La Laguna
Fiestas en el litoral de La Laguna 

La Reina de la Punta, de salitre y espuma

Miles de vecinos devotos renuevan su fe sacando en procesión a la Virgen del Carmen

27.07.2015 | 15:25
La Reina de la Punta, de salitre y espuma
Una mujer se emociona ante el paso de la Virgen del Carmen.

"Viva la Virgen del Carmen, vivan los pescadores y vivan los surferos". Con estas palabras una mujer terminaba de recitar, justo antes de que se ocultara el sol por el horizonte frente a la Punta del Hidalgo, unos versos en honor de la patrona de los marineros y el párroco antes, había implorado por todos los beneficios concedidos desde la fiesta del año pasado y recordó a todos aquellos que perdieron la vida entre las olas.

En La Hoya de arriba, desde su pequeñita ermita pintada de azul, salió en procesión la Virgen marinera al ritmo de los tambores, pitos y de los bailarines herreños que precedían su paso por las angostas callejuelas hasta llegar a la orilla.

Si grande es el sentimiento de devoción que los fieles profesan a la Señora de los Mares en muchos pueblos de las costas canarias, es aquí, en Punta del Hidalgo, en la costa lagunera, donde el fervor se hace más intenso. Ver a la Virgen subida en un bote azul, de nombre Maylen, mirando hacia sus queridos punteros que le devuelven la mirada mientras se reparten a lo largo de la serpenteante vereda que discurre desde lo alto del pueblo hasta la misma playa, pone el vello de punta. Y mientras eso sucede, suenan los primeros acordes del Ave María tantas veces interpretado por el cantante Chago Melián, aunque pocas suenan tan vibrantes como cuando lo canta frente a la pequeña imagen embarcada rodeada de barquitos y tablas de surf.

Sobre el bote, que hace de trono sobre las aguas tranquilas que ayer respetaron la travesía, estaba el alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, que cumplió la promesa dada de saltar de la barca al mar justo antes de que el Maylen emprendiera rumbo en un corto viaje de cabotaje hacia la zona de Punta Gotera.

Pero antes de que la Virgen del Carmen se embarcara, el párroco ofició una Eucaristía en la pequeña placita junto a la ermita de la patrona y a su término, la Agrupación de Mayores Los dos Hermanos interpretaron una sentida isa: La despedida, señor, la despedida cantemos, como explica Juana Sánchez y el director del grupo, Noly García.

Para Juan Sánchez "no hay nada más grande ni que sienta más devoción que por la Virgen del Carmen", expresa esta mujer emocionada.
Con éste son ya 16 los años que dicha agrupación rinde honores a esta imagen mariana que llegó al pueblo en 1928. Desde entonces, los punteros no han dejado de sacarla en procesión ni uno solo de los 87 años que lleva entre ellos esta pequeña talla, que ha habitado ya en tres ermitas distintas, siempre instaladas en La Hoya de arriba. Explica el secretario parroquial, Juan Díaz, "que pese a que la Virgen del Carmen no es patrona del pueblo, que lo es San Mateo, la gente le tiene muchísima devoción como puede verse en las calles o en las azoteas". "Todos le rinden homenaje y se produce algo maravilloso que no suele verse en otros pueblos: no solo son personas adultas quienes salen a la calle y llegan a la playa a ver a nuestra Señora, son muchísimos los niños que la acompañan también echándose al agua", subraya.

Díaz explica que "hay una costumbre muy arraigada en este pueblo, y es que cuando muere un vecino en el último año, que se cuenta entre una y otra festividad del Carmen, se guarda un minuto de silencio, mientras la Virgen se sitúa mirando hacia la casa del vecino que ha fallecido; es un homenaje hacia esa persona". "Este año nos han dejado seis vecinos, todos en la parte baja del barrio".

Así, nada más bajar la cuesta de la ermita, la comitiva se paró mirando hacia la casa de María Dolores, conocida como Lola Méndez. Tras ese minuto de riguroso y conmovedor silencio, se reanudaron los pitos y tambores que acompañan a los bailarines cuesta abajo. Los otros vecinos fallecidos también recibieron homenaje y su minuto de silencio cuando la imagen fue devuelta a tierra para regresar de nuevo a su ermita, aunque lo hizo por callejuelas distintas a las de la bajada cuando ya estaba bien entrada la noche.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine