La Laguna

José Alberto Díaz: "Si el reparto de áreas no va bien habrá cambios"

"En la oposición hay gente deseosa de colaborar y le daré juego para que lo haga", asegura el alcalde de La Laguna

12.07.2015 | 02:20
José Alberto Díaz, en un momento de la entrevista.

Una semana después de tomar posesión como alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, firmó el pasado viernes los decretos de delegación de competencias para repartir las concejalías entre los siete concejales de Coalición Canaria y cinco del PSOE. No obstante, está dispuesto a hacer cambios si los ediles no realizan una buena labor. Eso sí, dice que lo hará sin importar el partido sino la persona.

¿Es usted un alcalde de mochila, como fue Clavijo?

Yo siempre he llevado mochila. Creo que fui el primero en usarla.

¿O sea que Fernando Clavijo se inspiró en usted?

Él la lleva con más estilo que yo.

Ese estilo informal irá acompañado, avanzó usted al tomar posesión del cargo, de una política de puertas abiertas, talante dialogante€
Soy una persona muy dialogante. Estoy convencido de que el acierto lo conseguiremos entre todos. No me creo dueño de la verdad absoluta. Reflexiono mucho los temas importantes antes de tomar decisiones.

¿Usted también va a pedir un bonobús, como los diputados de Podemos en el Parlamento, o seguirá viajando en coche oficial?

Al Ayuntamiento vengo caminando porque vivo cerca. El coche oficial permite rentabilizar más el tiempo. En alguna ocasión siendo candidato cogí mi coche para ir de un lado a otro y me desesperé. Tuve que salir antes de que finalizara el acto de un lugar para llegar a otro con el estrés de la conducción, sin saber a la hora que llegaría y cuando finalmente estaba ahí no había aparcamiento. Fue una verdadera locura. Al final creo que el coche oficial permite que uno respete el horario con el que ha quedado con la gente y maximizar todo el tiempo disponible para dedicarlo a atender los asuntos ciudadanos.

Ahora que hablaba de que no sabía cuanto tardaría en llegar de un lugar a otro¿cree que las reformas que hará el Cabildo en la TF-5 van a paliar los atascos?

Los técnicos de ambas corporaciones se reunieron en su momento y estuvieron de acuerdo en que las medidas previstas iban a suponer una mejora. Esperemos que así sea. Yo no soy especialista en esto pero siempre recuerdo una frase del expresidente del Cabildo, Ricardo Melchior, que decía que si uno hace más carreteras habrá más coches. Al final, para que la gente utilice el servicio público de transporte, el coche tiene que tener cierta incomodidad.

¿Ya se reunió con el presidente del Cabildo, Carlos Alonso?

No, todavía no. Estoy reuniéndome con los distintos grupos municipales y no he tenido tiempo todavía de sentarme con él.

Los decretos de delegación de competencias para el reparto de áreas de gobierno confirman que no hará más concesiones al PSOE de las previstas inicialmente en el pacto.

En los gobiernos hay varias etapas. Creo que tenemos que iniciar esta. Hay gente del PSOE que es muy buena gestora y tal vez en una segunda fase habrá que reordenar, pero para comenzar este primer periodo seguiremos la línea que he planteado.

Carlos Alonso ha hablado de conformar gobierno con los mejores, sin distinguir partidos políticos. ¿Está de acuerdo con esa filosofía?

Por supuesto. Por eso me he tomado un tiempo para analizar las personas que tenían que estar asignadas a cada área. Habrá una primera etapa de confianza para consolidar el equipo. Y, a lo mejor, si el reparto de áreas no va bien habrá una segunda fase de reorganización. La propuesta que me ha planteado el PSOE para el reparto de las áreas que le corresponden me parece acertada. Pero tal vez dentro de un tiempo, si vemos que el reparto no funciona nos plantearemos cambios, sin pensar en los colores sino en las personas.

¿Evaluará cada área?

Sí. Tenemos gente nueva en el equipo, tanto de Coalición Canaria como del Partido Socialista, y tenemos que ver cómo funcionamos. Creo que nos irá bien, pero tenemos que recorrer algo de camino juntos.

¿Se van a dar los clásicos 100 días para ese periodo de prueba?

Nos daremos el tiempo que creamos oportuno. Tenemos que sentirnos cómodos ambos. Tenemos conversaciones día a día e iremos viendo.

¿Se plantea integrar a alguien de la oposición, como hizo Santa Cruz con Guillermo Guigou en el mandato pasado?

No descarto ninguna opción. Todavía no hemos hablado de eso. El pacto que tenemos requiere que haya acuerdo de ambas partes para integrar un tercero. Yo tengo voluntad, imagino igual que él [por Javier Abreu] de cogobernar con una visión más integradora, consensuando los temas.

Ya bastantes problemas tienen siendo dos como para hacer un trío, ¿no?

Para el trío hay que tener un poco más de confianza€[risas].

¿Cómo ha encajado el discurso de Javier Abreu el día de la constitución de la Corporación y su negativa de firmar el pacto?
Yo estoy en el pacto que hemos suscrito las organizaciones políticas y lo que sí tengo claro es que La Laguna está por encima de todo. Estoy seguro de que La Laguna tiene suficiente interés para cada uno de los partidos como para superar cualquier disidencia que podamos tener.

En la oposición hay mucha gente deseosa de colaborar, por lo menos eso manifestaban durante el periodo de negociación.
Sí, en la oposición hay gente con deseos de colaborar y le daré juego para que eso suceda. De hecho, ya he tenido la primera reunión con Unid@s se puede y fue muy bien. Tenemos algunas discrepancias pero el balance es positivo.

Durante ese mes de negociaciones que transcurrió hasta llegar a un pacto de gobierno, que desde fuera lo hemos percibido como un periodo tan duro, ¿qué lección ha sacado?

He conocido un ámbito de la política que se aleja del servicio público, que es por lo que supone que uno está en esto. Me parecía que la gente que se presentaba por los distintos partidos lo hacía con la voluntad de dar un servicio a la ciudadanía. Hay algunos que hablan de una serie de principios éticos, morales, de transparencia y en este proceso me di cuenta de que los incumplen.
Parece que a puertas cerradas todo cambia.

Sí. Si estos son los mimbres que utilizan para llegar al poder, me pregunto cómo van a ser cuando lleguen. Y eso me ha llamado muchísimo la atención.

¿Eso le ha quitado ilusión?

No me ha quitado la ilusión por la Alcaldía, La Laguna y nuestros proyectos pero me he tenido que inyectar vitamina otra vez para seguir diciendo que es posible construir algo entre todos. Estoy obsesionado con eso. Aquí nadie sobra.

¿Lo que se negociaba era el ´qué hay de lo mío´, la parcela de poder sin importar mucho más?

No, había un debate que no era sobre eso sino que consistía en "matemos a aquel". Ni siquiera se planteaba lo que querían construir para La Laguna sino que era "matemos a aquel". Y aquel es la primera fuerza política, les guste o no a quienes quieren eliminarlo. De verdad que la falta de respeto me llama muchísimo la atención.

¿Cómo se reparten concejalías? ¿Hay parámetros objetivos vinculados con el presupuesto que gestionará cada uno o la exposición pública que da el área?

Se tienen en cuenta varios factores. Cuando uno está en el gobierno quiere demostrar que puede hacerlo bien, con iniciativa y creatividad, y hay áreas que tienen mayor visibilidad. En esto también se mezcla el interés partidista de sacarle rédito a lo que se hace. Al mismo tiempo pesan los programas y la ilusión que cada uno tiene para sacar adelante determinados proyectos.

Pongamos un ejemplo. ¿Urbanismo no hubo que negociarlo porque no lo quería nadie, verdad?

Urbanismo lo asumimos porque hemos hecho un Plan General con la colaboración y el apoyo del Partido Socialista y evidentemente tenemos que rematarlo nosotros. Creo que el PSOE tiene voluntad de hacerlo y nosotros también.

¿Qué hace falta hacer para aprobar ese Plan General? ¿Habrá una impronta nueva?

Estoy hablando con todos los grupos municipales para ver cuales serán las prioridades.

El caso Corredor tuvo hace poco a Fernando Clavijo contra las cuerdas. ¿Qué conclusión saca de todo lo que pasó?

Que tenemos que reformar la justicia. Tener una democracia del siglo XXI supone el respeto máximo a las identidades y a las personas. Cuando asumamos esto nos irá muy bien. Cuando uno sale en la prensa imputado le ponen un sello para el resto de su vida. Tenemos que ser cuidadosos porque hay gente que murió por defender el derecho a la inocencia hasta que se demostrara lo contrario, que es un principio básico. Pero hemos perdido ese horizonte. Me sorprende que haya gente, que proclamándose herederos de los que lucharon en épocas anteriores hagan lo mismo frente a los que lucharon.

¿Por qué no sonaron los himnos de España y Canarias en La Laguna el día de la constitución del Ayuntamiento, como sucedió en Santa Cruz?

Porque no hay costumbre aquí de ponerlos.

A qué atribuye los malos resultados electorales que tuvo Coalición en La Laguna?

En primer lugar está el conflicto que hemos tenido dentro de Coalición Canaria. Somos renovación pero lo que hemos hecho fue cambiar caras, tenemos que cambiar la forma de actuar para que la gente vuelva a creer. Teníamos la percepción de que en La Laguna estábamos haciendo las cosas diferentes y que no íbamos a recibir ese nivel de contestación de nuestro electorado. Una contestación que en algunas zonas ha tenido que ver con el desvío de votos y en otras con un aumento significativo de la abstención. El cambio más fuerte que se ha vivido es en La Laguna. Hemos estado trabajando bajo el liderazgo de Fernando [Clavijo] y en septiembre del año pasado es elegido como candidato a la Presidencia del Gobierno. Nosotros elegimos candidato en diciembre, con poco tiempo de antelación. Además, yo tampoco me prodigaba en los medios más que para hablar de mi gestión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine