La Laguna

Reabre el Club Hípico La Atalaya tras casi dos años cerrado a causa de la crisis

El pasado lunes llegaron a la instalación alrededor de una veintena de caballos

05.08.2015 | 13:10
Imágenes de los caballos que se encuentran en el Club Hípico La Atalaya desde el pasado lunes.

Los años de abandono del Club Hípico La Atalaya de La Laguna ya se han acabado. Tras casi dos años cerrado, el centro de referencia para los amantes de este deporte ha vuelto a abrir gracias a la empresa Agroganadera Tenerife, que alquiló el lugar el pasado 2 de julio y tendrá la explotación de la instalación durante los próximos 20 años.

José Rendón, portavoz de la entidad, señaló ayer que la intención de los nuevos encargados es "volver a convertir al Club Hípico en lo que era antes de su cierre". Y es que La Atalaya fue el primer club hípico del Archipiélago y en él se han celebrado competiciones nacionales y regionales que pretenden recuperarse ahora con la reapertura de este centro señero en los deportes ecuestres.

El pasado lunes, llegaron a la instalación lagunera los primeros caballos, alrededor de una veintena, de los cuales, según explicó el portavoz, casi la mitad son de los propios encargados para la realización de los cursos para los más pequeños y el resto corresponde a los primeros socios, una parte de los cuales ya eran miembros del Club durante la an terior etapa.

A pesar de que los primeros inquilinos ya se encuentran en el centro, en estos momentos, se están realizando trabajos de mejora y adecuación en las instalaciones, ya que tras casi dos años sin actividad, se encontraba en estado de abandono. "Las instalaciones estaban en muy mal estado y nos encontramos con deudas increíbles", resaltó José Rendón. Por este motivo, la actividad comenzará oficialmente, según sus previsiones, el próximo 1 de noviembre, día en el que se prevé celebrar el Campeonato de Doma de Canarias.

En esta nueva etapa del Club Hípico La Atalaya, los nuevos encargados se han propuesto eliminar el aire elitista que suele tener este deporte y acercarlo a todos los ciudadanos, por lo que se pondrán cuotas asequibles para los socios y personas que deseen realizar los cursos que ofertará el Club. Además, la intención es recuperar la instalación tal y como estaba en sus mejores años, por lo que esperan poder terminar de adecuar el lugar y poder abrir la zona de restauración con el objetivo de que los socios y visitantes puedan disfrutar como antes.

Fue en 2013 cuando la instalación vivió sus peores momentos, ya que la crisis afectó a los anteriores arrendatarios que gestionaban el Club, lo que provocó el cierre de la instalación. En ese tiempo la entidad social se declaró en quiebra y entró en concurso de acreedores. Desde entonces, los socios que contaban con ese lugar para dejar a sus animales tuvieron que buscar otros centros hípicos en los que realojarlos y poder practicar su deporte favorito.

A pesar de la decadencia a la que llegó La Atalaya, en sus buenos tiempos llegó a albergar los principales campeonatos hípicos, siendo el primero de ellos en 1978 con el concurso nacional de saltos de obstáculos y, desde ese entonces, se alternaba con otros dos centros del Sur y Las Palmas de Gran Canaria.

Además, la instalación lagunera ha colaborado con las fiestas del municipio realizando marchas hípicas en colaboración con el Ayuntamiento por las fiestas de San Benito y concursos de doma por las festividades del Cristo y el Día de Canarias.

A partir de ahora, tras la reapertura de La Atalaya, podrán volver a repetirse estos actos para el disfrute de los laguneros y el municipio se volverá a poner en un lugar privilegiado como centro de referencia para la enseñanza de la equitación y del que han salido campeones nacionales y europeos de diferentes modalidades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine