El pacto entre CC y PSC reduce en un 12% el coste del gobierno del Cabildo

Alonso y Abreu firman un acuerdo de "lealtad" para dirigir la Corporación los próximos cuatro años

05.07.2015 | 23:43

"Un pacto de lealtad por Tenerife". Es la frase en la que insistieron ayer Carlos Alonso (CC) y Aurelio Abreu (PSOE) tras firmar el documento en el que nacionalistas y socialistas manifestaron su acuerdo para gobernar el Cabildo de Tenerife durante los próximos cuatro años. La nueva reestructuración, que distribuye las competencias en diez áreas, supone según destacó el presidente de la Corporación tinerfeña "una reducción del 12% en el coste destinado a cargos directivos".

Alonso, que rehusó desvelar los nombres de los consejeros insulares para los próximos cuatro años, aseguró que "en relación al presupuesto insular, el coste de la dirección ya es bajo" pero insistió en que "con la nueva estructura se logra reducir respecto a lo que teníamos hasta ahora". En concreto, las diez áreas se reparten 34 competencias, y de ellas seis quedan en manos de Coalición Canaria, aunque Alonso aseguró que seguirán "trabajando de forma transversal, como hemos hecho en los últimos años".

Tanto Alonso como Abreu hicieron hincapié en que la distribución está pensada "en las personas" puesto que según su argumento "la prioridad del nuevo Gobierno es mejorar la calidad de vida de los ciudadanos tinerfeños". Lejos de debates políticos, ambos dirigentes insulares reiteraron su "plena satisfacción" por el pacto.

El presidente del Cabildo recordó que ha animado al resto de formaciones políticas presentes en la corporación a secundar las líneas del acuerdo que sustentará el gobierno insular. Además, reiteró el ofrecimiento al Partido Popular de ocupar una consejería de relaciones institucionales con el Estado. Al respecto, Abreu auguró que "cuando el Partido Socialista gane las elecciones, esa consejería debe estar ocupada por alguien del PSOE".

Transparencia y modernidad

Los dirigentes insulares se mantuvieron firmes en su apuesta por la "lealtad" en base, a juicio de Carlos Alonso, a cuatro prioridades: empleo, bienestar social, formación e infraestructuras. Todo ello enmarcado en "un gobierno más abierto, transparente y moderno", del que dijo han hecho partícipes a los técnicos del Cabildo.

Respecto al empleo, Alonso defendió que "hay perspectivas de futuro mejor, pero las personas tienen que estar mejor preparadas para aprovechar esas oportunidades" y añadió que "se hará especial hincapié en las personas que más han sufrido las consecuencias de la crisis económica". De ahí parte también el trabajo futuro en bienestar social, un área de la que destacó las actuaciones previstas en materia de dependencia: "Tenemos el compromiso del Gobierno de Canarias para mejorar la atención y la intervención derivada de la Ley de Dependencia", aseguró el presidente insular.

En relación a la formación, Alonso destacó la necesidad de mejorar la capacitación de los jóvenes, un objetivo enmarcado dentro de la estrategia Tenerife 2030, que supondrá un área específica en el Gobierno, y que debe garantizar "que dentro de 15 años tengamos a los jóvenes mejor preparados para obtener una isla más competitiva". La cuarta prioridad de la institución es las infraestructuras, un reto llamado a que "todas las comarcas tengan que tener las mismas oportunidades de desarrollo, para que cada isleño piense que el Cabildo lo mima más a él que a ningún otro", concluyó Alonso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine