candelaria en su nuevo cargo tras las elecciones municipales del pasado mes de mayo. El primero, después de la misa, aseguró sentirse impresionado por "la devoción" que mostraron los fieles. Su petición para la Virgen fue "salud" y, sobre todo, "sabiduría" para no equivocarse, ni él ni su equipo, en todas las decisiones que tome como presidente del Gobierno ya que estas "afectan a muchas personas". "Debemos estar lo más acertados por el bien de todos", concluyó.

La alcaldesa, por su parte, reconoció que todos los esfuerzos que se pusieron en marcha desde el Ayuntamiento propiciaron que toda la jornada "se desarrollara con normalidad". Garantizar la seguridad ha sido su principal objetivo. En el operativo de vigilancia trabajaron más de 500 efectivos. Durante la jornada de ayer se registraron un total de 166 asistencias, todas sin importancia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine