Quién es quién en el callejero

Homenaje a los conquistadores

La avenida dedicada a los Reyes Católicos en la capital es una de las vías de entrada a la ciudad - Durante su reinado se descubrió América y se culminó la toma de las Islas

31.07.2015 | 17:34
Placa de la Avenida Reyes Católicos.

Lucharon por el municipio, brillaron en sus campos o simplemente fueron vecinos humildes que por su generosidad merecieron el homenaje de Santa Cruz de Tenerife con una calle, plaza o parque con su nombre. Pero, ¿quién es quién en el callejero de la capital? la opinión de tenerife hace un recorrido por el mapa de Santa Cruz para ponerle cara a esos cientos de nombres y apellidos, muchos lamentablemente desconocidos. Hoy toca la Avenida Reyes Católicos, una vía que se encuentra en una de las entradas a la ciudad y que rinde homenaje a los promotores de la conquista de América.

Para algunos santacruceros, ubicar la Avenida Reyes Católicos es un auténtico problema. Son muchos los que piensan que la Rambla de Santa Cruz empieza en la entrada a la ciudad, junto a la Piscina Municipal, y acaba en la Avenida Francisco La Roque, conocida como Avenida de Anaga. Sin embargo, la Rambla se divide en tres zonas bien diferenciadas: la Avenida Reyes Católicos, la Avenida de los Asuncionistas y la Rambla de Santa Cruz, esta última llamada hasta hace unos años Rambla General Franco. La de Reyes Católicos es una de las vías de entrada a la ciudad más concurridas. Cada día, por esta calle pasan miles de vehículos que se dirigen o salen del centro. Además, también es una calzada que une varios barrios, desde El Chapatal hasta la zona baja de la Avenida Venezuela, en el barrio de La Salud. Va desde la Piscina Municipal Acidalio Lorenzo hasta la rotonda que une la Avenida de Bélgica con la de San Sebastián, donde se encuentra el Estadio Heliodoro Rodríguez López. Los edificios de viviendas se mezclan con una gran cantidad de tiendas y establecimientos de todo tipo, incluida una zona de bares con terraza hasta bien entrada la noche.

La denominación Reyes Católicos fue la que recibieron Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla cuando se casaron y accedieron al trono de Castilla tras la Guerra de Sucesión Castellana que se desarrollo desde 1475 hasta 1479.

En el año 1479, Fernando heredó el trono de Aragón al morir su padre, el rey Juan II de Aragón. Es esa la razón por la que Isabel y Fernando reinaron juntos hasta la muerte de ella en 1504. Entonces Fernando quedó únicamente como rey de Aragón, pasando Castilla a su hija Juana (la que llevaría el apodo de Loca), y a su marido Felipe de Austria (el Hermoso).

El de ellos no fue un matrimonio por amor si no por conveniencia, más por cuestiones políticas e intereses de la Corona que por romanticismo o un largo noviazgo. Ambos jóvenes eran aun adolescentes en el momento de su unión, aunque con los años demostraron ante todos su cariño, no sin perder de vista nunca las razones por las que se casaron.

Su boda cambiaría por completo la historia de España y la del mundo entero, ya que durante su reinando se impulsó y logró, entre otros asuntos, el descubrimiento de América y, además, la culminación de la conquista de Canarias.

Los historiadores consideran este reinado como la transición en España de la Edad Media a la Edad Moderna. Con su matrimonio se unieron dos coronas, la de Castilla y la de Aragón, lo que supuso el nacimiento de la Monarquía Hispánica; sin embargo, ambas coronas se cuidaron de conservar su parte de autonomía en sus respectivas zonas. La conquista del Reino nazarí de Granada, del Reino de Navarra, de Canarias, de Melilla y de otros pueblos en África, se logró la unión territorial de todo el territorio bajo una sola corona. Todo este reinado hoy forma España.

Durante su mandato, con la intención de fortalecer su imagen y la de la monarquía de cara a la ciudadanía, recortaron todo lo posible los privilegios a la nobleza. Además, reforzaron los mecanismos de control para vigilar tanto la administración de la justicia como la del ejército. También fortalecieron la integración de sus reinos en torno a la religión cristiana, decretando la expulsión de los judíos que no estuvieran dispuestos a convertirse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine