Santa Cruz
Verano 

Surfeando las olas de los barcos

Los niños de Valleseco juegan con las ondas que provocan las embarcaciones al entrar al Puerto

27.07.2015 | 17:59
Surfeando las olas de los barcos

Karem Carrón, Ithaisa Fernández y Erick Sánchez serán las próximas estrellas del surf. Les gusta y están empezando a practicarlo. Aunque en su playa, la de Valleseco, no hay demasiadas olas, aprovechan cualquier oportunidad para disfrutar con sus buggys. El momento en el que entran los barcos en el muelle es el más divertido para ellos, porque entonces sí que aparecen las olas. Con marea llena, para algunos adultos, resultan hasta peligrosas.

Tanto Ithaisa, de ocho años, como Karem, de siete, son del barrio de Valleseco. Su primo Erick, de cinco años, es de María Jiménez. Como ellas, lleva toda su vida veraneando en Valleseco. "Y que nadie les saque de aquí", aseguró Cintia Afonso, una de sus primas que siempre que puede baja hasta esta zona de baño chicharrera para darse un chapuzón, sobre todo cuando el calor aprieta. Esta es su playa y desde siempre la han sentido como suya.

"A mí me gusta que el barco llegue, porque hay muchas más olas. Cuando sale, lo hace despacio y no llega nada", explicó Erick. Los tres primos están muy morenos y eso que sus vacaciones de verano van aun por la mitad. Mientras puedan, no dejarán sus pequeñas tablas en casa. "No hay nada mejor que esto", confirmó Karem. Juegan, se divierten y no salen del agua casi en ningún momento. Es el mejor plan posible para pasar las vacaciones.

Todo el espacio es de callaos, algo que la mayoría de sus usuarios agradecen porque así no se llena de gente. Da igual la hora del día que sea, ya pueden ser las siete de la mañana o las diez de la noche, que en la playa de Valleseco hay alguien dándose un baño si el calor aprieta. "Al quedarnos la playa aquí al lado es fácil venir cuando queremos. A medio día nos subimos a casa a comer y si se puede bajar por la tarde, porque apetece, pues se baja", aseguró Mercedes López, otra de las usuarias.

"Maravillosa"

Aunque esta vecina tiene 68 años y es de Madrid, reside en Santa Cruz de Tenerife desde hace 52. "Los que llevo en Tenerife son los mismos que he vivido en Valleseco, así que nadie me puede decir que esta playa no es también mía", presume. Aunque no siempre está demasiado limpia, sobre todo por los mismos bañistas que no la dejan en las mismas condiciones que cuando llegaron a la playa, "no puede ser más maravillosa, porque nos vale a nosotros, sin que nadie venga a molestar", añadió medio en de broma medio en serio.

Muchos vecinos son conscientes de que cuando el tan nombrado proyecto de la playa de Valleseco salga adelante, dejará de ser una playa familiar y tranquila. "Aquí nos conocemos todos, sabemos quienes somos y es agradable estar aquí", añadió Mercedes.

"Faltan que pongan unos baños y también que mejoren el acceso para bajar, pero de resto no podemos quejarnos de nada, porque cada vez el agua está más limpia", concluyó. Las dos papeleras que hay las limpian a diario y, sobre todo en verano, cuando hay más gente, se llenan mucho más rápido. Sin embargo, según ha anunciado en reiteradas ocasiones el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, el de Valleseco es un proyecto que saldrá adelante en este mandato. Esa era una de sus principales promesas en la campaña electoral y ahora no deja de repetirlo.

Ifara Ramos también llega hasta la playa a diario para echarse un baño. "Es lo más cómodo, porque no hace falta coger el coche, sino tan solo meter una botella de agua en la mochila y venirse a la playa", comentó. En su caso, la comida queda lista para el almuerzo pero al estar tan cerca no hace falta estar cargándola hasta el agua. "Solo me traigo algo de beber y un poco de fruta, que siempre refresca", añade.

Los vecinos de barrios como María Jiménez, La Alegría o el propio Valleseco, por lo general, no acuden casi nunca a la playa de Las Teresitas. Huyen del viento, de la arena que les resulta incómoda y de las colas que, sobre todo los fines de semana, se forman en la carretera para poder acceder hasta la zona de baño de San Andrés. Muchos domingos, cuando las retenciones comienzan en la dársena pesquera, algunos bañistas se paran en Valleseco para no soportar más colas. "Los domingos sí que hay gente en Valleseco. Casi no hay donde poner la toalla, sobre todo cuando la marea está alta", dijo Mari Carmen Sánchez. "Cuando arreglen la playa, aunque pongan más aparcamientos, no se podrá estar aquí por la cantidad de gente", concluyó esta vecina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine