AENA mejorará la Terminal 2 del Reina Sofía para obtener capacidad de reserva

La entidad abrirá seis puertas de embarque en esta zona, donde en la actualidad solo se puede facturar

13.07.2015 | 17:55
Decenas de pasajeros hacen cola para facturar en el aeropuerto del Sur.

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) trabaja en la actualidad en tres iniciativas que implicarán importantes mejoras en la calidad del aeródromo del Sur. Una de ellas es la obra prevista en la Terminal 2 (T2), con la que la entidad pretende obtener capacidad de reserva por si aumenta la cantidad de pasajeros. La actuación se centra en dotar a este edificio de seis puertas de embarque ya que hoy en día solo se puede facturar en él, pero el organismo todavía no ha terminado de redactar el proyecto. El director del operador en Canarias, Mario Otero, explica que aún no se puede hablar de la inversión que supondrá porque precisamente no está listo el documento, pero no obstante anuncia que su ejecución tendrá lugar a corto plazo.

En la Programación Plurianual (PAP) del Anexo de Inversiones de los Presupuestos Generales del Estado de 2015 se contempla para el periodo de 2015 a 2018 una planificación de inversiones en el aeropuerto Reina Sofía por valor de 103,5 millones de euros, que sumados a los 40,3 millones de euros contemplados en el aeropuerto de Tenerife Norte, suponen una previsión de inversión en la isla de 143,8 millones de euros en los próximos cuatro años.

Esa ampliación en la T2, sin embargo, no significa que la zona vaya a estar en servicio todo el año, tal y como ha solicitado el Cabildo de Tenerife, que defiende que el aeropuerto del Sur necesita abrirla de forma permanente. También demanda que se cree una nueva terminal porque considera que en poco tiempo la instalación estará saturada ante la afluencia de usuarios. Pero el representante de AENA en las Islas maneja unos datos bien distintos.

Según especifica, ese recinto solo es utilizado cuando es necesario y si en el futuro "hace falta" se pondrá en marcha durante todo el año. Por el momento no existe demanda como para dar este paso. De acuerdo a las previsiones que maneja Mario Otero, el aeródromo registrará en el futuro un crecimiento de pasajeros de en torno un 2% y la capacidad de la instalación, actualmente en el 76% de acuerdo a sus cálculos, no alcanzará su tope "hasta más del año 2030". Con estos datos, el director de AENA manifiesta que hay margen de maniobra y que el plan también es realizar un estudio funcional para ver "cómo se puede integrar la operación completa en Tenerife Sur" con el objetivo de "pegar el salto de calidad y de imagen".

Por lo pronto, la finalidad es hacer lo que el aeródromo necesita, y Mario Otero garantiza que la Isla "no va a dejar de crecer por falta de inversión de AENA", además de que subraya que no va "a escatimar en calidad". Con esta meta, el representante de la entidad especifica que la mejora de la T2 funcionará de acuerdo a la demanda de las compañías y, en caso de que se dé, se podría liberar la Terminal 1. El motivo de por qué no se ha mantenido abierta durante todo el año la primera zona es porque las aerolíneas no lo han pedido, así que lo que se pretende con poner puertas de embarque es que haya reserva de capacidad ahí, aparte de que hay que esperar a que las empresas soliciten pasar todos sus servicios para que no haya duplicidad, y con ello, evitarles un sobrecoste.

Para él, Tenerife Sur tiene margen "suficiente" para medio plazo al operar en la actualidad al orden del 76% de su capacidad, mientras que su máximo se encuentra en los 12 millones de pasajeros año. Como en el pasado ejercicio la cifra de viajeros fue de 9.107.000, "no hay problema de capacidad" ni lo prevé "a medio plazo". En cuanto a seguridad, el aeropuerto tampoco tiene problema "operacional ni de seguridad física". La calidad, sin embargo, sí que es mejorable, aunque los usuarios y las compañías puntúan "alto" al aeródromo, afirma Mario Otero.

En este ámbito, el director de AENA en Canarias especifica que la entidad también trabaja a corto plazo en otras dos actuaciones que supondrán una inversión de 1,6 millones de euros en total. Una es la ampliación de la entrada de los visitantes de terceros países, es decir, que no son de la Unión Europea y que tienen que pasar tanto control de documentación como aduanero. La obra consiste en hacer una modificación para que los visitantes desembarquen en el espacio de llegadas B, en la planta baja del edificio, para lograr así agilidad en el proceso, ya que AENA pondrá allí más controles de pasaporte. En este caso, estos trabajos implicarán un desembolso de 830.000 euros.
A esta cuantía hay que sumar los 750.000 euros de una tercera iniciativa que se desarrollará en la zona de control. Mario Otero señala que esa parte tiene "capacidad suficiente para absorber todo el tráfico, sobre todo en las horas puntas, pero sí es cierto que la parte anterior a los controles es muy pequeña". La suerte es que hay unas instalaciones de las que se puede "prescindir" para ampliar el espacio, un salón de actos y una oficina, lo que permitirá lograr una "planta diáfana y con luz natural", resalta.

En total, se trata de tres actuaciones que están en fase muy avanzada para iniciarse las obras a corto plazo, aparte de algunas otras mejoras que se llevan a cabo en la actualidad, como la remodelación de los baños del aeródromo. A estas acciones hay que agregar la idea de hacer un estudio funcional para que, con lo que determine, "ver con los grupos de interés –compañías aéreas, turoperadores y sociedad en general de Tenerife"– las obras a desarrollar para intentar alcanzar el "consenso por parte de todos", pero eso sería "ya ha más a medio plazo", puntualiza, porque el aeródromo no llegaría al 100% de su capacidad hasta más de 2030, agrega el director de AENA en Canarias.

Respecto a la petición del Cabildo, insiste en que la intención de la entidad es hacer lo que "verdaderamente" necesite la instalación "para no ser un freno para el desarrollo de la Isla" pero, en su opinión, tampoco "tiene sentido" tener un aeropuerto que "no se vaya a llenar nunca". "Con nuestra prognosis de tráfico, no vemos la necesidad" de abrir de forma permanente la T2 ni construir una tercera terminal, "lo que no quiere decir que no sigamos analizando lo que pueda pasar en el futuro", destaca Mario Otero.

Tendencias

El análisis del tráfico de los últimos años muestra que el segmento internacional es el más importante del aeropuerto Tenerife Sur. El mercado británico es el principal emisor con 3,7 millones de pasajeros, seguido por Alemania con 1,6 millones y Bélgica con 419.000. Con menos volumen de tráfico aparecen países como Suecia, La Federación Rusa, Italia, Holanda, Noruega, Francia, Dinamarca o Finlandia. Comparando las previsiones elaboradas por Aena con la capacidad disponible, 12 millones de pasajeros anuales, se prevé que pueda satisfacer el servicio a medio y largo plazo.

El mismo número de pasajeros que en el año 2000

El director de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) en Canarias, Mario Otero, informa de que la entidad revisa cada año las previsiones de tráfico ya que las circunstancias cambian cada periodo. De acuerdo a los datos obtenidos durante los ejercicios, el representante del organismo afirma que el aeropuerto del Sur, con 4.216 empleados, tiene en la actualidad "prácticamente el mismo número de pasajeros que en el año 2000". Según especifica, en 2014 la cantidad de viajeros arribó en el aeródromo supuso un récord, pero la realidad es que se trata de una instalación en la que "desde hace 15 años no ha crecido el tráfico".

De cara al futuro, Mario Otero detalla que AENA prevé un crecimiento bajo, en torno al 2%, y para poder responder a la demanda hay que "integrar" ese posible aumento en el aeropuerto con la capacidad alojativa de la Isla. Aunque no ve necesario llevar a cabo las acciones que plantea el Cabildo –la puesta en servicio de la Terminal 2 y la construcción de una tercera–, el representante de la entidad resalta que lo que quiere dejar claro es que el operador "no va a escatimar nunca la inversión necesaria en ningún aeropuerto". "Cuantos más aviones y pasajeros mejor, y si tenemos que ampliar para que haya más, lo haremos, porque nuestro mayor fracaso sería ser un freno al desarrollo de la Isla, no saber adaptarnos o anticiparnos a la demanda". "Y en eso estamos", agrega. Recuerda que la intención del organismo es realizar un estudio funcional para ver cuándo habría que hacer esas inversiones para ampliar la capacidad del aeródromo.

La Corporación insular encargó un estudio que reveló que el aeropuerto está saturado y que necesita tener más espacio para que pueda crecer pero, según advierte Mario Otero, para la realización de ese informe se utilizaron datos del Plan Director de 2001, "con procesos antiguos y donde se decía que la capacidad era de 10 millones al año". Según asevera, la realidad es que su tope está en los 12 millones y afirma que en la actualidad se cubre el 76%, lo que equivale a nueve millones de pasajeros, así que queda un margen de un 25% (tres millones de personas), aparte de que ha cambiado la forma de operar y los aeropuertos ahora son más eficientes, puntualiza.

Mario Otero, de igual forma, recuerda que en el pasado mes de mayo el aeródromo del Sur perdió tráfico, hasta situarse en -1,5 de pasajeros respecto al periodo anterior, "el único de Canarias" con números negativos. Pese al descenso, el director de AENA en Canarias no muestra preocupación por estos datos ya que destaca que el pasado ejercicio hubo un crecimiento muy importante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine