La Laguna

El Museo Reina Sofía reclama un cuadro depositado en el Cabrera Pinto desde 1906

´Las uveras´, de Eduardo Chicharro, está en el Salón de Actos del instituto y ahora pasará a formar parte de la colección permanente del centro de arte madrileño

17.07.2015 | 02:00

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía reclama el cuadro de Las uveras, creación de Eduardo Chicharro en 1898, que fue depositado en el IES Canarias Cabrera Pinto en el año 1906. El traslado se lleva fraguando desde comienzos del pasado año pero no se ejecutará hasta dentro de unos meses. Todo ello, a pesar de la negativa mostrada por el claustro de profesores del centro y de buena parte de los agentes culturales de la Isla.

Las uveras, con 240 centímetros de alto por 400 centímetros de largo, es uno de los cuadros más importantes de los que conserva en la actualidad el instituto. Está cargado de la influencia del maestro Joaquín Sorolla y, desde que llegó de Madrid, ha estado colgado en el Salón de Actos del centro educativo, donde aún hoy permanece. A pesar de ello, este no es el primer cuadro que reclama el Museo madrileño. En la década de los 90 del pasado siglo, el Museo Reina Sofía ya reclamó Las aceituneras, de Julio Romero de Torres, un gran óleo de 188 centímetros de alto por 264 centímetros de largo.

El óleo de Eduardo Chicharro Agüera pertenece a la colección del Museo Reina Sofía y fue depositada mediante Real Orden de 1906, por parte del extinto Museo de Arte Moderno, en el IES Canarias Cabrera Pinto, que por aquellos años era el Instituto de Segunda Enseñanza de Canarias. Las uveras quedó instalado en 1907 en el Salón de Actos de este centro docente. En ese momento llegaron otros doce cuadros de diferente formato procedentes del Museo de Arte Moderno y fueron colocados en diferentes estancias del instituto. Todos ellos habían sido galardonados con medalla en las exposiciones nacionales.

A lo largo de estos más de cien años, y, con motivo de formar parte en exposiciones organizadas por el Centro Nacional de Exposiciones y Promoción Artística, el Museo del Prado solicitó en varias ocasiones el levantamiento temporal de algunos de estos cuadros, como es el caso de Rinconete y Cortadillo, de Arturo Montero y Calvo, y Amigos inseparables, de Jaime Garnelo y Fillol. Pero siempre con la condición de su devolución una vez finalizada la correspondiente muestra. Así, El Prado se encargó de devolver los cuadros retirados temporalmente y los sometía a mejoras en sus talleres para su conservación.

No obstante, el Plan Director de Depósitos del Museo, aprobado por el Real Patronato del Reina Sofía, obliga al organismo a realizar, desde hace algunos años, un trabajo de revisión de aquellas obras pertenecientes a la colección de El Prado disperso, cuyos cuadros fueron objeto de depósitos históricos. El objetivo de esta acción es valorar la posibilidad de un levantamiento de estas cesiones temporales.

De este modo, el 24 de marzo de 2014, se comunicó a la directora del Cabrera Pinto, María Jesús Rodríguez, la intención del Museo de analizar el estado de conservación de la obra de Eduardo Chicharro por parte del personal del Departamento de Conservación y Restauración, debido al largo tiempo transcurrido desde que la obra fue depositada. Esta información también fue acompañada de la intención del Museo Reina Sofía de exhibir próximamente la obra en su colección permanente, concretamente en una sala que acogerá un conjunto de obras vinculadas al realismo social.

En junio del pasado año, la Comisión Permanente del Patronato del Reina Sofía aprobó el levantamiento definitivo de la obra y se hizo oficial la visita de un técnico restaurador del Museo para evaluar las condiciones de la obra e ir iniciando las negociaciones para el traslado. El informe elaborado por la restauradora del Museo sobre Las uveras deja constancia de que, en general, el estado del cuadro es bueno.

En diciembre, el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, envió un escrito a la directora del Cabrera Pinto donde detalló todos los factores que se habían tenido en cuenta para llevar a cabo el levantamiento de la obra. En este sentido, el Plan Director de Depósitos del Museo prevé la "progresiva devolución de las obras fechadas con anterioridad a la década de los años 50 del siglo XX y depositadas en instituciones no museísticas", como es el caso de los institutos de Enseñanza Secundaria. Con esta medida se pretende "evitar la dispersión de obras de temprana cronología asignadas a la colección del museo" y "realizar una exhaustiva comprobación de su estado de conservación que permita, en su caso, abordar su restauración".

Fuentes del Museo Reina Sofía explican que la obra Las uveras no se ha podido exponer hasta la fecha en ninguna institución museística por lo que "su futura exposición en una sala dedicada al realismo social permitirá un grado de difusión y accesibilidad al conocimiento y disfrute de la obra que redundará en beneficio de los más de dos millones de visitantes que anualmente recibe el museo".

Movilización

Los miembros del claustro de profesores y de la Asociación de Amigos del Museo del IES Canarias Cabrera Pinto animan a los vecinos de La Laguna, y en general a los de toda la Isla, a que visiten el cuadro de Las uveras antes de que sea devuelto a Madrid. "Llegó aquí con el objetivo de embellecer y engrandecer un centro educativo y cultural, por lo que no nos parece bien que se lo lleven ahora", comenta una de las profesoras de Historia del Arte. Así, sentencian que su levantamiento definitivo "supondrá una merma importante del patrimonio de La Laguna".

El expresidente de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, Leandro Trujillo, sostiene que "se deben evitar todos los levantamientos de estos depósitos centenarios que existen en las Islas". Y es que, matiza, en Canarias existen otras tantas obras de arte depositadas en lugares como el Ayuntamiento de La Orotava, el Museo Municipal de Santa Cruz de Tenerife y en el Museo de la Casa Colón y en la Audiencia, en Las Palmas de Gran Canaria. Así, sentencia, "se hace necesaria una revisión de las condiciones legales de estos depósitos en Canarias". "Durante los 108 años en los que el cuadro ha permanecido en La Laguna, se ha generado, sin dudarlo, una legítima propiedad de hecho", concluye Leandro Trujillo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine