El Cabildo admite que los defectos de la depuradora capitalina merman su capacidad

El consejero insular de Aguas explica que un desnivel de siete metros dificulta la separación entre los restos líquidos y sólidos

14.08.2015 | 12:47
Parte de las instalaciones que depuran las aguas negras en la capital.

El consejero Insular de Aguas, el socialista Manuel Martínez, admitió ayer que la planta depuradora de Buenos Aires, en la capital tinerfeña, tiene dificultades para poder tratar de manera adecuada las aguas residuales que se generan no solo en Santa Cruz, sino también en los municipios de La Laguna y El Rosario.

Según explicó Martínez, la instalación, construida en los años 70, aunque tiene capacidad hidráulica no puede depurar todo la carga contaminante del caudal ya que tienen diversas deficiencias que impiden que su funcionamiento sea el adecuado. Entre las deficiencias destaca el hecho de que entre las cubas de tratamiento biológico y la decantación secundaria exista un desnivel de siete metros, lo que provoca la rotura del floculo biológico y hace difícil la separación de solido-líquido en la decantación final, por lo que el efluente mantiene elevadas concentraciones de sólidos en suspensión.

No obstante, el socialista avanzó que el Cabildo de Tenerife ya está trabajando para tratar de mejorar esta situación. De hecho, Martínez especificó que la Corporación redactó un proyecto por el que se tratarían las aguas que llegan por gravedad –30.000 metros cúbicos al día– mediante un proceso de alto rendimiento y con un efluente de muy buena calidad que sería finalmente reutilizado.

El nuevo proyecto tiene como objetivo contar finalmente con una depuradora que dé garantías de un buen funcionamiento y por tanto de cumplimiento de la Normativa Europea, añadieron los socialistas en una nota de prensa.

De la misma manera, agregó que el Consejo insular de Aguas está realizando varios trabajos con el objetivo de que el Estado inicie los trámites para que se liciten las obras en el 2015, y poder solucionar así el problema de los municipios de Santa Cruz de Tenerife, La Laguna y El Rosario.

El vicepresidente de la Institución insular, Aurelio Abreu, afirmó que las negociaciones que mantiene la Consejería de Aguas con el Estado permitirán una inversión de 32 millones de euros para ampliar la estación y solucionar los problemas de caudal y vertidos al mar.

El vicepresidente insular indicó que se pone a disposición de todas las administraciones públicas afectadas para solucionar el problema del tratamiento de las aguas residuales en la depuradora.

la opinión de tenerife publicó en días pasados un informe del Gobierno de Canarias en el que se le anuncia que se abrirá un expediente sancionador tanto al Ayuntamiento de Santa Cruz como a la Empresa Mixta de Aguas de la capital (Emmasa) si no adapta la depuradora de Buenos Aires y la estación de pretratamiento de Cabo Llanos ya que se vierten al mar una cantidad mayor de aguas residuales que las autorizadas.

Abreu recalcó que en la línea de encontrar una solución entre todas las partes, el Consejo Insular de Aguas tiene previsto un encuentro con los tres municipios implicados para compartir los distintos criterios con los que cuentan al respecto y encontrar una salida definitiva a este tema.

En relación a las negociaciones realizadas por parte de la Consejería de Aguas, Abreu explicó que el pasado día se celebró una reunión entre el consejero de Aguas; el diputado del PP por Tenerife Manuel Torres y representantes del Consejo Insular de Aguas con la directora general del Agua, Liana Ardiles, en el Ministerio de Agricultura.

En el encuentro se expuso el proyecto presentado el 6 de julio de este año sobre la solución planteada para la depuradora y la planta de Buenos Aires y Cabo Llanos, respectivamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine