ÚLTIMA HORA
Derrota del Iberostar Tenerife (65-71)

Chapuzón en agosto... entre cemento

Usuarios y vecinos de la playa de San Marcos, en el municipio de Icod de Los Vinos, critican el impacto visual y medioambiental de las obras de emergencia que Costas está realizando en esta zona de baño en pleno verano

04.08.2015 | 16:55
Chapuzón en agosto... entre cemento
Una imagen panorámica de la playa de San Marcos en Icod de Los Vinos donde se puede ver la zona de baño vallada, las palas y máquinas en la arena y los operarios

Una pareja de turistas se asoma al paseo que da hacia la playa de San Marcos, en el municipio norteño de Icod de Los Vinos. Abajo, en la arena, isleños y extranjeros disfrutan de un espléndido sol de agosto entre máquinas, palas y grúas. Casi la mitad de la playa está precintada con cintas y vallas, aunque la mayoría de usuarios se las saltan para coger sitio en el poco espacio que queda. En el agua, el chapuzón se mezcla con el cemento y el hormigón de los operarios que trabajan en el muro de contención cercano al muelle. Los turistas hablan entre ellos, cogen sus bolsos de playa y se dan media vuelta. A su lado, el isleño Sergio Báez se da cuenta de la situación. "Si es que parece que lo hacen adrede. Se ponen a trabajar en el peor mes ", critica Báez.

La Dirección General de Costas está actuando en el acondicionamiento y mejora de esta playa norteña desde hace un mes. Para la mayoría de vecinos se trata de unas obras "totalmente necesarias", pero llevadas a cabo "con muy mala planificación". "Están llenando esto de cemento justo cuando hay más gente", apunta Báez con la toalla al hombro. "Yo no he dejado de venir porque vivo aquí mismo pero sí se de gente que ya no baja, así que me puedo imaginar los turistas. Se irán", añade en seguida el isleño.

Una de las principales criticas de los usuarios de esta zona de baño es el impacto medioambiental y visual que está provocando la actuación de Costas. "Ahí, donde están los trabajadores con el hormigón puedes ver el derrame de cemento en el mar", destaca Báez mientras señala una mancha color chocolate a la derecha de la playa. "Esto ensucia todo y da una pésima imagen", apunta el icodense.
Además, los vecinos aseguran que Costas no ha tenido en cuenta sus propuestas para llevar a cabo las obras. El isleño Santiago González señala que "la gente está descontenta". "Estos trabajos son necesarios pero no los están haciendo de la forma correcta. No hay comunicación entre Costas y los vecinos", detalla González. En este sentido, el icodense explica que la actuación en la muralla "no es lo que se había firmado". "Según tengo entendido lo mejor era picar los retos del muro y rellenarlo y no hacer un tercer muro que es lo que han hecho", detalla González.

A su lado, el joven Fredy Hernández se suma a la conversación. "La verdad que la playa está bastante fea. Además, la mitad de la arena ha quedado inutilizable", opina este icodense. Para Hernández, el problema ha sido "la dejadez". "La falta de gestión y de planificación de los políticos se nota cuando se ponen a acometer estas obras en pleno verano", critica el tinerfeño.

Según explican los vecinos, en agosto la playa se llena de gente. "Sobre todos los fines de semanas", puntualiza Hernández. De ahí que estén preocupados por como van a afectar los trabajos a los comerciantes y empresarios de la zona. "Por aquí hay algunos apartamentos de turistas y no les auguro un buen verano", vaticina el joven.

Los usuarios garantizan que la playa está en mal estado "desde hace mucho tiempo". "El mal tiempo y el oleaje del invierno dejó la zona deteriorada", detalla Hernández. El icodense explica que "las escaleras tenían huecos, habían desniveles y el muro era muy inseguro". "Llevamos casi un año así", añade el bañista.

Otros de los que no lo están pasando muy bien con las obras son los socorristas de San Marcos. Con la playa cercada y llena de máquinas, el paso hacia al agua se les complica. "Los he visto y parece que van sorteando obstáculos", asegura Hernández. Para ellos, los socorristas, lo peor son las dificultades que tienen los mayores y los discapacitados para acceder a la arena". Así lo asegura Juan José Pérez, quien lleva vigilando la playa desde principios de verano. "Es muy complicado bajar una silla de ruedas por aquí", asegura el socorrista mientras señala las escaleras deterioradas.

En una esquina de la playa, junto al muelle, Pilar González Domínguez, de 80 años, y sus tres amigas, ataviadas con sombreros, gafas de sol y cangrejeras, hablan de cómo ha cambiado San Marcos con el paso del tiempo. "Esta es la playa natural más bonita de la Isla. Es una pequeña concha", apunta Domínguez. La icodense, que asegura veranear desde niña en esta zona de baño, relata que antes la playa "era aún mejor". "Estaba llena de una arena finísima, podías llegar caminando hasta donde ahora está el muelle y habían barquitas y pequeñas casas familiares", recuerda Domínguez.

La icondense añade que "era una playa muy familiar". "Venía gente de Icod pero también de Los Realejos o San Juan de la Rambla y traía comida para pasar aquí todo el día", rememora la vecina. Domínguez también se acuerda de que había un balneario y un piano bar. "Los pasábamos genial aquí en las fiestas", sostiene.

Según este grupo de amigas, el tiempo y la mano del hombre han deteriorado su playa. "Se han gastado millones y en lugar de ir a mejor, todo ha ido a peor", destaca Domínguez. La tinerfeña considera que lo que han hecho "es colocar parches tras parches sin arreglar el problema". "Aquí lo que ocurre es que han cambiado la dirección del mar y el mar es muy sabio y al final siempre arrastra con lo que el quiere", añade Domínguez.

Las señoras, que disfrutan del sol en sus sillitas plegables, se deshacen en halagos hacia San Marcos. "La playa es muy tranquila, no tiene corriente y el agua es cristalina", sostiene otra de las amigas de Domínguez.

Y es que no todo son críticas. Así, el vecino Jesús Cabrera opina que "las obras hay que hacerlas y las hagas cuando las hagas la gente lo va a criticar". "Era necesario que se pusiera a ello ya porque esto se estaba cayendo a pedazos", añade Cabrera. "Y cuanto antes empiecen antes terminan", concluye el icodense.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine