La Laguna

El Arca de Noé de la agricultura canaria

El Cabildo ha creado en la finca La Mosca, en La Barranquera, una reserva genética con variedades locales de varios cultivos

19.10.2014 | 02:00
Recorrer la finca La Mosca es como dar un paseo por la historia de la agricultura de toda Canarias.
Recorrer la finca La Mosca es como dar un paseo por la historia de la agricultura de toda Canarias.

Cuenta el Antiguo Testamento que Yahvé le encomendó al patriarca Noé la construcción de un gran arca. El objetivo era que preservara del diluvio universal, al menos, una pareja de cada especie animal de las que por entonces poblaban la tierra. Una versión de esta historia universal, que aparece en el Génesis de la Biblia, en la Torah de los judíos y en el Corán de los musulmanes, puede verse reflejada en la historia de la finca de La Mosca, en La Barranquera, La Laguna. El Cabildo de Tenerife, a través de su área de Agricultura, Ganadería y Pesca, se ha propuesto conservar allí todas las variedades locales de los cultivos de las Islas.

La Mosca es una especie de arca vegetal donde el personal del Cabildo planta, mantiene y conserva centenares de variedades que conforman un auténtico tesoro. La mayoría de ellos llegaron, importados, hace centurias. No obstante, con el paso de los años se han adaptado al clima y la tierra de las siete Islas y se han convertido en ejemplares únicos.

El Noé de este arca, que además disfruta de unas estupendas vistas de la abrupta costa lagunera, es el agente de Extensión Agraria Fernando Rodríguez de Acuña. Con la ayuda de otro empleado, se encarga de velar por unas colecciones únicas cuyo objetivo es que, con el paso de los años, las Islas tengan a buen recaudo todo su patrimonio vegetal.

"Tenemos colecciones de plataneras, aguacates, higueras, melocotones, batatas, pitaya y viña", enumera durante un recorrido por la finca. Coronados por uno de los mejores perfiles que regala el Teide, los 70.000 metros cuadrados de tierra que hay en La Mosca mantienen varios usos. "El objetivo, a medio plazo, es que vayamos completando y ampliando las colecciones", detalló el técnico de la Corporación insular.

La Mosca comparte esta vocación con una finca similar que el Cabildo tiene en Araya, en el municipio de Candelaria. Dependiendo del tipo de cultivo y sus necesidades de temperatura, las colecciones se distribuyen en una u otra parte. Pese a ser un proyecto del Cabildo tinerfeño, en La Mosca hay plantas de todas las Islas. Solo en el capítulo de las viñas, ya se han reunido 44 variedades distintas: 23 de blancas, 17 negras y 4 rosadas. La colección de La Mosca es doblemente valiosa parque, en algunos casos, se trata de tipos de viñas que solo se conservan en Canarias. "Recordemos que en el siglo XVII la filoxera atacó en todo el continente europeo. Eso fue una hecatombe para las viñas y muchas variedades desaparecieron completamente", recordó Rodríguez Acuña.

Curiosamente, la filoxera ni entró en ese momento ni por fortuna ha llegado nunca a Canarias. "Por tanto, en las islas oceánicas se conservan variedades que hace siglos que desaparecieron del continente", añadió.

Cuidar esta colección de viñas no está exento de complicaciones. "Aunque pudieran parecer todas iguales, nada más lejos de la realidad", precisa el experto. Cada uno de los dos ejemplares por variedad que mantiene el técnico tiene una sensibilidad distinta a las enfermedades y distintos tiempos de desarrollo. Para encontrar estos tesoros, el Cabildo ha contado con la ayuda de prospecciones realizadas anteriormente por otras entidades como el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA). No obstante, también ayuda la colaboración de los propios agricultores, ya que "en algunos casos, estamos hablando de variedades que solo se conservan en una finca determinada, por ejemplo".

En estos terrenos también se custodian 34 variedades locales distintas de batatas. "Todas las colecciones están incompletas y estamos en la constante búsqueda de nuevo material", indicaron sus gestores. La pitaya también ocupa un apartado especial con sus extraordinarias flores, que se abren durante la noche y a las que hay que polinizar a mano para conseguir fruto.

En el caso de las higueras, la colección se extiende hasta superar el medio centenar y lo mismo sucede con los aguacateros. Las colecciones de La Mosca se completan, además, con plataneras y melocotones. "Conforme vayamos creciendo queremos incorporar cultivos con poca necesidad de frío, como los guayaberos", aseguró Rodríguez Acuña.

Las ideas fluyen entre los trabajadores del Cabildo y, pese a las limitaciones presupuestarias, el objetivo es abrir la finca a la visita del público. "Por el momento seguimos trabajando en nuestras colecciones pero queremos que todos los tinerfeños puedan disfrutar y aprender aquí", aseguró el experto.

La vivienda de la antigua finca, un edificio de dos plantas que corona una pequeña ladera sobre las cuevas del Calabazo, sería el espacio perfecto para habilitar un centro de visitantes. Mientras las coyuntura económica mejora, los empleados del Cabildo tinerfeño siguen trabajando en ampliar los árboles y plantas de su particular y verde Arca de Noé.

A la espera de la Cooperativa

La finca de La Mosca recibe su nombre de un curioso giro dialéctico. Según se recuerda en la zona, los cultivos de cafetales fueron los que inicialmente dieron nombre a estas tierras: La Moca. Con el paso del tiempo, los vecinos terminaron por bautizarla como La Mosca y así ha llegado hasta la actualidad. Situada muy cerca del pueblo costero lagunero de La Barranquera, tiene una superficie total de 70.000 metros cuadrados. Fue adquirida por el Cabildo a la Sociedad Cooperativa Cosecheros de Tejina en el año 1998 con la intención de construir en ella un polígono ganadero.

Esa idea quedó relegada y pronto se optó por convertirla en una reserva de variedades agrícolas. No obstante, una parte de la finca de unos 15.000 metros cuadrados de extensión está cedida a Cultivos y Tecnología Agraria de Tenerife SA (Cultesa).

Existe otra parte del terreno que está actualmente sin usar, unos 20.000 metros cuadrados aproximadamente. Tras adquirir la finca, el Cabildo cedió el uso de esta parte de la propiedad a la propia Cooperativa. Durante años, y de forma gratuita, la Cooperativa de Tejina cultivó plataneras en este terreno. Con el cierre de esta organización el verano pasado y su entrada en un proceso concursal, la finca de plátanos fue abandonada.
Desde entonces, el Cabildo de Tenerife se ha visto obligado a mantener así esta parte del terreno hasta que se solucione dicho proceso legal.
"Existe una cesión firmada por escrito y por ese motivo es conveniente esperar a que se resuelva", explicó Fernando Rodríguez de Acuña.
La finca de La Mosca posee, además, un estanque con capacidad para 1.000 metros cúbicos de agua. Todo el riego se realiza con goteo para evitar gastos excesivos. Además, cuentan con un sistema que permite programar el riego y acoplar los abonos al mismo.

"La procedencia del material es muy variado y llega de todas las Islas donde están presentes los cultivos objeto de colección. Todas las colecciones están incompletas puesto que se sigue recopilando material", aclaró el experto.

Tenerife

CCOO plantea una huelga indefinida en el servicio de limpieza del Cabildo

El sindicato indica que la Corporación ha tenido una actitud "pasiva" tras el cese de actividad de...

La mejora del Pabellón Díaz Molina estará lista en mayo

La mejora del Pabellón Díaz Molina estará lista en mayo

Las obras, de 334.000 euros, son financiadas por el Cabildo y por el Ayuntamiento de Puerto de la...

El Cabildo crea un laboratorio para divulgar los valores del Parque Nacional del Teide

El Cabildo crea un laboratorio para divulgar los valores del Parque Nacional del Teide

La intención es visualizar la actividad científica e investigadora que se desarrolla en el paraje

La ciudad ´estrenará´ dos hoteles este año

Una decena de establecimientos se sumarán al plan de modernización en 2018

Fepeco exige un lugar del que poder obtener áridos de calidad

Fepeco exige un lugar del que poder obtener áridos de calidad

Asegura que la prohibición de la extracción en los barrancos del municipio sureño deja a la Isla...

La Isla protagoniza un programa de viajes británico con Lena Dunham

La Isla protagoniza un programa de viajes británico con Lena Dunham

Travel Man: 48 horas en Tenerife es el título del espacio dedicado a la Isla que se emitió ayer...

Enlaces recomendados: Premios Cine