Santa Cruz

Un joven con discapacidad vive fuera de su casa por las deudas de sus vecinos

Un ascensor de las 174 Viviendas Puente de Taco lleva un mes estropeado

10.07.2015 | 12:40
Presencia Hernández junto a su hijo Leandro Zebensuí García.

Un joven de 32 años, con un grado de discapacidad del 98%, está obligado a vivir fuera de su casa por las deudas de sus vecinos. Hace más de un mes que Leandro Zebenzuí García no puede acceder hasta su vivienda en el cuarto piso de uno de los bloques de las 174 Viviendas Puente de Taco. Algunos de los residentes de este inmueble llevan años sin pagar sus recibos de la comunidad por lo que ante la última avería del ascensor, la empresa encargada de su mantenimiento ha decidido no arreglarlo.

Este conjunto de edificios son casas sociales que pertenecen a Viviendas Municipales. Se trata de 13 edificios de los cuales 10 tienen ascensor. Por los impagos al menos tres han dejado de funcionar durante el último año. Se da la circunstancia de que el bloque en el que vive Leandro Zebenzuí, las viviendas las concedió el Ayuntamiento a los vecinos con dificultades de movilidad. "Todos los vecinos, por una u otra razón, tienen que coger el ascensor para poder llegar a sus casas de forma cómoda", aseguró Cristóbal Darias, tutor de este joven.
"Muchos vecinos llevan años sin pagar la comunidad", concretó. Algunos incluso durante los 17 años que llevan viviendo en este barrio.
"Pagamos justos por pecadores", asumió. "La deuda total de todas las comunidades asciende a 84.000 euros; es mucho dinero y entendemos que no nos quieran arreglar el ascensor, pero no podemos seguir así", añadió. En su caso, Leandro lleva un mes durmiendo en el centro al que acudía antes cada día para pasar la jornada. "Está en Güímar, y gracias a que nos han ayudado desde el centro, dejándolo dormir allí", explicó este vecino y presidente de la comunidad de su edificio.

Cristóbal conoce a la perfección a cada uno de los vecinos que no abonan mensualmente su recibo. "Algunos no pueden pero otros no pagan porque no les da la gana", sentenció. En su opinión, es normal que muchos residentes hayan optado por no pagar. "Si veo que el de al lado no paga y no le pasa nada, yo también dejo de pagar", matizó.

El problema de su bloque no solo le afecta a su piso, el número cuatro. "Son siete plantas y las siete necesitan el ascensor", recordó. Leandro Zebenzuí va en silla de ruedas y no puede hacer nada por sí mismo. "Nos necesita para todo y ni su madre ni yo podemos cogerlo en peso", añadió. Sin coche no pueden trasladarse de manera cómoda hasta el municipio de Güímar para verlo. Aunque este es un problema concreto, Darias deja claro que el resto de vecinos también necesitan ayuda para poder moverse.

La concejal delegada en materia de Vivienda, Carmen Delia Alberto, aseguró que desde Viviendas Municipales se hará "un esfuerzo" por mejorar la situación de estos vecinos. "Hay muchas familias que no pueden pagar su comunidad pero eso no les excluye de hacerlo", explicó la edil nacionalista. En este sentido, recordó que se utilizarán "las herramientas de las que dispone el Ayuntamiento siempre dentro del marco de la legalidad", añadió. "La deuda existe y hay que buscar una solución", confirmó.

Esta semana, la edil se reunió con algunos de los vecinos de las comunidades de vecinos afectada. "Me dieron a conocer la situación y es preocupante, porque hay familias que necesitan ese ascensor", reconoció Alberto. Los residentes de este barrio, así como el resto de personas usuarias de los servicios sociales del municipio, siempre pueden acudir hasta las oficinas del Ayuntamiento a solicitar ayudas para el pago de sus recibos, no solo de agua o la luz, sino también la comunidad, el alquiler o para la alimentación. "De momento, solo podemos mediar con la empresa que mantiene los ascensores y a partir de ahí, ver qué podemos hacer", concluyó.

Los vecinos afectados esperan que la nueva concejal les ayude. "Se ve que tiene ganas de trabajar y aceptó una reunión con nosotros según se lo pedimos; para empezar no podemos pedir más", aclaró Cristóbal Darias. Aunque le propuso a la nueva edil que las deudas atrasadas se olvidaran y se empezara a exigir el pago desde cero, desde el Ayuntamiento no pueden asumir esa situación. "No sería legal y lo sabemos; pero ya no tenemos más opciones", confirmó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine