La Laguna

Un hotel para soñar en familia

El MC San Agustín abre sus puertas en La Laguna con cuatro suites

12.07.2015 | 02:20
Julián de Armas, junto a la familia y representantes públicos, en el momento de bendecir la casa.

El casco histórico de La Laguna inauguró ayer su tercer hotel, el primero de cinco estrellas del municipio. Vecinos, comerciantes y representantes públicos llevan años intentando que aumenten las infraestructuras alojativas de por sí escasas en una localidad que además ostenta el título de Patrimonio de la Humanidad y que recibe cada año a miles de visitantes.

Condenada como estaba la ciudad a ver pasear por sus calles a cientos de turistas que luego se hospedan en otras localidades, La Laguna en peso celebró ayer la apertura de esta nueva instalación. El Hotel MC San Agustín es un cinco estrellas "peculiar", según reconocieron ayer los portavoces de la familia Marín Cabrera, dueños y gestores del nuevo hotel.

La peculiaridad de este lujoso establecimiento viene dada, especialmente, porque esta familia ha puesto en cada estancia una parte especial de su historia personal. Con cuatro suites, algunas de más de 70 metros cuadrados, esta casona que hace esquina entre la calle San Agustín y la calle Viana es una experiencia única para sus visitantes. "Este es un proyecto singular porque es una mezcla de pasado, presente y futuro. Los promotores que han puesto en este objetivo el fruto de toda una vida de trabajo son Cipriano Marín y su fallecida esposa Manuela Cabrera. También forman parte del mismo sus hijos, mi familia política, y juntos esperamos que haya frutos para el futuro", explicó ayer uno de los portavoces de la familia, Miguel Montesdeoca.

También acudió al acto de bendición e inauguración don Cipriano, que tuvo unas emotivas palabras de recuerdo para su mujer. A ella le dedicó la inauguración: "a doña Mela Cabrera, mi esposa, una mujer elegante, buena y cariñosa".

El coctel de apertura contó, además, con la presencia del párroco de La Catedral, Julián de Armas. El que fuera deán del templo de Los Remedios durante la larga etapa de su restauración fue el encargado de bendecir el recinto "a sus encargados, personal y a todas las personas que pasen por aquí". La familia, destacó, es asidua a la parroquia que dirige y, de hecho, pidió a uno de los nietos de don Cipriano que leyera unos versículos del libro del Génesis. "Cuando Jesucristo se llamó a sí mismo hijo de un carpintero convirtió el trabajo en una fuente de bendiciones", recordó para animar a todos los miembros del equipo del MC San Agustín.

La buena nueva de la apertura de une establecimiento que dará trabajo a doce personas también congregó a muchos representantes públicos. El alcalde lagunero, José Alberto Díaz, destacó que "es una verdadera alegría que uno de mis primeros actos como alcalde de esta ciudad sea precisamente la inauguración de un hotel". También valoró el líder nacionalista el hecho de que en las habitaciones hablen "de la identidad de esta familia y de su historia". "Además vemos como se combina a la perfección nuestra arquitectura tradicional con elementos modernos", dijo. "Asimismo genera empleo y en La Laguna nos hacen mucha falta los hoteles".

Díaz, que acompañó a la familia en un recorrido por las lujosas estancias, deseó a los gestores del MC toda la suerte "del mundo" y ofreció los servicios del municipio a los nuevos empresarios laguneros. "El Ayuntamiento de La Laguna está para todo lo que les haga falta, debemos estar a lado de cada una de estas iniciativas", añadió el representante municipal.

Junto al alcalde nacionalista acudieron también la nueva concejal de Turismo, la socialista María José Castañeda, y los dos ediles de Ciudadanos en el Ayuntamiento de La Laguna, Teresa Berastegui y Fernando Gortázar.

El acto contó también con la presencia del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso. "Este es un día estupendo para La Laguna y lo primero que quiero hacer es felicitar a la familia por este inicio de un proyecto que parte además de las raíces de todos ellos, algo que se ve en las estancias del hotel".

Alonso reconoció "la falta" que tiene el municipio de este tipo de empresas e incluyó la inauguración del establecimiento como parte significativa "de ese renacimiento que vive el municipio, algo que no es nuevo pero que es tremendamente positivo". "Que abra este hotel es bueno porque además va a generar actividad y empleo", aseguró el mandatario insular. Según Alonso, uno de los aspectos importantes para la economía insular es que durante los últimos años "han aumentado las plazas hoteleras de cinco estrellas y está demostrado que este tipo de establecimientos generan muchos más puestos de trabajo. Solo hay que observar que este hotel con solo cuatro habitaciones tipo suites tiene una docena de empleados".

Además, los gestores del MC San Agustín tienen previsto usar los mejores productos locales para deleitar a sus clientes. La cocina estará a cargo del prestigioso Richard Etherington, encargado de elaborar con esa escogida materia prima platos donde se combinará la cocina tradicional canaria con lo más innovador de la gastronomía.

El coste de las suites, pensadas para alojar a una familia de como mínimo cuatro miembros, van desde los 250 euros la noche para una pareja y pueden alcanzar los 600 euros en función del paquete que escojan. Existen paquetes especiales de negocios, tiempo en familia y de escapada romántica. Pese a que la inauguración tuvo lugar ayer, las habitaciones no estarán disponibles hasta finales de mes. Los empleados del MC confirmaron que ya han recibido reservas para principios de septiembre. También está pendiente la apertura de la sala spa del recinto donde, gracias a la colaboración con los empresarios de la zona, se ofrecerán a los clientes servicios pactados de peluquería, belleza y masajes.

La cafetería, ubicada en la planta baja, tiene acceso directo hacia la calle Viana y estará disponible para todo el público. Todos los domingos está previsto servir un brunch. La oferta para empresas, entidades y organismos se completa con un comedor especial para reuniones con capacidad hasta para doce personas.

Mientras los visitantes degustaban ayer las bebidas y los canapés con los que ayer la familia Marín Cabrera agasajó a sus visitantes, los empleados del hotel lideraron pequeños grupos de entre tres y cuatro personas para hacer un recorrido por la casona.

Además de contar con todas las comodidades y avances tecnológicas, la cuatro suites del hotel de San Agustín son un gran homenaje a los patriarcas de la familia. Dos de ellas, las de un ala, son el recuero a la vida de Manuela Cabrera: La Caleta y La Florida. Ambas muestran la estrecha relación que le unió con Lanzarote y son un homenaje a la casa de veraneo y la finca que tenía en esta Isla. Todo el mobiliario pertenece a la familia y ha sido especialmente renovado para recibir a los huéspedes que escojan La Laguna para pasar unos días inolvidables.

Las otras dos habitaciones son el reflejo de la vida de don Cipriano. Procedente de Málaga, esta vinculación con el sur peninsular se observa en los nombres de las suites: El Puerto y Pomares.

Todo está dispuesto, diseñado y decorado para que los clientes se sientan como en casa. La familia propietaria ha querido plasmar en su establecimiento todo lo que han disfrutado de sus viajes por distintos hoteles del mundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine