Regreso al origen de 'La Morenita'

Cientos de tinerfeños disfrutan de la recreación del hallazgo de la imagen de la Virgen de Candelaria por los guanches

15.08.2015 | 16:23
Regreso al origen de 'La Morenita'
Los guanches se arrodillan ante la Virgen.

El viento pareció amainar cuando la imagen de La Morenita salió ayer de la Basílica de la Villa Mariana, para asistir a la recreación del momento en el que los guanches encontraron la imagen de la Virgen de La Candelaria. Hasta el último minuto, la fuerte brisa que durante todo el día de ayer sopló en la localidad hizo dudar a los peregrinos y devotos si la imagen podría asistir a la representación.

Finalmente, las rachas se apaciguaron y la talla pudo salir del templo acompañada por el repique de las campanas, para alegría de los fieles que se congregaron en el lugar. Monserrat Jiménez y Encarnación Medina acudieron junto a toda su familia para disfrutar del espectáculo. Para aguantar hasta la madrugada, esta familia de Tacoronte hizo acopio de todo un kit de abastecimiento. Tortilla, bocadillos y empanadillas esperaban en bolsas y neveras a que llegara la hora de cenar. "Venimos simplemente a ver la representación, las promesas ya las cumplimos; durante muchos años vinimos caminando", señaló Jiménez.

El mal tiempo que sacudió la Isla el jueves hizo que la afluencia de peregrinos no fuera ayer tan alta como la registrada durante otros años. Las fuertes lluvias hicieron desistir a los más cautelosos, pero no todos pudieron dejar de cumplir las promesas realizadas a la Patrona.
Los que sí se atrevieron a realizar el recorrido utilizaron todos los medios a su alcance para hacer más ameno al camino. En bicicleta, a caballo o con un grupo de amigos, cualquier cosa es buena si ayuda a completar la peregrinación. Sin embargo, otros debido a una promesa deben enfrentarse solos a esta ruta.

Uno de ellos fue Aitor Sánchez que recorrió los 23 kilómetros que separan las Veredillas, en Santa Cruz, de la Villa Mariana corriendo. Una promesa de estudios fue lo que llevó a Sánchez a realizar ayer una visita a la Patrona, pero el agotamiento no le permitió quedarse a disfrutar de la recreación del encuentro de los guanches con la imagen de la Virgen. "Me marcho a descansar, ya he cumplido", afirmó poco después de salir de la Basílica.

Cientos de personas sí se quedaron a ver los comienzos de la historia de la Virgen de Candelaria. Adrián Sánchez, de cinco años, observaba a hombros de su padre el acto, pero el niño mostraba más interés por los ropajes y saltos de los aborígenes, que por la imagen de La Morenita. "Es la primera vez que viene y estamos intentando que comprenda qué es lo que está sucediendo", apuntó su padre.

Entre las personas que recrearon ayer a los antiguos pobladores de Tenerife se encontraban varios niños y hasta un bebé de pocos meses, que junto a su padre participó por primera vez en esta tradición que se remonta al siglo XVIII.

Después de la representación, se celebró la procesión en la que como en el pasado, los guanches trasladaron el trono por las calles del municipio. Alguna lágrima se deslizó por las mejillas de los fieles más devotos, como Carmen González, quien aseguró que acude todos los años a ver a la Patrona, "porque le tengo mucha fe, ella me protege".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine