La polémica de las depuradoras

Díaz exige una cumbre metropolitana para solucionar el problema de las aguas negras

El alcalde de La Laguna solicita a las administraciones y empresas involucradas un encuentro para "un arreglo definitivo" del tratamiento de los vertidos residuales

13.08.2015 | 12:21
La depuradora de Punta del Hidalgo –en la parte superior– trata el 100% de las aguas que llegan a las instalaciones, unos 750 metros cúbicos de media al día.

El alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, se manifestó ayer por primera vez sobre la problemática del tratamiento de las aguas residuales en la depuradora de Santa Cruz, en la que se trata una parte de las del municipio lagunero que, por su orografía, no pueden desplazarse hasta las instalaciones de Valle de Guerra o Punta del Hidalgo. Díaz solicitó a todas las administraciones y empresas implicadas un encuentro "para trazar la solución definitiva" al problema de la depuración de los vertidos en el área metropolitana. Díaz considera que las administraciones y las dos empresas de agua de Santa Cruz y La Laguna, Emmasa y Teidagua respectivamente, deben llegar de forma responsable a un acuerdo que "permita garantizar el futuro de un servicio que es vital para el desarrollo social y medioambiental de la zona más poblada de Tenerife".

"Teniendo en cuenta que La Laguna está al día con sus obligaciones respecto a este asunto", manifestó el alcalde lagunero, "hay que coordinar con Santa Cruz, las dos empresas que llevan este servicio en ambos municipios, el Cabildo y el Gobierno de Canarias una solución que sea efectiva a largo plazo y tomar las decisiones que haya que tomar para que el servicio sea eficaz".

Díaz indicó que los ciudadanos piden a los gobernantes "que solucionemos los problemas", así que ha pedido a todos los implicados "que nos reunamos lo antes posible para afrontar el problema y aportar soluciones, porque en el marco de un enfrentamiento entre municipios va a ser difícil alcanzar un acuerdo y resolver la situación".

Por su parte, el primer teniente de alcalde y concejal de Aguas del Consistorio lagunero, Javier Abreu, aprovechó ayer una visita a las instalaciones de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Punta del Hidalgo para insistir en que los laguneros no pagarán más a Santa Cruz por la depuración de sus aguas porque "en 2011 se duplicó el canon para este servicio al pasar de 600.000 euros anuales a 1.200.000 euros". "Si mañana contaminamos más, deberemos pagar más y se lo cargaremos, como es normal, a los ciudadanos, pero si contaminamos menos, debemos de pagar menos", matizó Javier Abreu.

El pasado lunes, el alcalde capitalino, José Manuel Bermúdez, anunció que en caso de que el Gobierno regional cumpliera su advertencia de retirar al Ayuntamiento de Santa Cruz la autorización para verter al mar unos 1.000 metros cúbicos diarios de agua sin tratar, debido a que en realidad arroja 25 veces esa cantidad, la depuradora de la capital, ubicada en el barrio de Buenos Aires, tendría que dejar de prestar servicio tanto a La Laguna como a El Rosario, a menos que ambos ayuntamientos colaboraran económicamente con las mejoras en la instalación. Pero un día después, ante las críticas del teniente de alcalde lagunero, Javier Abreu, Bermúdez dijo que iba a romper el convenio con Aguere y cerrarle las puertas de la depuradora de Buenos Aires.

A este respecto, Javier Abreu recordó a Bermúdez que su partido –Coalición Canaria– aprobó en el Cabildo el Plan Hidrológico insular, por lo que "esa planta debe recoger y tratar las aguas del área metropolitana". "Lo han votado y aprobado ellos y no sé a que viene la polémica", aseveró. Así, el concejal de Aguas manifestó que es la propia situación física del municipio la que obliga a tratar una parte de las aguas residuales de La Laguna en Santa Cruz, e ironizó con que "le voy a regalar al alcalde de Santa Cruz un plano de la orografía del área metropolitana para que sepa que esto es muy simple: La Laguna está arriba y Santa Cruz, abajo".

Abreu, además, agregó que el municipio lagunero está a 500 metros por encima de Santa Cruz, por lo que "le enseñaré lo que es alto y bajo, porque a lo mejor no vio a Petete en su época y debería de entender que, por lógica, todo lo que está arriba termina bajando. No hay otra solución que tratar las aguas ahí y lo que tiene que hacer es explicar a los ciudadanos de Santa Cruz qué es lo que ha pasado".
El concejal quiso aclarar, además, que el Ayuntamiento de La Laguna "sí que puede explicar a sus ciudadanos en qué ha invertido el dinero que recibe para tratar sus aguas, desde el primer al último céntimo". "No sé si otros lo pueden hacer pero ese ataque gratuito a La Laguna y exigir que pague lo que otros no han sabido gestionar en 20 años me parece fuera de lugar".

El primer teniente de alcalde de La Laguna también quiso recalcar que no entrarán en guerras con el Ayuntamiento de Santa Cruz. "Nosotros hacemos las cosas como tenemos que hacerlas y, de hecho, a día de hoy no estoy imputado por derechos medioambientales", añadió. Y, precisamente, para mostrar que los laguneros sí que invierten el dinero de sus ciudadanos en mejoras en sus instalaciones, el concejal, acompañados por responsables y técnicos de Teidagua, mostró ayer las instalaciones de la EDAR de Punta del Hidalgo, donde se tratan las aguas de Bajamar, La Punta y un barrio de Tejina, ya que el resto se deriva a Valle de Guerra (del Cabildo) y el resto a Santa Cruz.
En la instalación de La Punta se presta servicio a unos 7.000 habitantes, por lo que se trata una media de 750 metros cúbicos de agua al día, aunque el jefe del departamento de Saneamiento de Teidagua, Eduardo Alemán, matizó que esta cifra suele aumentar en verano y disminuir en invierno al tratar los residuos de una zona en la que en la época estival aumenta la población residente. En la zona baja de la instalación se encuentra la estación de bombeo, mientras que en la parte alta se sitúa la estación de tamizado, donde se eliminan los restos del agua para, en el espacio de la turbina, añadir el oxígeno necesario. Lo ideal es que los restos que se trasladan al PIRS sean lo más sólidos posibles porque además de ahorrar costes de transporte, se abarata el canon que pagan a la instalación de basura.
Aunque por ahora apenas se reutiliza un 1% del agua tratada –alrededor de 10 metros cúbicos– para el regadío del césped de las instalaciones y los jardines del parque de Las Furnias, que Javier Abreu resaltó que es 100% sostenible, la intención de los responsables de Teidagua es poder ir aumentando esta cifra a medida que se vaya necesitando. "A medida que aumente la zona de riego, se irá reutilizando más", aseguró Eduardo Alemán. Así que, por ahora, la mayor parte del agua tratada va al mar pero totalmente depurada, ya que no se envía ninguna que no haya sido tratada antes. Entre las últimas novedades de la instalación de La Punta se encuentran las placas fotovoltaicas, con las que se logra reducir el 10% de lo que se consume en la planta. Así, al día se consumen 700 kilovatios y la intención es poder llegar a producir toda la energía necesaria.

Javier Abreu señaló que "desde 2011 no hemos parado de modernizar y actualizar esta planta que hoy en día cumple por encima de la normativa que establece la UE y no tenemos ningún tipo de sanción ni denuncia". Además, resaltó que, gracias a las subvenciones de la UE, hemos podido instalar las placas fotovoltaicas que pretendemos seguir ampliando para que la depuradora sea 100% sostenible".
Abreu afirmó que, a pesar de que la mejoras de estas instalaciones no den votos, "es nuestra responsabilidad". "Otros se han gastado el dinero en fuegos artificiales y nosotros nos lo hemos gastado en conservar, mantener y mejorar nuestras plantas de depuración", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine