Fiestas del Carmen

El mar recibe a su 'estrella'

Cientos de personas acompañan a la Virgen en la procesión por las calles de la capital hasta el muelle para ver la embarcación de la patrona de los marineros y pescadores

17.07.2015 | 13:55
El mar recibe a su 'estrella'

La estrella de los mares volvió ayer, como cada 16 de julio, a dar un paseo por la costa capitalina. Cientos de chicharreros se dieron cita en la avenida marítima para ver el embarque en el muelle de Ribera y otros decidieron acompañarla desde su templo: la parroquia de la Concepción. Y es que Santa Cruz celebró ayer una de sus principales fiestas: la embarcación de la Virgen del Carmen, patrona de marineros y pescadores.

La misa en honor a la Virgen comenzó a las 18:00 horas pero desde más de media hora antes, los fieles comenzaron a llegar a la parroquia para coger sitio para la homilía y acompañar a Nuestra Señora del Carmen en todos sus actos. La ola de calor que sufren las Islas desde hace unos días también se dejaba notar dentro de la iglesia y por ello, antes de comenzar la misa tan solo se oía el sonido de los abanicos.
El encargado de oficiar la misa fue el rector del Santuario del Cristo de La Laguna, Carlos González Quintero, quien resaltó durante su homilía que "la Virgen del Carmen guía a los navegantes y consuela a los afligidos". El párroco recordó la devoción de los isleños por la Virgen María que puede verse, por ejemplo, en la Virgen de Candelaria como patrona del Archipiélago pero, "si hay una advocación extendida entre nosotros es la Virgen del Carmen", matizó.

Así, González Quintero hizo un breve recorrido por su vida personal y profesional en las diferentes Islas y mostró la manera en la que de una manera u otra ha estado unido a esta Virgen. "En mis 55 años de vida sacerdotal y cuando era niño siempre he estado unido a ella. Mi madre se llamaba María del Carmen, Carmita, por eso para mí, Carmen significa hogar, consuelo y disciplina", manifestó. El rector del Cristo rememoró también cómo se celebraba esta festividad en la costa de Fuencaliente (La Palma), donde tuvo su primera parroquia; o cómo, siendo natural de La Gomera, se festeja en Vallehermoso con la que hoy en día es la bajada de la Virgen pero "antiguamente hacíamos la subida", contó. El párroco solo pudo pedir "que la Virgen del Carmen, como bendijo a los marineros de antaño, nos bendiga hoy hasta que lleguemos más allá de las estrellas que es la gracia que todos desean".

Tras la misa, y con vítores de "¡viva la Virgen!, Nuestra Señora del Carmen cruzó los arcos de la Concepción donde escuchó la Salve Marinera que interpretó la banda municipal de Santa Cruz e inició su recorrido por las calles de Santo Domingo, Cruz Verde, Villalba Hervás y La Marina hasta la entrada al muelle de Ribera. Un trayecto en el que estuvo acompañada por el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez; y la consejera Cristina Valido, así como otros miembros de las corporaciones local e insular; y el presidente de la Autoridad Portuaria, Pedro Rodríguez Zaragoza; entre otros.

A su llegada al muelle, la coral polifónica del Círculo de la Amistad XII de Enero recibió a la patrona de los marineros con un repertorio de habaneras y le dedicó también la Salve Marinera. En el mar, más de medio centenar de barcos esperaban a la Virgen para verla embarcar y acompañarla en su recorrido en el agua.

Pero por las calles de la ciudad, los fieles también quisieron hacer compañía a la Virgen. Candelaria Castilla es una de las devotas que cada año acude a ver la celebración por las fiestas del Carmen. Y es que con un marido marinero no podría ser de otra manera. "Mi marido lleva a la Virgen tatuada en el corazón y siempre que salía a alta mar nos encomendábamos a ella para que le ayudara en sus viajes y llegara a casa sano", confesó.

Nieves Guillén y Amparo Clemente son dos amigas que cada año también acuden para ver a la Virgen marinera y, este año, además, acompañadas de Encarni Pastor que hacía más de 20 años que no asistía a esta celebración. "No tiene nada que ver con cómo era antes porque la Plaza de España es diferente y el recorrido más largo, lo que hace que la gente se disperse", afirmó Pastor. Sin embargo, las tres amigas aseguraron que son fieles asistentes a las procesiones de la Isla y, en este caso, "es especialmente emotiva la salida de la iglesia y la embarcación".

Por su parte, Julia de las Casas y Margarita Melián son dos vecinas de la capital que llevan acudiendo a la embarcación desde hace más de 60 años. "De pequeña venía con mi padre y este era un día muy especial en el que todos teníamos que estrenar ropa y zapatos", recuerda Melián. Estas dos amigas solo piden a la Virgen "salud y trabajo", porque "con el trabajo ya nos viene el dinero", aseguró De las Casas.

La devoción de estas dos mujeres es tal, que no solo acompañaron a la Virgen durante la misa y en el recorrido hasta el muelle, sino que la esperaron para volver a su templo. "Cuando la dejemos en la iglesia le tocamos el mantón y nos despedimos hasta el próximo año", afirmó Julia de las Casas. Sin embargo, estas chicharreras tienen una pena desde hace un par de años. "No entendemos cómo ya no se hace la exhibición de fuegos en la procesión", afirmaron. Ya durante la travesía, se lanzó al mar una corona de flores en memoria de los fallecidos en el mar y la Virgen volvió a su templo hasta el próximo 16 de julio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine