Litoral

Seguros durante los 365 días del año

Unos 30 profesionales vigilan las zonas de baño del municipio - En Las Teresitas hacen patrullas por la arena y en el mar, aunque también ayudan en la zona de aparcamientos

19.07.2015 | 11:22
Dos trabajadores de Cruz Roja ayudan a una de las usuarias del servicio a salir del agua en una de las sillas adaptadas para el baño de personas con dificultades de movilidad.

En la playa de Las Teresitas siempre hay alguien vigilando por la seguridad de los bañistas. Unos treinta trabajadores de Cruz Roja se encargan, en diferentes turnos, de velar porque las zonas de baño del municipio de Santa Cruz sean seguras. Están los 365 días del año de servicio, aunque es en verano cuando su presencia es mayor. En estos momentos hacen servicio, además de en Las Teresitas, en Las Gaviotas (de manera preventiva a través del mar o en ambulancia) y durante los fines de semana con presencia física en Roque de Las Bodegas, Almáciga y Benijo, esta última, por agua.

En la playa de Las Teresitas el horario durante el verano se amplía con respecto al de invierno, que se prolonga desde las 10:00 hasta las 17:00 horas. En el periodo estival, en junio y septiembre, tienen presencia en la playa desde las 09:00 hasta las 19:00 horas. En julio y agosto, cuando el calor aprieta y la cantidad de bañistas se incrementa de manera considerable, el horario de los socorristas comienza a la misma hora pero termina a las 20:00 horas. Siempre de turno hay al menos un enfermero, un médico, un conductor y un técnico de ambulancia, varios socorristas acuáticos y un patrón de embarcaciones. "Por lo general los que trabajamos aquí sabemos y estamos formados para desempeñar, al menos, otro de los puestos; así nos aseguramos mucha más disponibilidad ante una urgencia", explicó Daniel Martínez, coordinador de Cruz Roja para las playas del municipio de Santa Cruz.

Los fines de semana es la jornada en la que mayor presencia de trabajadores hay, al igual que se incrementa siempre el número de usuarios. "Solemos trabajar casi los treinta, con alguno de nosotros librando según los cuadrantes", comentó el responsable del servicio. El domingo es el peor día porque la playa, con calor, está a rebosar.

El comienzo de los días siempre suelen ser similares. Se inicia la jornada con una patrulla por lo que estos profesionales llaman la "lámina de agua". Con la embarcación que tienen destinada a esta zona de baño recorren tanto por dentro como por fuera del rompeolas toda la playa. Intentan adelantarse a cualquier contratiempo que pueda producirse al subir la marea, desde objetivos que puedan entrar en el interior de la playa saltando el rompeolas hasta manchas en el agua o animales peligrosos. En esta patrulla suelen llegar hasta las playas de Las Gaviotas, El Balayo e incluso Playa Chica. También alcanzan el frente marítimo del pueblo de San Andrés, casi hasta el Instituto Oceanográfico. "Cuando hemos hecho la ronda regresamos a la playa", subrayó Martínez.

También colaboran, con esa misma lancha, con Salvamento Marítimo. "No es lo habitual, pero si requieren nuestra asistencia estamos aquí para ayudar a quien nos necesite", matizó. La mayoría de las atenciones que realizan en la playa tienen que ver con cortes, golpes y desvanecimientos. "Afortunadamente es raro que tengamos que actuar con personas que estén en apuros dentro del agua", valoró.

Aunque Las Teresitas es una playa "tranquila" en cuanto a oleaje, la ausencia de olas no debe hacer bajar la guardia a los bañistas. "No está exenta de peligros, como todas las playas, y por eso siempre hay que estar atentos", remarcó el coordinador de Cruz Roja para las playas de Santa Cruz. Los miembros de Cruz Roja distinguen tres zonas de atención en esta zona de baño. La primera es el agua, donde siempre hay varias miradas puestas para supervisar que todo marche de manera correcta y que no se produzcan situaciones de peligro.

La segunda es la arena, desde donde también centran la atención en diferentes zonas de la playa, siempre repartidos en diferentes puntos y coordinados entre sí para que toda la superficie esté cubierta. Por último la tercera zona, serían los aparcamientos. Aunque realizan una vigilancia exhaustiva, sí que prestan su servicio si alguien lo requiere. "No hacemos rondas en los aparcamientos pero si alguien se desmaya o tiene un problema, lo atendemos inmediatamente", reconoció el socorrista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine