Santa Cruz

El Ayuntamiento demolerá la fábrica de Celgán antes de final de mes

Tras un incendio en el inmueble que obligó a desalojar a varios de sus ocupantes, Urbanismo cierra el proyecto para derribar en edificio

17.07.2015 | 13:05
La antigua fábrica de Celgán en el barrio de Tío Pino.

El Ayuntamiento de Santa Cruz demolerá la antigua fábrica de Celgán, ubicada en el barrio de Tío Pino, antes de final de mes. Este miércoles se producía en el interior del inmueble un incendio que obligaba a sus ocupantes, que viven de manera ilegal en este edificio en ruinas, a desalojar el espacio por orden de la Policía Local del Municipio.

El concejal de Urbanismo, Carlos Garcinuño, reconoció que la antigua fábrica debería haberse demolido el 1 de julio, ya que la Gerencia Municipal adjudicó de manera subsidiaria a finales de mayo el proyecto a la empresa Dragados por un importe de 217.000 euros. La compañía ya presentó el proyecto a los técnicos municipales, que corrigieron algunos aspectos de carácter burocrático. En estos días está previsto que Dragados presente de forma definitiva su propuesta para que en dos semanas este edificio que corre peligro de derrumbe esté demolido contando además con la licencia correspondiente y todos los papeles conforme marca la normativa.

El informe de la Policía Local que junto a efectivos del Consorcio de Bomberos de Tenerife se presentaron en la tarde del miércoles en la antigua fábrica para apagar un incendio de rastrojos y basura asegura que en el interior del inmueble se encontraban "varias personas". El fuego comenzó a las 18:55 horas y quedó extinguido sobre las 20:30 horas. Se desconoce qué o quién fue el causante del comienzo de las llamas.

El Ayuntamiento de Santa Cruz, durante estos años, ha trabajado de forma directa con las personas que viven en este recinto para encontrarles un techo seguro donde poder dormir cada noche. Para aquellos que se han negado en reiteradas ocasiones a abandonar el edificio, el Consistorio ya cuenta con la orden judicial necesaria para proceder a desalojar a las personas que aún siguen durmiendo dentro. Asimismo, para la parte de la fábrica cuya demolición, según exponen los técnicos municipales, no es necesaria, se tomarán las medidas de seguridad correspondientes, medidas que se centrarán, sobre todo, en el tapiado de todos los accesos.

El procedimiento para poder derribar este edificio se inició hace más de tres años por parte de la Gerencia Municipal de Urbanismo cuando se descubrió que la mayor parte del inmueble estaba en ruinas. Tras muchos intentos de notificación sin éxito por parte del Ayuntamiento a la empresa propietaria, Promociones Anojo, el Consistorio logró localizar su dirección en Pontevedra. Tras las correspondientes publicaciones en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de los diferentes requerimientos el Consistorio tuvo que pedir permiso al Juzgado para proceder a la demolición. La autorización judicial fue concedida en mayo de 2015.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine