Vara en Arona el cadáver de un zifio

El ejemplar pertenece a la especie de cetáceos menos conocida del mundo al ser la que baja a más profundidad

30.07.2015 | 13:13
Vara en Arona el cadáver de un zifio

Un zifio apareció varado en la zona de El Palmar, en el municipio de Arona. El animal, que pertenece a la especie de cetáceos más rara del mundo, fue divisado flotando a la deriva cerca del faro de la Punta de Rasca por la tripulación de un barco a las dos de la tarde del pasado martes. La alerta activó un protocolo de rescate, en el que participaron el grupo provincial de la Red Canaria de Varamientos del Gobierno de Canarias, Salvamento Marítimo y el Centro de Recuperación de Fauna del Cabildo. Tres horas más tarde del avistamiento, las corrientes arrastraron el cadáver, de 5,25 metros de largo y 1.540 kilos, hasta la costa. Al encallar en una zona de difícil acceso, el zifio tuvo que ser remolcado por la embarcación Salvamar hasta el Puerto de Los Cristianos y desde allí, en un camión del Ayuntamiento de Arona, fue trasladado al vertedero de Arico, donde ayer se le practicó la necropsia, que demostró que había muerto por causas naturales.

Manuel Carrillo es el jefe provincial de la Red Canaria de Varamientos y fue uno de los coordinadores del dispositivo. Según explicó, la necropsia fue realizada por Antonio Fernández, catedrático de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y sus resultados "fueron muy interesantes desde el punto de vista científico, ya que se observó una patología que no conocíamos hasta ahora". En concreto, detalló que el animal tenía una infección en los riñones a causa de un parásito y presentaba unos coágulos que acabaron causando una embolia. "Con esos síntomas debe haber sufrido una muerte lenta", recalcó Carrillo.

El experto del Gobierno canario asegura que este varamiento ha sido "una gran oportunidad" para ver un ejemplar joven de zifio, al tratarse de la familia de cetáceos "más extraña del mundo". Son animales muy tímidos, que huyen de los barcos. Canarias es uno de los pocos lugares del planeta donde se pueden avistar. Son grandes buceadores. Pueden estar una hora bajo el agua y sumergirse a 1.200 metros, lo que los convierte en los cetáceos que mayor profundidad alcanzan, además de ser de los de mayor tamaño. Se alimentan solo de gambas y calamares y al día consumen entre un 3 y 5% de su peso, lo que equivale a unos 100 kilos.

Carrillo explicó que viven en grupos de hasta siete ejemplares y recordó que hacía cuatro años que no se producía un varamiento de este tipo en Tenerife. Los zifios fueron noticia de portada en el 2000, 2002 y 2004 debido a las varamientos masivos que hubo en Fuerteventura a causa de las maniobras militares con radares que realizaron varios países en aguas cercanas a la isla majorera. "Estos animales tienen un sistema acústico muy desarrollado y son muy sensibles", añadió Manuel Carrillo. Según las estadísticas de la Red Canaria de Varamientos, cada año aparecen en la costa tinerfeña entre 25 y 30 animales muertos. Algunos mueren por las lesiones que les causa el impacto con un barco, por agresiones de otros animales o por causas naturales, como en este caso.

Un gran conocedor del medio marino es el fotógrafo Sergio Hanquet, autor de las imágenes que ilustran este reportaje. El martes fue uno de los primeros en llegar a la costa de Arona y asegura que "al ser un ejemplar tan grande, su aparición causó bastante revuelo entre los turistas, que inmediatamente comenzaron a hacerse selfies". En su dilatada trayectoria, Hanquet ha logrado impactantes instantáneas de esta especie. "Son muy particulares y muy poco conocidos al ser buceadores muy profundos", puntualizó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine