Santa Cruz

El Ayuntamiento reclamará colaboración económica a La Laguna y El Rosario

La Unión Europea denuncia que se vierte al mar el 80% de las aguas negras sin tratar

31.07.2015 | 13:29

La Unión Europea ha denunciado que el 80% de las aguas residuales de Santa Cruz se vierten al mar sin tratamiento previo, motivo por el cual ha abierto un expediente de queja. Las autoridades españolas, según consta en un informe al que ha tenido acceso la opinión de tenerife, han confirmado el "incumplimiento de la normativa aplicable de la legislación de la Unión Europea". Asimismo, la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (Apmun) inició un expediente sancionador contra el Ayuntamiento y contra Emmasa (Empresa Mixta de Santa Cruz de Tenerife) que finalmente ha suspendido a petición del Juzgado de Instrucción número 3 porque el vertido de agua al mar en el municipio chicharrero se está investigando. Según explicó ayer el edil de Sí se puede en la Corporación, Pedro Arcila, "si finalmente prosperan estas sanciones, el Ayuntamiento como mínimo tendría que hacer frente a multas de 500.000 euros cada tres meses aproximadamente hasta que no resuelva la depuración".

El concejal de Servicios Públicos, el nacionalista Dámaso Arteaga, asegura que se acometerán las actuaciones necesarias en la estación de bombeo de Cabo Llanos, aunque tendrá que ser el Estado el que financie y ejecute la ampliación de la depurada de Buenos Aires, tal y como está previsto. Sin embargo, el Gobierno de Canarias ha exigido al Ayuntamiento y a Emmasa que resuelvan la situación de manera inmediata porque si no es así, retirará la autorización concedida en su momento para verter agua al mar. Emmasa ha explicado que, debido a que en la depuradora de Santa Cruz también se tratan las aguas de La Laguna y de El Rosario, la actual estación no tiene capacidad para el caudal de la parte baja de la ciudad, el que llega de Cabo Llanos.

En este sentido, Arteaga indica que el en caso de que el Ejecutivo revoque la autorización de vertido, el Ayuntamiento se verá obligado a bombear todas las aguas residuales que llegan a Cabo Llanos y enviarlas a Buenos Aires. "Si en ese momento el Estado no ha ampliado la depuradora, la actual no tendrá capacidad para tratar las aguas de otros municipios", dice. En el caso de que, para cumplir con las condiciones de la autorización, sea necesario tomar medidas especiales en el tratamiento de las aguas, el Consistorio propondrá que el sobrecoste que se origine sea soportado por los tres ayuntamientos afectados, proporcionalmente a la cantidad de agua que vierten.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine