Santa Cruz

Un siglo de energía y pasión

Carmen García celebra sus cien años con una fiesta en la Residencia San Pancracio

17.07.2015 | 13:05
Carmen García junto a la tarta de su cien cumpleaños.

Cien velas tuvo que soplar ayer la chicharrera Carmen García durante la celebración de su cumpleaños, que se festejó en la Residencia San Pancracio de Vistabella. El siglo de vida de esta mujer del barrio de La Alegría reunió en el patio de este centro a decenas de familiares y amigos que protagonizaron una tarde llena de música, felicitaciones y muchas sonrisas.

"No sé a qué viene tanto jaleo, si solo cumplo 35 años de nada", bromeó ayer García minutos antes de que los trabajadores de la Residencia San Pancracio la sorprendieran con una colorida tarta de cumpleaños. El barrio de La Alegría y Valleseco han sido los dos lugares que han acogido la vida de Carmen García. En el primero de ellos se crió y allí fue donde conoció al que más tarde se convertiría en su marido, Eduardo Almenar, al que todos los vecinos conocían como Julio. Se casó con él a los 18 años y compartió su vida hasta que murió hace 17 años.

Tuvieron cuatro hijos y el menor, Eduardo, estuvo ayer presente en la pequeña fiesta que le celebraron. "Se querían mucho, jamás se enfadaban entre ellos y nunca tuvieron una pelea", comentó el hijo, quien aún recuerda las largas tardes jugando a las cartas que ambos protagonizaban. "Ella siempre le hacía muchas trampas cuando jugaban, pero él siempre la dejaba", recordó el pequeño de los Almenar.
A Carmen García la conocían en el barrio de La Alegría como Miss Pedrera, aunque jamás ganó ningún concurso de belleza. A pesar de ello, solo con mirar una de las imágenes antiguas que aún conserva su familia queda claro que destacaba allá donde iba, con su larga melena negra y su perfecta cara.

La centenaria es, además, una auténtica trabajadora. A lo largo de su vida realizó labores de limpieza en el Hotel Orotava y también en la casa de unos alemanes que se instalaron en Santa Cruz durante la II Guerra Mundial. "Además, por la noche trabajaba en el saladero", enumeró ayer su hijo.

Carmen García lleva dos años viviendo en la Residencia San Pancracio Vistabella y, aunque al principio no quería mudarse, ahora está encantada con el ambiente que se respira en el centro. Se trata de un domicilio inaugurado en 1997, donde actualmente residen 29 personas en un entorno muy familiar, donde se suceden las actividades individuales con las de grupo. El director del centro, Leonardo Cabrera, explicó ayer que no hay horarios para que los familiares puedan visitar a los mayores y que la preparación de los cumpleaños es una de las actividades en las que los residentes emplean más energías puesto que las fiestas que organizan son la envidia de cualquiera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine