Tres países africanos, interesados en usar el cable de fibra óptica de Tenerife

Canalink, dependiente del Cabildo, avanza en las conversaciones con Mauritania, Benín y Guinea-Conakry

02.07.2015 | 00:30
Despliegue del cable de fibra óptica a principios de mayo.

Operadores de tres países africanos están interesados en utilizar el cable submarino de fibra óptica que une Tenerife con el continente vecino desde principios de mayo. Aunque el enlace entre ambos tuvo lugar hace dos meses, será hoy cuando el sistema comience a funcionar de forma oficial. Carlos Suárez, el director de Canalink, empresa dependiente del Cabildo, informó ayer de que han culminado las pruebas pertinentes para comprobar que la información viaja a través de esta infraestructura de forma correcta. Tras esta verificación, está previsto que el tráfico pase a estar desde ya en servicio con todas las garantías para los usuarios. Con el fin de captarlos, detalló que la entidad isleña ha iniciado conversaciones con distintos territorios, aunque las negociaciones están más avanzadas con Mauritania, Benín y Guinea-Conakry.

Con la puesta en marcha de esta conexión, la Isla se convierte en el primer nexo entre 12 países africanos y Europa al tratarse del único territorio español con esta instalación, pero su expansión va más allá, porque está previsto que esta red se despliegue por un total de 21 regiones diferentes. El amarre del cable de Canalink a ACE (África Coast to Europe), como se le llama al sistema de fibra óptica que parte de Francia hacia la costa occidental africana y que está operativo desde hace un año, permite a la empresa pública formar parte de ese consorcio formado por más de 40 operadores distintos.

La línea submarina parte del centro de datos NAP (Neutral Acces Point), ubicado en Granadilla de Abona, y se une a ACE en medio del mar al salir de Francia, pasar por Portugal y de ahí enlazar directamente con Mauritania. A partir de este territorio, la infraestructura se despliega por Senegal, Gambia, Guinea Ecuatorial, Gabón, Guinea-Conakry, Sierra Leona, Liberia, Costa de Marfil, Ghana, Nigeria y Santo Tomé y Príncipe.

Pero la previsión es que Benín se sume este mismo año a todos estos países, además de que se espera que también lo hagan con Camerún, la República Democrática del Congo, Angola, Namibia y Sudáfrica. Los trabajos para ampliar el cable ya han sido contratados y cuentan con la financiación necesaria para poder desarrollar este nuevo tramo por la costa occidental, partiendo de Santo Tomé hasta Sudáfrica. Así, un total de 21 países, la mayoría de ellos del continente vecino, podrán comunicarse a través de este sistema.

El director de Canalink especificó ayer que las negociaciones que se mantienen en la actualidad se llevan a cabo precisamente con los territorios que forman parte de ese consorcio. Aunque indicó que aún es pronto para desvelar el nombre de los operadores con los que mantienen conversaciones porque no se ha firmado ningún acuerdo por el momento, sí señaló que las "más avanzadas" son las que se mantienen con Mauritania, Benín y Guinea-Conakry, aunque hay otras en marcha.

El objetivo de estos contactos es conseguir que las empresas que prestan servicios en esos territorios elijan Tenerife no solo para almacenar su información en el NAP, en el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables, sino también para que sus datos viajen a diversos países de Europa sin necesidad de pasar por Portugal o Francia, lo que supondría para ellos un menor coste al estar más cerca de la Isla que de los otros puntos del país.

Tal y como ya explicó Carlos Suárez el día en que se realizó el amarre a ACE, la finalidad del cable de fibra óptica con África es desarrollar el valor añadido del continente, cuyas relaciones económicas son con Europa. De esta forma, cualquier empresa o usuario interesado en usar el servicio que se presta en Granadilla podrá almacenar toda su información allí ahorrándose recorrido y con las garantías que ofrece la normativa europea, ya que, según apuntó, el uso de estos sistemas implica que se pague no solo por la capacidad que necesitan para trasladar los datos hasta el destino sino también por los kilómetros que tiene el trayecto. De ahí que Tenerife pueda ser más atractivo para ellos, porque "se ahorrarán" el dinero que supone llegar hasta Portugal desde la costa africana, apuntó.

Entre las características de este cable destaca que la velocidad que ofrece, pues por cada par de fibras (en total tiene ocho), tiene unas 800 landas de 100 gigas, lo que alcanzaría "para dar conectividad a toda Canarias".

Por otro lado, Carlos Suárez también mencionó el proyecto en el que la empresa pública trabaja en la actualidad con el objetivo de dar accesos en comunicación y computación a instituciones de África, ya sea a través de esta línea submarina como con el superordenador Teide-HTC, que está en el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables. En la actualidad se mantienen conversaciones con diferentes países, como Senegal, para que utilicen estas herramientas.

La intención es lograr que la Fundación Clinton financie la iniciativa porque se trata de una acción que traerá beneficios para la sociedad, ya que se intentará que sea "para estudios de investigación, como los sanitarios", puntualizó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine